Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Iniciativa solidaria

Café Pendiente, una iniciativa solidaria para los más necesitados

  • Un proyecto altruista permite a las personas sin recursos económicos disfrutar de una consumición sin pagarla.
  • Gracias a la gran acogida en las redes sociales, la idea ya está presente en 57 establecimientos.

Publicada 09/04/2013 a las 09:40 Actualizada 25/04/2013 a las 12:03    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Café pendiente invita a realizar acciones altruistas y basadas en la confianza

'Café pendiente' invita a realizar acciones altruistas basadas en la confianza.

Imagine que entra a un bar y le pide al camarero un café. Se lo sirve, se lo bebe y a la hora de pagar no paga uno, sino dos. Al rato, llega al local una persona sin recursos y pregunta “¿Hay algún café para mí?”. E inmediatamente después, está consumiendo esta bebida sin costarle absolutamente nada.

De origen italiano, ha llegado a España el proyecto solidario Cafés Pendientes, al que ya se han acogido cerca de 57 establecimientos. “Encontré un artículo que hablaba sobre una tradición napolitana que consistía en pagar cafés a la gente más necesitada”, comenta Gonzalo Sapiña, el fundador de la plataforma.

Promovido por un grupo de jóvenes, Cafés Pendientes invita a realizar una acción sin ánimo de lucro y basada en la confianza. Los establecimientos que deseen participar en el proyecto tendrán que imprimir un distintivo que identifique que se adhieren en la campaña. Aunque para hacerlo no hace falta ponerse en contacto con la web creada expresamente para la iniciativa, el creador aconseja hacerlo para incorporarlos al mapa que está creando de todos los negocios participantes.

Según Sapiña, en la actualidad, esta costumbre italiana se ha exportado fuera del país y gracias a las redes sociales, #CafésPendientes se está extendiendo por todo el mundo. México, Colombia, Argentina y Panamá son algunos de los países que están impulsando la idea.

“Sin la ayuda de los dueños, todo esto no sería posible”, afirma. Reconoce que mucha gente pregunta si los propietarios se quedarán con el dinero extra de la recaudación, pero afirma que el local que se adhiere a la iniciativa es porque realmente está sensibilizado con la causa.

Como por ejemplo Bobber Café, en A Coruña. Su dueño, Roberto García, comenta a infoLibre que en los dos días que lleva adherido al proyecto, ha conseguido 43 cafés pendientes. Sin embargo, y a pesar de colgar carteles por la cafetería e imprimir folletos publicitándolos, nadie ha preguntado por estas consumiciones. El hostelero considera que no se atreven a reclamarlas por vergüenza, pero no ceja en su empeño y les anima a pedirlos sin apuro y sin que tengan la sensación de que están mendigando, ya que están pagadas.

No sólo ofrecen cafés

El proyecto se está ampliando a otro tipo de consumiciones. Aquellas personas sin recursos que lo deseen, pueden ir acumulándolas y cambiarlas por otro tipo de bebidas o por alguna comida, “ya que el importe pagado sería equivalente”, explica su fundador.

A pesar de vivir en época de crisis, la gente sigue apoyando las causas solidarias. Como explica Gonzalo Sapiña, esta idea tiene múltiples beneficiarios: la persona necesitada no paga nada por la bebida y el dueño del local que, al apoyar este tipo de causas, adquiere un valor añadido y una buena imagen entre sus clientes, que valoran este tipo de actos y prefieren ir a un establecimiento solidario, donde ayudan a los más necesitados y no juzgan sus circunstancias.

Una tradición de origen napolitano

Bajo el nombre de caffé sospeso, este proyecto surgió en la ciudad italiana de Nápoles. El escritor Luciano De Crescenzo explicaba al Corriere della Sera esta particular iniciativa: “Cuando un napolitano está feliz por cualquier razón, en lugar de pagar sólo un café, paga dos, uno para él y otro para el cliente que venga más tarde. Es como que si ofreciera una taza de café al resto del mundo”.

Sin embargo, este hábito ha ido progresivamente desapareciendo desde 2008, como reconocieron varios camareros y el propio De Crescenzo al diario italiano. Con el inicio de la crisis económica, los receptores de la idea han aumentado, mientras que los que pagan el café casi se han extinguido.

Para impulsar de nuevo este gesto solidario, nació en 2010 la Rete del Caffé Sospeso, una red cultural que dedica, entre sus muchas iniciativas, a repartir desayunos cada 10 de diciembre (Día Internacional de los Derechos Humanos).


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre