Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Luces Rojas

Podemos, la reestructuración de la deuda y el consenso de los economistas

Publicada 18/11/2014 a las 06:00 Actualizada 17/11/2014 a las 22:59    
Entre los días 16 y 18 de octubre, miles de personas votaron las resoluciones que formarán parte del futuro Programa Electoral de Podemos. Los miembros de Podemos estaban llamados a votar, de entre todas las resoluciones presentadas (casi cien), las cinco que les parecieran más adecuadas. De esas cinco, precisamente la que quedó en quinto lugar es la resolución que aboga por realizar una “auditoría” de la deuda (tanto pública como privada) española y una “reestructuración” de la misma. Esta resolución está firmada por Alberto Montero Soler, Bibiana Medialdea García y Nacho Álvarez Peralta, y recibió el 23,5% de todos los votos emitidos.

Llevamos ya un tiempo debatiendo en España sobre esta cuestión, pero antes de entrar en los contornos que ha adquirido este debate, parece oportuno recordar de nuevo algunos datos. Según Eurostat (datos del primer cuatrimestre de 2014) el volumen de la deuda pública española equivale en estos momentos a casi el 100% de nuestro PIB (96,8%, exactamente, aunque faltan por publicarse los datos para España del segundo cuatrimestre en donde sin duda se anunciará que hemos llegado, cuando no rebasado, la barrera del 100%). En euros contantes y sonantes, esto equivale a la friolera de 989.925 millones de euros, es decir, casi un billón de euros. Por su parte, en lo que se refiere a la deuda privada, España debe el equivalente al 214% de su PIB. Los datos de EUROSTAT son datos de 2012, año en el que el PIB español fue de algo más de un billón de euros (1 billón 29 mil millones) con lo que los españoles deberíamos alrededor de 2 billones 200 mil millones de euros, que sumado a los 989 mil millones de deuda pública hacen un total de 3 billones 190 mil millones de euros. Es decir, algo más de tres veces nuestro PIB. Esa es la cifra mágica del endeudamiento español.

A partir de estos datos, Podemos ha planteado dos cosas, una auditoría de la deuda y su eventual reestructuración. Por razones de espacio dejo a un lado lo primero, y me centro en el segundo aspecto, que es el que ha levantado además más ampollas en el debate público español. Podemos ha sido calificado, por realizar esta propuesta (y otras), de populista por José Ignacio Torreblanca, de marxista-leninista por Federico Jiménez Losantos, de caudillista, mesiánico y de nuevo marxista por Francisco Marhuenda, y de “utópicos regresivos” (personalmente es la crítica que más gracia me hace) por el propio Felipe González.

Dejando a un lado los aspectos más técnicos de esta propuesta, que sin duda son complejos, lo que quiero señalar es simplemente que se está gestando un consenso entre economistas de distintas tendencias sobre la necesidad de abordar esta cuestión en la Unión Europea. La idea de que Europa no podrá evitar antes o después reestructurar sus deudas no solamente forma parte de conversaciones privadas, que por tanto no pueden ser desveladas en un medio de comunicación, sino que también forma parte de la investigación publicada que están realizando muchos economistas (a los que se les están añadiendo algunos juristas, que están analizando los aspectos legales que las reestructuraciones conllevarían).

Doy varios ejemplos de ello. Para empezar, Reinhart y Trebesch, en un reciente trabajo de 2014, ofrecen algunos datos históricos sobre reestructuraciones recientes. Por ejemplo, después de la primera guerra mundial, se produjeron amplias reestructuraciones de deuda (en realidad, impagos parciales) a favor de países tan importantes como Francia o Italia, por citar solamente a algunos. Concretamente, las reestructuraciones afectaron, respectivamente, a un 52% y a un 36% de la deuda pública de estos dos países sobre su PIB de 1934. Esta deuda, en su mayor parte, fue, de acuerdo con estos dos autores, “condonada y ampliamente olvidada”. El caso es que según se indica en este estudio, una vez completamente finalizado el proceso de reestructuración, “las condiciones económicas mejoraron en términos de crecimiento, servicio de la deuda, sostenibilidad de la misma y acceso a los mercados”.

Como media, los países tardaron unos seis años en volver a niveles de crecimiento anteriores al evento. Es cierto que estos dos autores son cautos, puesto que advierten de que es mucho más fácil señalar ex post a partir de qué momento se endereza el rumbo macroeconómico de los países beneficiados por la reestructuración, que hacerlo ex ante, esencialmente porque la computación de la sostenibilidad de la deuda depende fuertemente de las asunciones que hagamos sobre crecimiento del PIB y disminución de la prima de riesgo. Por eso no podemos simplemente proyectar los resultados de las reestructuraciones de los años 30 a nuestros días (y dicho sea de paso, por eso es muy difícil estimar en términos económicos qué ocurriría si un país decidiera salir del euro).

En cualquier caso, lo que Reinhart y Trebesch nos dicen son dos cosas: primero, que de producirse una reestructuración, esta no sería la primera vez que ocurriría en la historia económica contemporánea reciente; y segundo, que los casos más recientes de reestructuración lo que nos dicen es, precisamente, que en determinadas circunstancias y condiciones, la misma puede ser la clave para volver a retomar una senda de crecimiento mucho más sostenible y razonable.

Por su parte, Pierre Pâris y Charles Wyplosz plantean, en un trabajo de enero de 2014, lo que los autores denominan como PADRE (Politically Acceptable Debt Restructuring). En esencia, la idea es que una agencia (concretamente, el BCE) adquiera una parte de la deuda soberana de los Estados miembros, a cambio de una especie de bono a perpetuidad, pero sin intereses. Por su parte, el BCE va imputando dichas deudas a los intereses que los Estados Miembros reciben por el capital que tienen en el BCE. No se produce transferencia de la deuda hacia otros Estados, se trata más bien de una transferencia “intergeneracional” de la deuda. Hay que decir que ambos autores son considerados como representantes de la ortodoxia económica.

Por ejemplo, Pierre Pâris es un banquero (concretamente, el consejero delegado del Banque Pâris Bertrand Sturdza). Y Wyplosz es una autor que defiende que, al igual que ha pasado con la política monetaria, la política presupuestaria debería ser delegada a una agencia independiente y extraída por tanto del circuito político. No son un par de marxistas, precisamente. Su propuesta es interesante porque, a diferencia de Paul de Grauwe (quien también aboga por una reestructuración, pero para resolver problemas de insolvencia, no de falta de liquidez) los dos autores anteriores plantean el problema de la reestructuración como un problema de “sostenibilidad” de la deuda: no es tanto que ésta no se pueda pagar, sino que pagarla reduce mucho las posibilidades de crecimiento de aquellas economías que están ya fuertemente asediadas por la crisis.

El documento más interesante que se ha producido en esta materia es, en mi opinión, el de Ashoka Mody, un miembro del servicio de estudios del FMI (actualmente profesor visitante de la Universidad de Princeton). Mody plantea un sistema de canje de deuda soberana por títulos que serían considerados equity (capital), lo que en la práctica implicaría un derecho residual a la reclamación de dichos títulos sobre el soberano. Lo más interesante del análisis del Mody es precisamente la parte que toca al corazón de este problema. De acuerdo con Mody, “la investigación histórica en materia de impagos muestra que los mercados, en determinadas circunstancias, entienden que la restructuración redunda en su propio interés”. Dicho de otra manera: son los mercados –y no sólo los Estados– los que piden las reestructuraciones de deuda. En efecto, a partir de un cierto punto, los mercados prefieren planes de restructuración creíbles (y en consecuencia, la posibilidad de cobrar algo, al menos) que los intentos no-creíbles de los Estados por pagar, sobre todo cuando ello se hace añadiendo políticas de austeridad.

La pregunta es: ¿es Mody un peligroso marxista? ¿es de Grauwe un temible populista? ¿son Reinhart y Trebesch los líderes de un grupo secreto leninista? ¿son Pierre Pâris y Charles Wyplosz un par de utópicos regresivos sin salvación? Quizá sea así y algún día salgan del armario y lo confiesen. Pero hasta que llegue ese día, lo que tenemos que pensar es que sus propuestas sobre reestructuración son de simple sentido común; como las de Podemos, el único partido político que se ha atrevido hasta ahora a hablar sin tapujos de esta cuestión en España.

_______________________________________________________

Antonio Estella es catedrático Jean Monnet ad personam de Gobernanza Económica Global y Europea en la Universidad Carlos III de Madrid. Ha publicado recientemente España y Europa. Hacia una nueva relación (Tirant Ediciones, 2014)


Volver a Luces Rojas



13 Comentarios
  • 13 pescador 10/12/14 23:58

    En primer lugar dejar claro que no tengo idea de economia, pero la logica me dice que si los bancos nos dejaron la psta con determinadas condiciones es decir las que en su momento regulaba el 135, ese fue nuestro contrato y establecia las prioridades por lo tanto lo que nos prestaron antes del cambio se deben de ajustar a estas condiciones, ejemplo si tu compras algo y te dan una garantia de un año a los seis meses no te pueden decir que esta anulada y otra duda que me asalta, si nosotro le debemos la mayoria del dinero a los bancos alemanes ya que invertian en España por su alta rentabilidad es decir mas beneficios en caso de salir del euro nosotros estariamos fastidiados pero los inversores alemanes tambien yo tengo un vecino aleman y esta muy preocupado por su fondo de pensiones que lo tiene en un banco aleman y teme en convertirse en un preferentista aleman en caso de los impagos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 hartodjetas 29/11/14 11:20

    Para entender las primeras medidas económicas de PODEMOS: http://www.principiamarsupia.com/2014/11/28/14-medidas-concretas-en-el-documento-de-podemos/

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 Angels 28/11/14 17:12

    "Podemos es el único partido....", que ud. sepa, claro. IU rompiéndose la cara para esto.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 eltabanero 24/11/14 23:23

    Los jubileos de deuda por parte de los acreedores cuando el volumen de la misma la hacía insostenible, la practicaban los sumerios hace 4000 años (2000 a.c.) para evitar el colapso del sistema productivo y la conflictividad social violenta ante el estrangulamiento de las rentas por el peso de la deuda.  https://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=2&cad=rja&uact=8&ved=0CCcQFjAB&url=http%3A%2F%2Fdfc-economiahistoria.blogspot.com%2F2011%2F12%2Fla-insostenibilidad-de-las-deudas.html&ei=gahzVJ3iEYfkavf7gZAF&usg=AFQjCNGGgAbHCnIb7xRjOMH3JTnC40qvnA&sig2=gTPfAM6z73iAs5MhkTnvDQ

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 molete 20/11/14 12:17

    Perdòn  pero el comentario lo hare màs tarde

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 Plateado53 19/11/14 06:10

    Bueno si hace algunos anos Alemania tenia el Doble de lo que estamos hablando y hay unos pocos países como Grecia, que no han Cobrado todabia lo que Alemania le tiene que Pagar por las destrucciones en la Guerra.  Si Alemania no ha Pagado tampoco lo tendríamos que hacer nosotros y lo mas Objetivo es saber que deudas son de donde vienen y adonde van. Me puedo Imaginar que entre tantos Millones se tienen que haber muchos de ellos son para Personajes que seria Interesante saber de que y de quien. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 fercuco13 18/11/14 17:57

    De acuerdo con el comentario 3. Está bien que Podemos haya servido para renovar y hablar de múltiples temas, pero como decía mi padre está todo inventado. Ni Renta Básica, ni Auditoría de la deuda, ni ningún desahucio más, son invento de Podemos IU, Equo a nivel estatal y otros partidos de izquierdas ya lo planteaban y algunos haciéndose menos lío como Podemos con la Renta Básica tanto para plantear lo que implantó el PNV

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Irenepaz 18/11/14 17:07

    Un Banquero dice que la política presupuestaria debería ser delegada a una agencia independiente. Entonces donde quedaría la soberanía de los estados o es que ya no existe. Todos los que señala en el articulo quieren reestructura la deuda pero a favor de los Bancos precisamente los que nos metieron en un rescate y dispararon la deuda pública que ya va siendo insostenible. Desde luego que no son nada sospechosos de marxistas. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Rogerio 18/11/14 16:31

    Reestructuracion de la deuda? La mayor parte de la deuda que tenemos en este pais es producto de la deuda privada (bancos, etc) En su momento ya no esta de acuerdo con darles dinero a los bancos para salvarlos, dado que estos en vez de dedicarse al credito se dedicaban  a chanchulladas financieras, o mejor dicho se didicaban a jugar al poker. Imaginaros la situacion, yo me voy a jugar al bingo, si gano me quedo con el dinero, si pierdo llamo a Mariano para que me reembolse las perdidas. No quiero reestructuracion de deuda, no es mi deuda, que la paguen los que lo han provocado, que para colmo de males, se esta descubriendo ahora todas las chanchulladas de todos esos delincuentes (tarjetas black, perdonar dinero a partidos politicos y sindicatos a cambio de favores).

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 viaje_itaca 18/11/14 16:30

    Hay mucho tabú en hablar de qué hacer con la deuda, porque los plutócratas están actualmente interesados solamente en todo aquello que se describe con el coge-el-dinero-y-corre, y las prisas en forrarse impiden ver lo que realmente es más conveniente para todos. Solamente recordar, llendo más atrás en la historia, aunque reconociendo que no se pueden extrapolar los resultados sin más, las múltiples bancarrotas del estado español en su época de mayor esplendor, con Felipe II para empezar. Y siempre hubo otros banqueros, aunque los previos se arruinaran.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 pues123 18/11/14 12:33

    Siento disentir con lo siguiente: "Podemos, el único partido político que se ha atrevido hasta ahora a hablar sin tapujos de esta cuestión en España". No es el ÚNICO partido que ha planteado una reestructuración de la deuda. IU, y en especial Alberto Garzón, llevan años reclamando una auditoría de la deuda: "Alberto Garzón, IU, pide una auditoría de la deuda pública" http://www.youtube.com/watch?v=aygUdFXLxdA "LA DEUDA PÚBLICA, ¿ES NECESARIO PAGARLA?" http://www.agarzon.net/la-deuda-publica-¿es-necesario-pagarla/

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 ConchaSabater 18/11/14 09:43

    Estoy muy de acuerdo con este artículo. Es sorprendente el cinismo, la hipocresia de bastantes economístas y políticos cuando critican y se alarman por las propuestas de Podemos sobre auditoria y restructuración de la deuda pública, cuando es sabido ya que es tema se está investigando y debatiendo por expertos, no sospechosos de ser antisistema, precisamente. Me sorprende especialmente el economista Jose Carlos Diaz, que ha defendido sin descanso dicha reestructuración, que repetía lo de la quita (impago parcial), lo de no ceder al chantaje de Merkel y la Troika, y ahora sin embargo se tira al cuello de Podemos en este asunto, con una intensidad que me desconcierta.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Auditora 17/11/14 23:31

    No estoy para nada de acuerdo con este planteamiento, porque son precisamente los términos de aquellas oligarquías que han provocado la catástrofe en que nos vemos inmersos. Me gustaría que Infolibre se mojara un poquito más; la restructuración que plantea Estella nos llevaría a la senda de nueva deuda en menos de diez años, por varias razones, la primera, porque desprecia la Auditoría Ciudadana, que es la que permitiría cambiar el paradigma de dependencia de la banca para construir una sociedad mejor. Prefiero Auditoría Ciudadana/Quita de la deuda ilegítima/Creación de Banca Pública/Redistribución radical de rentas. Ver http://cadtm.org/Algunas-reflexiones-y-comentarios Saludos!

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre