Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Egipto

“Con el Ejército como árbitro nunca habrá democracia en Egipto”

  • Este experto en el mundo árabe cree que la guerra civil “debe descartarse” por la tradición no armada de Egipto
  • Sostiene que los militares han abusado de las armas y cree que los izquierdistas fueron “ilusos” al creer que el ejército podría convertirse en “salvador de la patria”

Publicada 17/08/2013 a las 06:00 Actualizada 17/08/2013 a las 15:07    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

El profesor Ignacio Álvarez-Ossorio.

El profesor Ignacio Álvarez-Ossorio.

“Hasta que el Ejército no deje de ser juez y parte y deje de asumir el papel de árbitro, la democracia no será posible en Egipto”, afirma Ignacio Álvarez-Ossorio, profesor del área de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de Alicante. Álvarez-Ossorio cree que los militares podrían haber cometido crímenes de lesa humanidad por su “uso abusivo de las armas” y que, por tanto, deben ser investigados. Además, sostiene que la guerra civil es un escenario poco probable a pesar del clima de tensión de las últimas jornadas, y lamenta que los Hermanos Musulmanes vayan a “quedar apartados del juego político”.

¿Escalará el conflicto de Egipto a una guerra civil?
No. Aunque haya una tensión creciente, un escenario de guerra civil, como ocurre en Siria o como el sucedido en otros países, como Irak o Líbano, debe descartarse.

¿En qué se basa para afirmarlo con rotundidad?

El escenario de la guerra civil habría que alejarlo porque, aunque existe una polarización muy fuerte entre la sociedad egipcia –entre el sector religioso y los laicos y liberales–, la Historia reciente del país impide pensar en un estallido. No es un país con una tradición y una cultura de enfrentamientos armados o donde las armas estén demasiado extendidas.

¿Cree que el Ejército ha llevado a cabo grandes matanzas?
Según las informaciones, se puede afirmar que hay milicias armadas de los islamistas que también pueden estar actuando con armas. Pero no creo que la mejor manera de desalojar una manifestación pacífica sea recurrir a las balas contra la población civil. La gran mayoría de los más de 600 muertos son población civil y no militares. Han hecho un excesivo uso de la fuerza y quizás hayan cometido crímenes de lesa humanidad que deben ser investigados, al igual que otras violaciones de derechos humanos.

Hace un mes varios expertos señalaban que el próximo año se convocarían elecciones y se encauzaría el futuro del país. A día de hoy, con más de 600 muertos, ¿cómo cree que evolucionará el conflicto?
Lo ideal sería que se retomasen las conversaciones y que hubiera un proceso de reconciliación nacional, pero todo indica que ese no es el camino que se va a recorrer. La realidad hace pensar que los Hermanos Musulmanes van a ser excluidos del juego político e ilegalizados. Esto provocará que un número importante de egipcios se quede sin una opción política a la que dar su voto. Todo indica que el proceso de transición hacia la democracia ha tropezado. No se puede excluir al principal grupo político del país, al que tiene más respaldo y más apoyo.

¿Es el mismo que no cumplió con la paz, libertad, y justicia social?
Por supuesto que han cometido errores, como no cumplir con las principales aspiraciones del pueblo. Pero al igual que los han cometido otros grupos políticos de la era posterior a Mubarak. El proceso de transición hacia la democracia ha fracasado de manera rotunda. Y fracasará siempre que los militares sean juez y parte de escena política egipcia. Con el ejército como árbitro nunca habrá democracia en Egipto.

Pocos días después del comienzo del golpe señaló usted en este diario los errores que cometieron los Hermanos Musulmanes en dos años. ¿Qué errores ha cometido el ejército y Gobierno provisional en este mes y medio?
Cuando se dio el golpe de Estado se dijo que uno de los grandes objetivos del nuevo primer ministro era profundizar en un proceso de reconciliación nacional. Pero será difícil entrar en este proceso. Hubo un golpe militar el 3 de julio con amplio respaldo popular: ciertos sectores liberales e incluso “nassseristas” y de izquierdas aplaudieron que se acabase con el régimen legítimamente elegido en las urnas. Esto es una falta de cultura democrática. Fue un error que cometieron los militares por una parte y los sectores liberales de izquierdas por otra. Confiar en que el Ejército podía erigirse en salvador de la patria ignorando toda su trayectoria precedente es un poco iluso. Nada va a cambiar de la noche a la mañana con violaciones sistemáticas de los derechos humanos, persecución endémica y vulneración de toda libertad pública, como ha pasado en las últimas décadas.

Pensar que los militares se van a convertir en unos demócratas intachables es un error, fruto quizás de la desesperación de estos grupos, que vieron cómo los islamistas fueron capaces de controlar el poder ejecutivo, legislativo y judicial. Todo el mundo está cometiendo errores y cuanta más violencia haya, más difícil será dialogar con la otra parte en la mesa de negociaciones.

¿Sigue Occidente zigzagueando en su postura?
Estados Unidos y Europa están ubicados en un segundo plano muy tímido, donde no están asumiendo en ningún caso protagonismo. No se están mostrando nada enérgicos y no han actuado como el 25 de enero de 2011, cuando cayó Mubarak. Debe tenerse en cuenta que las condenas han sido tibias. Además, la represión salvaje ha demostrado que los militares han ignorado las advertencias que EEUU y la UE les habían marcado. Se les habían planteado diversos planes alternativos para evitar un baño de sangre, pero han fracasado rotundamente. Quienes los han rechazado han sido precisamente los militares, mientras que los Hermanos Musulmanes los aceptaron. Yo creo que marca claramente el declive de las potencias occidentales, que cada vez tienen menos peso en Egipto y que están siendo sobrepasadas por Arabia Saudí.

¿Cómo valora el paso de El Baradei y su posterior dimisión?
Es lo único que podía hacer. Estar en un Gobierno que ataca a las manifestaciones y provoca más de 600 muertos por ahora es un pacto muy difícil. Se prestó a un juego en el que nunca debió haber entrado: ser la cara amable de un Gobierno en el que prácticamente la totalidad fue elegida por los militares. Quizás no fue el mejor momento de asumir el puesto y de la mano de los militares. Nunca tuvo ni nunca tendrá un paso muy significativo dentro de este Gobierno.

¿Qué papel está jugando Arabia Saudí en esta ola de enfrenamientos?
Después del golpe de Estado dio una ayuda de doce mil millones de dólares y es el país que ha estado en todo momento con los militares. También quien ha estado a favor de desalojar por la fuerza a toda costa a los Hermanos Musulmanes y sus acampadas.


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre