Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Verso Libre

¿Pesimismo? ¿Optimismo?


Publicada 07/04/2013 a las 06:00 Actualizada 07/04/2013 a las 12:15    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Toda lectura supone un estado de ánimo. Los escritores buscan componer efectos. Las metáforas, las reflexiones, las críticas, las alabanzas y las declaraciones de amor se convierten en hechos de lectura y se encarnan en un lector gracias a los efectos literarios. De nada sirve una religión sin un creyente. De poco sirve un amor sin un enamorado o un líder sin seguidores. Los efectos son la sombra fiel de las ideas y de los sentimientos. Menos mal que el mundo de los libros fue uno de los primeros en reivindicar el derecho al divorcio y a la duda.

Los libros que leo en los últimos meses sobre la situación española implican casi siempre una invitación al pesimismo o al optimismo, dos estados de ánimo que suelen servir para negociar de manera rápida nuestras decisiones sobre la vida. El yo y la vida encuentran buenas muletas en el optimismo y el pesimismo. No hace falta quejarse mucho porque todas las cosas tienen arreglo. ¿Para qué preocuparnos si esto y aquello no tienen solución?

La crisis económica, el descrédito de la política, el agotamiento de la Transición, las corrupciones, el periodismo y las nuevas tecnologías desencadenan miradas optimistas o pesimistas. Y cada estado de ánimo conlleva sus ventajas y sus inconvenientes. El pesimismo suele ejercitarse en la lucidez, abre los ojos, pero también paraliza las manos y las piernas si uno deja que la perforación negativa de los problemas desemboque en la renuncia. Perdida la capacidad de decisión, el fatalismo justifica cualquier estrategia propia de los cínicos y los relativistas. Los aguafiestas del pensamiento aprenden pronto a reírse de todo para no sentir responsabilidad ante nada.

El optimismo ayuda a resistir, acumula energía, pero también puede instalarnos en un cuento de hadas. Nos obliga a leer con felicidad una historia que no ocurrió, sentirnos orgullosos de un rey ideal que nunca existió y transformar el pasado y el futuro en una versión adaptada para la inocencia de los niños y los cuentos de final feliz. Todo credo encierra el peligro de un don Tancredo. Cuando se juntan el optimismo y el dogma, la palabra verdad echa mano a la cartera y a la pistola, dos objetos que viven como hermanos en la casa del futuro, que es un hijo político, es decir, un yerno de nuestras precariedades y nuestras ilusiones.

El pesimismo y el optimismo responden a una idea lineal del tiempo. Cuando el tiempo se hace historia, empieza a dibujar un camino que pretende conseguir una meta predeterminada. El optimista confía en el progreso porque se siente amigo de las líneas rectas y del avance continuo. El pesimista mira las curvas, los retrocesos, la marcha atrás, las pérdidas o, en el mejor de los casos, el sentido del presente como una cadena perpetua, una sospecha de que la condición humana no tiene remedio. La historia de España parece que tampoco.

Ay, España. ¿Qué nos conviene más en estos momentos? ¿Ser optimistas o ejercitar el pesimismo? Esa no es la cuestión. Quizá no haya por qué elegir entre dos estados de ánimo y sea más oportuno acogernos a un estado de conciencia. Se trata de sustituir la idea lineal del tiempo por una reivindicación de los valores. Estos días tristes no reclaman optimismo o pesimismo, sino valores. Adecuarnos, por ejemplo, a los valores de la democracia social y de los derechos humanos nos permite -más allá del optimismo y del pesimismo- una tribuna sólida para opinar sobre los poderes financieros, la corrupción en el sistema político del reino vigente, la situación nacional e internacional y la agonía de la democracia y de sus oficios.

El maquillaje del optimismo y del pesimismo desfigura nuestro rostro con las máscaras de la trampa o de la ingenuidad. Las convocatorias de una multitud de medias verdades han convertido a España y a Europa en una gran mentira. Demócratas enemigos de la libertad, señores de traje y corbata con alma de bandidos, reyes campechanos, patriotas sin lealtad a su territorio, republicanos con devociones monárquicas, políticos sin respeto por la política, estadistas sin amor por lo público… Los valores no niegan la existencia del relato, pero nos obligan a mirarnos al espejo y a vivirlo con nuestro propio rostro.


1 Comentarios
  • 1 arteria 07/04/13 14:02

    CHARLES BUKOWSKI(Andernach, Alemania, 1920-Los Ángeles, EE.UU., 1994) Nacido así nacidos asípara estosonríen las caras dibujadas con tizase ríe la Sra. Muertelos ascensores se averíanlos escenarios políticos se disuelvenel mozo del supermercado recibe un título universitariolos peces oleosos escupen sus oleosas presasel sol se esconde tras una máscara nacemosasípara estopara estas guerras cuidadosamente insensataspara contemplar las ventanas rotas de la fábrica de la vaciedadpara los bares donde la gente ya no se habla para las peleas a puñetazos que acaban en tiroteos y cuchilladasnacidos para estopara hospitales tan caros que resulta más barato morirsepara abogados que cobran tanto que resulta más barato declararse culpablepara un país donde las cárceles están llenas y los manicomios cerradospara un lugar donde las masas elevan a los imbéciles a la categoría de héroes y millonarios nacidos para estoandando y viviendo en estomuriendo por estoenmudecidos por estocastrados...

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre