X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Buzón de voz

Quién ensucia la política

Publicada 29/08/2013 a las 06:00 Actualizada 29/08/2013 a las 02:47    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 24

Lo explica el filósofo y sociólogo Edgar Morin en una interesante y oportunísima conversación con el periodista Edwy Plenel: "Nuestros políticos ya no se preocupan por cultivarse, ya no tienen tiempo, su conocimiento del mundo viene de manos de especialistas y de expertos cuya visión está limitada a un aspecto cerrado y concreto (...) A fuerza de dejar lo esencial por lo urgente... se acaba por olvidar la urgencia de lo esencial".

Morin se refiere a los políticos franceses. Si conociera a algunos políticos españoles llegaría seguramente más lejos en la crítica. El hecho de que el número dos del Partido Popular en el Congreso sea un individuo tan "cultivado" como Rafael Hernando clama al cielo. Su última deposición ha consistido en afirmar que "la República llevó a un millón de muertos", alineándose así con esos pseudohistoriadores revisionistas empeñados en negar el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. No es que haya tenido un lapsus. Hernando ha rematado el despropósito histórico con otro de carácter jurídico, al colocar en el mismo plano de "legitimidad" la bandera franquista y la republicana. Poco le importa al diputado y abogado Hernando que la primera fuera el símbolo de una dictadura y la segunda el de un régimen constitucional y democrático.

Rafael Hernando, nacido en 1961, es licenciado en Derecho, pero lleva en la política desde 1983, antes de cumplir los 22 años. De concejal a diputado autonómico, y luego senador y después diputado nacional durante seis legislaturas. A juzgar por la cantidad de disparates acumulados en su larga trayectoria sobre las más variadas materias, Hernando no se ha preocupado en absoluto "por cultivarse". Tampoco parece haber consultado a demasiados "especialistas y expertos" en nada. Quizás haya dedicado casi todo su tiempo a lo que más daño ha hecho al prestigio de la política en España además de la corrupción: el oficio de cuidar la propia silla. En el análisis crítico de Morin, el perfil de Hernando no encajaría ni siquiera como decepción: simplemente no debería seguir en la política.

Nivel de exigencia

No es algo personal. No es Hernando el principal culpable de lo suyo. Se trata del nivel de exigencia entre quienes se dedican a la política. Cuando se alcanzan las más altas cotas de desprestigio en la actividad pública lo lógico sería recurrir a los mejores. Buscar el mérito, la ejemplaridad, y desechar la incapacidad, la necedad o la reiteración en el error. Ni Hernando es un caso único en la cúpula del PP ni su perfil es exclusivo del PP. También en otros partidos hay personajes de los que se desconoce cualquier otra aportación o capacidad que no sea la de ocupar un sillón durante ¡tres décadas! O la de ofender a la inteligencia (y a la memoria a menudo) con sus salidas de pata de banco, en lo que Hernando es especialista.

Podría argumentarse aquello de que se empieza con un asesinato y se acaba soltando una palabrota. Si uno es capaz de manipular los atentados del 11-M, cómo va a ser respetuoso con las víctimas del franquismo. Y si ninguno de sus "mayores" dimite por el reparto de sobresueldos o las mentiras ya demostradas sobre Bárcenas, por qué va a renunciar a la política el "soldado" Hernando, siempre dispuesto a orinar más lejos que cualquier otro.

La ejemplaridad

No se trata de revindicar una democracia "ilustrada" sino una democracia digna. No se trata de que el ejercicio de la política deba ser cosa de "sabios", sino de gente honesta y sensata. La ejemplaridad consiste tanto en acertar al escoger en las urnas a los mejores como en conseguir que quienes no merecen estar en política salgan de ella cuanto antes.

En Alemania dimite una ministra de Educación porque se supo que había copiado en la universidad; en Italia dimite una ministra de Igualdad por no haber pagado el IBI; en el Reino Unido dimitió el número dos de un partido por ocultar una infracción de tráfico; en Japón dimite un viceministro al conocerse que pagó con dinero público unos billetes de tren para visitar a su amante... Por ahí fuera suelen ser los propios compañeros de partido quienes exigen que cada cual asuma su responsabilidad. Aquí alguien puede ser portavoz adjunto del partido del Gobierno y dar patadas a la historia y a la dignidad sin la menor consecuencia.

La pestilencia que se respira en la política española no se debe exclusivamente a la corrupción, o a la eterna transición, o a la rendición ante otros poderes no elegidos. Tiene mucho que ver con esa ejemplaridad. Con el nivel de exigencia en la dedicación a lo público y también con la humildad de asumir los errores y las consecuencias de los mismos. Enredados en las tácticas y el cortoplacismo, "se acaba -como sostiene Morin- por olvidar la urgencia de lo esencial".


 


10 Comentarios
  • 24 CapitanRed 03/09/13 14:01

    Pues sí, D.Jesús, uno de los principales defectos de esta democracia es que considera decentes a quien no lo es. saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 23 Carlitos Della Sera 02/09/13 10:03

    Acertado Maraña, como siempre. En España existe una dificultad insalvable para evitar estas desviaciones: sólo podemos votar a un bloque de personas previamente elegidas y ordenadas por un partido, así que quienes eligen realmente son las cúpulas. Ganan los obedientes, no los cultos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 22 Bacante 01/09/13 10:16

    Porque no llegan a representantes nuestros sino los peores, en general, y que me perdonen los pocos excelentes que no conozco.  Es imposible la ejemplaridad y que votemos con tino cuando siempre votamos con pinzas en la nariz, por aquello de la responsabilidad ciudadana.  Claro que sí, sólo deberían representarnos los mejores, los más idealistas, lo más honestos y ejemplares, pero siempre "los otros" se ocupan de desplazarlos. ¿Cómo lo hacen?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 21 Andrew 31/08/13 12:07

    Cuanta verdad hay en tus palabras. Y me llena de tristeza que en este país algo tan obvio aun sea tratado como algo comunistas y mal pensantes de izquierdas que quieren dañar al PP, ( al menos mas del 50 % ) y  no como un pensamiento racional. Es evidente que algún fallo a tenido la educación  y la ética empleada en este país. Cuanto necesitaremos y que medios serán necesarios para al menos el 70 % de la población vean estas palabras como algo de vital implantación y necesario para una democracia. ¡ Insistamos ¡  

    Responder

    Denunciar comentario

  • 20 Agutxi 31/08/13 09:59

    Me parece que das en es clavo Jesús, el Hernando este es un impresentable de cuidado y un estomago agradecido.  

    Responder

    Denunciar comentario

  • 19 merchi 30/08/13 11:40

    pepelu dijo..
    asi es, mientras no tengamos elección libre de diputados no hay nada que hacer, ademas habría que poner unas condiciones , como un tiempo limitado para ser diputado, haber trabajado algo en "algún sitio" que no sea el parlamento previamente, muchos de ellos entran en la politica recién terminada la formación y nunca más conocen otra cosa Ahora en Inglaterra ocurrió que el parlamento no apoya a Cameron para atacar a Siria, aqui con la mayoría absoluta o el "compromiso con el partido" todos votan lo mismo como borregos

    Responder

    Denunciar comentario

  • 18 pepelu 30/08/13 08:41

    Magnífico. Es todo un alarde de definir a los políticos Sr. Maraña, Entie4ndo que son los políticos que ostentan el poder, sean del partido que sean, claro. Se dice que tenemos los gobernantes que merecemos puesto que les hemos votado. ¿Cómo se hace para votar a los políticos adecuados si son listas cerradas? Yo me paso al voto en blanco.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 17 rubica 30/08/13 00:03

    Me faltan los periodistas.Una profesion que ha contribuido y de que manera a este infimo nivel. El dia que alguien se dio cuenta que teniendo todos los medios y con simples consignas o campañas se podia llegar al poder sin necesidad de debatir se hundio la democracia.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 16 Maria garcia 29/08/13 23:04

    Donde está la línea divisoria.. Una reválida para ser diputado?? Sin embargo, gracias a la crisis, el ciudadano madura políticamente a zancadas. Los políticos se están quedando atrás..Algún día, se verán consecuencias..Para empezar, exigir que todo lo que hablen como representantes tenga valor ante la Ley. Lo mismo que un contrato..

    Responder

    Denunciar comentario

  • 15 jjosse 29/08/13 21:18

    Lo extraordinario en España es que la derecha es franquista. Es como si Merkel defendiera a los nazis, o la derecha italiana a Musolini. Es una desgracia que nos ha caído encima y que no sabemos como superar. Gracias Maraña.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    Federico Trillo

    El Gobierno ha agradecido a Federico Trillo los servicios prestados como embajador, veremos si algún día se analizan, a fondo, sus servicios prestados como ministro de Defensa.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Trillo: sin perdón

    Trillo deja de ser este viernes embajador en Londres, pero nunca dejará de personificar la doble condición del Gobierno que presidía Aznar: la soberbia y la mentira.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    A ver si nos entendemos

    Cansado de guerras en el interior de la izquierda, reservo mi indignación para la derecha. Y miro el toro desde la barrera; como un espectador preocupado.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre