Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



A la carga

Contra el europeísmo elitista




Publicada 19/03/2014 a las 06:00 Actualizada 18/03/2014 a las 20:20    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 9

EL AUTOR
Las elecciones europeas se acercan y los partidos políticos sacan su artillería pesada contra aquellos pocos que dejan oír su voz crítica con la deriva de la Unión Europea (UE) durante la crisis. Vuelven las consignas de siempre: “Fuera de Europa hace mucho frío”, “España no tiene futuro al margen de Europa”, etc., etc., etc. Y vuelven también los epítetos que se dedican a todos aquellos que no comparten la tradicional lírica europea: son “populistas”, “nacionalistas” y / o “xenófobos”.

Esta reacción despectiva resulta muy decepcionante, a la vez que revela la ausencia de un proyecto europeo mínimamente atractivo e ilusionante con el que atraer a la ciudadanía. Hay razones sobradas para emitir un juicio duro sobre la forma en la que las instituciones europeas, con la Comisión y el Banco Central Europeo a la cabeza, han gestionado la crisis. Especialmente si dicho juicio se emite desde los países más endeudados con el exterior, es decir, los países del sur, que han sido sometidos a una “terapia de caballo” (la de la austeridad) que ha hundido aún más sus economías, ha debilitado fatalmente sus frágiles Estados del bienestar y ha generado pobreza y desigualdad.

Hoy día, en el sur de Europa, a la UE la defienden principalmente las élites, es decir, las personas con mayores recursos económicos y mayor formación. Gente con alta cualificación, con idiomas, que viaja con frecuencia, ya sean empresarios, políticos, financieros, profesores de universidad o profesionales más en general. Son quienes más ganan con la globalización y con la integración europea. Son también quienes menos han sentido la crisis en su vida diaria.

En el pasado, antes de la crisis, era distinto: había una coincidencia entre el discurso de las élites y las actitudes y preferencias de la opinión pública. España, durante muchos años, fue uno de los países más fervorosamente partidario de la integración europea. Sin embargo, con la llegada de la gran recesión, el europeísmo se ha hundido en los países del sur.

En el siguiente gráfico, elaborado con datos del Eurobarómetro, muestro la evolución tan distinta que ha tenido la confianza en el Parlamento europeo en dos bloque de países. Por un lado, los cuatro países del Sur, fuertemente endeudados con el exterior y víctimas de las políticas de austeridad (España, Portugal, Italia y Grecia); por otro, los cuatro países del Norte más partidarios de la austeridad y la disciplina fiscal a ultranza (Alemania, Austria, Finlandia y Holanda). Como cabía esperar, la caída ha sido mucho más pronunciada en el bloque del Sur que en el del Norte. En los países del Sur, la confianza en el Parlamento europeo ha bajado en casi cincuenta puntos (algo insólito), mientras que en los del Norte la bajada no ha llegado a los 25 puntos.

Gráfico 1

La caída del bloque del Sur no parece afectar a las élites políticas, económicas e intelectuales de estos países. Se ha producido una desconexión entre estas élites y las sociedades de las que proceden. Mantienen un discurso que podía tener sentido antes de la crisis, pero que ya no encuentra eco en la ciudadanía. Es como si vivieran en un mundo distinto. Siguen instalados en el discurso de que la clave de nuestro futuro radica en la profundización de la unión económica y política entre los países europeos, tal y como se refleja en el ortegajo de que “España es el problema y Europa la solución”. La gente, sin embargo, se ha desengañado y entiende que si España es un problema, Europa, en estos momentos, es otro, tan o más grave como el nacional.

Por supuesto, hay muchos europeístas que admiten que algo ha fallado en el plano europeo durante la crisis. Pero su solución siempre consiste en reclamar “más Europa”, sin aclarar nunca cómo se va a conseguir la mayor integración económica y política que demandan. Quien dice “más Europa” dice igualmente “otra Europa”. Sin embargo, en una UE fragmentada, con un fuerte conflicto de intereses entrelos países deudores y los acreedores, ¿cómo se consigue “más Europa”? Y, más importante todavía, si no se logra “más Europa” en un plazo razonable de tiempo, ¿qué alternativa ofrecen las elites europeístas? ¿No se dan cuenta de que el sueño europeísta se ha transformado en una pesadilla para grandes capas de la población en proceso de empobrecimiento? ¿Cuánto podemos aguantar en la situación actual, mientras esperamos que lleguen las ansiadas reformas en forma de unión bancaria, unión fiscal, eurobonos, etc.? Y si estas reformas finalmente no se materializan, ¿qué hacemos? ¿Aceptar resignadamente el hundimiento del país?

Paradójicamente, lo que en mayor medida retrasa la consecución de muchos de los logros que se asocian a “más Europa” es la actitud sumisa de las élites europeístas del Sur. Mientras los países del Sur no defiendan conjuntamente sus intereses en la UE, los países del Norte mantendrán las actuales políticas, que tanto les benefician. Solo si hay una amenaza creíble de ruptura por parte de los países más afectados por la austeridad podrá abrirse un espacio para la negociación y el cambio a favor de una Europa más integrada y, por tanto, más solidaria.

Con otras palabras, la mejor manera de defender en estos momentos un cambio profundo en la arquitectura institucional del área euro pasa por abandonar de una vez el europeísmo acrítico de las élites del Sur. El cambio sólo será posible si los países del Norte perciben algún coste asociado al mantenimiento del statu quo. De momento, las loas de “más Europa” no han conseguido poner nervioso a nadie en los centros de poder de la UE.


9 Comentarios
  • 9 Bayfor 05/05/14 10:58

    Poco a poco se van esclareciendo algunos de los elementos centrales de la crisis que estamos viviendo. Que por cierto es europea y tiene su correlato nacional en cada país europeo. En mi opinión, para entenderla hay que hacer una conexión entre el relato político y el relato económico, porque de ese modo el puzzle gana en claridad. Pero encuentro a faltar libros críticos sobre la evolución política europea, al menos al nivel de lo que se ha hecho respecto a la crisis económica. A modo de ejemplo, encuentro muy útil leer conjuntamente 'La impotencia democrática' de Sánchez-Cuenca y 'Fracturas y crisis en Europa' de Álvarez, Luengo y Uxó. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 Artero 21/03/14 02:25

    Para mi, la alternativa no es mas Europa, si no otra Europa y eso, no se consigue sin cambiar la correlación de fuerzas políticas.Todo lo que no pase por ahí,es infructuoso.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Maria garcia 20/03/14 09:41

    La Institución del Matrimonio fracasa como la del barco europeo. Al igual que la economía del Sur de Norteamérica se basaba en la Esclavitud, Alemania vende coches a precio de oro, mientras que la verdadera riqueza, la Agricultura, desaparece en manos de agroindustrias. Francia e Italia luchan solos. Aquí la gente que puede conduce un bmw , y come lo que sea... Lo que no mata engorda.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Carlos Urrestarazu 19/03/14 19:00

    De acuerdo. Yo he dicho algo semejante: http://carlosurrestarazu.blogspot.com.es/2014/03/yo-saldria-de-europa.html

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Jorge Cruz 19/03/14 18:41

    "Más Europa" ha caído en la cesta de la retórica política. Más que un deseo, es un recurso discursivo para redondear una frase determinada. Europa en su conjunto es un paradigma del funcionamiento que se lleva a cabo sobre todo en los países del sur: unos viviendo y progresando a costa de la miseria de los otros. Como bien dices en tu artículo, Ignacio, el sur solo podrá progresar algo en esta Europa uniédose contra aquello que el norte le ha asignado. Es doloroso ver como, al menos en nuestro país, al gobernante no le duele ni un poco todo lo que está pasando la ciudadanía (siendo en buena parte responsabilidad suya); cómo se tapan los ojos, esconden la mierda bajo la alfombra y nos dicen que todo va bien. Por lo pronto, a expensas de que algún día hagamos una Europa de y para las personas, y no para el dinero, los ciudadanos hemos de cambiar lo más básico: dirigentes. En las europeas veremos si los pueblos del sur estamos hartos de esto o no.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 nessie 19/03/14 16:28

    Magnífico artículo. Ya hace una temporada que esas élites han salido en defensa de lo que ellos mismos denominaron "sueño europeo´. A ver si despiertan de una pastelera vez... Y se dejan de llamarnos populistas y otra serie de descalificaciones a los que no estamos con esta UE que más bien es UL, unión de lobbies. Es cierto que hay populismos que se aprovechan de las estupideces que cometen y el vacío que dejan al abandonar a su suerte a los que somos perjudicados por la Europa actual. ¿Qué esperan? Y hay muchos antieuropeos (al menos en el formato actual) que tenemos una actitud crítica en el tema.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 el Rive 19/03/14 12:17

  • 2 Estrella 19/03/14 11:49

    Ciudadanía contra élite. Conocimos la versión de Resistiré: Soportaré los años de gobierno del PP. Resistiré aunque me quiten todo... y añado: resistiré sin ser hombre heteroxesual, aguantaré sin ser empresaria, política, profesora de universidad, élite. Potente instinto de vida. Si, el edificio de la Comisión te recibe con un histórico de retratos de fulanos fundadores ninguna mengana¿pa qué?. Como dicen por ahí, que el fin del mundo me pille bailando. Resistiré, votaré

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Juan Delmundo 19/03/14 08:39

    ¡¡¡¡Anoche tuve un sueño,,,,!!!! esa expresión movió algo en la sociedad americana. Bien,,,,, pues yo anoche tuve un sueño....... Vi como iba naciendo poco a poco LA IDEA de la "Federación Europea de los Ciudadanos" (FEC). Consituida por todos aquellos Municipios que, libremente, celebraron referendum eligiendo mayoritariamente un modelo de FEDERACION en la que sea lo 1º) La dignidad del ser humano, 2º) La distribución de la riqueza, 3º) La Justicia Social, y más y más,,,,,,, Una República Federal de los Ciudadanos Europeos que, "libremente" decidamos coexistir para autoayudarnos y sin explotación alguna. Barriendo la incultura del consumismo burgués y estableciendo un Nuevo Orden Social basado en el ser humano.  ¡¡¡¡¡ Anoche tuve un sueño.....!!!! Un saludin

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Jesús Maraña Jesús Maraña

    Manos sucias y ánimo de lucro

    Que una "organización criminal" como la formada por dirigentes de Ausbanc y Manos Limpias haya podido funcionar durante décadas sólo se explica por la colaboración de grandes bancos y por las lagunas de órganos de control, fiscalías y medios de comunicación.
  • Ramón Lobo Ramón Lobo

    Más grave una teta que un rifle

    La América profunda, la real, la que elige presidentes, ve a Manhattan como el centro de la depravación y el pecado. No por ser la sede de Wall Street, sino por el sexo.
  • América Valenzuela América Valenzuela

    La geoingeniería, en punto muerto

    En el año 2012 Europa estuvo a punto de llevar a cabo un experimento para enfriar la tierra mediante nubes artificiales. La controversia que despertó consiguió que lo cancelaran.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre