Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El video de la semana

Que no son intocables


Publicada 24/05/2014 a las 12:52 Actualizada 24/05/2014 a las 13:37    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Renunciar a los planes de pensiones millonarios de Caixa Penedés hubiera sido discriminatorio respecto al resto de trabajadores

Cada uno a su manera. Pero todos han coincidido en defender la legalidad de sus pensiones. "Jamás he intentado perjudicar a la caja y creo que toda mi actuación ha sido de total honestidad", ha dicho Ricard Pagés, expresidente de Caixa Penedés. Uno tras otro han asegurado que las pólizas que firmaron para cobrar más de 31 millones de euros en pensiones estaban dentro de las normas de la entidad. "Nunca pensé que hubiera hecho nada ilegalmente", se ha excusado Manuel Troyano, exdirector general de Caixa Penedés. Es más, uno de ellos ha llegado a declarar que no suscribir esas pólizas hubiera sido discriminatorio respecto al resto de trabajadores. No opina lo mismo el fiscal que les pide hasta tres años y medio de cárcel por urdir el millonario cobro a espaldas de los órganos de la caja. No son los únicos en rendir cuentas a las justicia. Más de un centenar de directivos de entidades financieras están encausados. El exdirectorgeneral de la CAM, Roberto López Abad, ya ha llegado a pisar la cárcel. Cuatro exdirectivos de Novacaixagalicia tendrán que explicar los 30 millones de euros en indemnizaciones. En Bankia hay 40 consejeros acusados de estafa en la salida a bolsa. Y se investiga la gestión de Blesa y Rato.

Ahí están los cuatro, centro de un cuadro costumbrista que jamás pensaron protagonizar.

En esta semana de final europeo y Final europea, la Justicia nos regaló esta imagen de cuatro caballeros trajeados que pueden pasar de tomar decisiones sobre el dinero de los ciudadanos y una agenda repleta de almuerzos y encuentros, a tener su horario, comidas y actividades perfectamente agendadas por la disciplina interna del régimen carcelario y manejar poco más que las cuatro cifras del reloj digital.

El punto de desaliño que muestran ante el juez a pesar del traje y la corbata brinda al observador atento una pista clarísima sobre lo arrugado de su ánimo, lo notable de su desamparo ante esa posibilidad. Si uno se detiene a contemplar su imagen en detalle observa con sorprendente precisión que no les llega la camisa al cuello.

No hace mucho eran personalidades socialmente relevantes cuya influencia y capacidad de relacionarse les mantenía en un universo singular e inaccesible desde el que cabe imaginar que se contempla a los de abajo con la fría distancia de quien se sabe poderoso. Un universo en el que la discreción es cualidad imprescindible y la impunidad ha sido tradicionalmente regla común; un territorio en el que las leyes tienen siempre una interpretación ajustable a los intereses personales de sus ilustres habitantes.

Sólo así puede interpretarse la sorprendente afirmación de uno de ellos acerca de lo discriminatorio sobre los demás trabajadores que hubiera sido renunciar a sus planes de pensiones. Como si su posición en la entidad, su responsabilidad y su nómina fueran igual que el resto del personal. Como si las decisiones de cualquier empleado de una sucursal de Caixa Penedés tuvieran la misma trascendencia para la entidad y para su persona que las adoptadas por cualquiera de esos cuatro caballeros juzgados.

Pretender que son iguales que sus empleados cuando vienen duras es un argumento revelador de las limitaciones morales de esta casta dirigente. Capitanes que se esconden entre sus soldados ante la derrota e intentan escapar con lo poco que quedaba para sobrevivir.

Pero su tribulación es nuestra esperanza. Porque es la constatación de que todavía se puede hacer algo frente a la impunidad de los poderosos, y porque envía señales hacia arriba de que las reglas puede que estén empezando a cambiar.

No soy tan ingenuo como para convertir lo que aún es anécdota puntual en universal categoría, pero sí celebro como ciudadano que pasen por el banquillo quienes delinquen desde los despachos sea cual sea su origen, influencia o posición profesional o institucional. Porque eso es de verdad la justicia igualitaria y universal a la que hay que aspirar. Porque hay que alentarla y defenderla en estos tiempos críticos en que se cambian leyes para satisfacer a poderosos.

Y porque en el caso de estos caballeros permite arrojar un poquito de luz sobre esa misteriosa personalidad de la poderosa casta financiera.


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre