X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Ley de Seguridad Ciudadana: represión más indefensión

Carlos Jiménez Villarejo Publicada 11/08/2014 a las 19:14 Actualizada 10/08/2014 a las 20:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 19

El origen del proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana puede situarse en el discurso del ministro del Interior en el Círculo Ecuestre de Barcelona en junio de 2012. En él definía la situación provocada por el 15-M y otras movilizaciones como de “incivismo”, concepto que incluía conductas tan opuestas como los “incendios forestales provocados” –un delito– y los “piquetes sindicales”. Ante este panorama, deliberadamente falso, proponía “una respuesta coercitiva mas eficaz”. Este proyecto es el ejemplo paradigmático de ella. Los derechos individuales saltan hechos pedazos y se induce un clima de amedrantamiento entre los ciudadanos.

El preámbulo parte de principios genéricos y confusos como el de “seguridad ciudadana” y otros, de evidente connotación represiva, como “el mantenimiento de la tranquilidad de los ciudadanos”. Para tal fin, se fortalece la capacidad intervencionista y coercitiva de la Policía, se restringen expresa o tácitamente derechos ciudadanos, se amplían desmesuradamente las infracciones administrativas y se incrementa la facultad sancionadora; con sanciones económicas de hasta 600.000 euros que representan una mayor presión sobre los ciudadanos ya que el impago de las multas genera el inmediato embargo de sus bienes. Todo ello, a partir del concepto de “seguridad ciudadana” que, pese a emplearse en la ley hasta la saciedad y exigirse “el respeto” a ella, no se define ni se concretan sus contenidos, lo que posibilita el favorecimiento de un ejercicio abusivo y arbitrario de su aplicación por los agentes policiales.

Entre las potestades de la Policía, “de indagación y prevención delictiva”, se incluye la facultad para la identificación de las personas y, en los supuestos previstos, el traslado temporal de las mismas a dependencias policiales próximas a los efectos de dicha identificación, privación temporal de libertad absolutamente injustificable que puede llegar “hasta las seis horas”. Con estos fines tan indeterminados, que no exigen la concurrencia de indicios concretos respecto a la persona afectada, puede procederse a lo que es exactamente una detención, medida excepcional que solo está prevista en la Ley de Enjuiciamiento Criminal ante la comisión de un delito.

Resulta preocupante y excesivo el control consistente en la restricción del tránsito y controles en las vías públicas cuando concurran “indicios racionales” de “alteración de la seguridad ciudadana o pacifica convivencia”, conceptos de una grave indeterminación, que deja en manos de la Policía el control y la capacidad de coerción sobre las personas y la convivencia. Máxime, cuando entre sus facultades se encuentra lo que se denomina “control superficial de efectos personales”, medida muy similar al cacheo que luego se regula con mas detalle como “registro corporal externo”.

Es igualmente excesivo conceder a la Policía facultades para la “identificación, registro y comprobación” de los ciudadanos que, creando una especie de estado de excepción, ”no estarán sujetas a las mismas formalidades de la detención”, lo que genera un estado preocupante de inseguridad jurídica, inadmisible en un Estado democrático, dado que puede interpretarse extensivamente una medida que constituye un ataque directo a un derecho fundamental de la persona, cual es la libertad.

Como decíamos, se autoriza y regula el llamado “registro corporal externo y superficial” en supuestos de total inconcreción, como la concurrencia de “indicios racionales” de la posesión de posibles objetos “relevantes” a juicio de los agentes en su función de “indagación y prevención”. ¿De qué conductas? No cabe mayor indeterminación. Dicha medida se acompaña de ciertas precauciones, de exclusiva valoración por los agentes, como “la injerencia mínima” o “las medidas de compulsión indispensables”.

En lo relativo a las reuniones y manifestaciones se debe “proteger la celebración de reuniones y manifestaciones…”, eso sí, “impidiendo que se perturbe la seguridad ciudadana”. Previsión tan genérica que puede justificar cuantas “medidas de intervención” estimen pertinentes para su “disolución”, por mas que esté contemplado el “restablecimiento de la seguridad ciudadana” a través de medidas “graduales y proporcionadas” que tampoco se precisan. Es decir, que el ejercicio de un derecho fundamental está subordinado a la particular concepción de la “seguridad ciudadana” que tengan los agentes intervinientes.

Capítulo aparte merecen las infracciones administrativas sancionables. Pasan de las diecinueve vigentes en la Ley de 1992 a cuarenta y siete. Todo un código de persecución de cualquier forma de expresión por los ciudadanos de desacuerdo u oposición a las actuales medidas antidemocráticas y antisociales.

Las infracciones relacionadas con el ejercicio de reunión son varias. Como la consistente en “la perturbación de la seguridad ciudadana”, sin mas precisiones y concreciones, lo que sitúa a los ciudadanos en un estado de manifiesta indefensión. O la consistente en perturbar “gravemente” la seguridad ciudadana “con ocasión de reuniones o manifestaciones frente a las sedes” de las diversas Asambleas legislativas, “aunque no estuvieran reunidas”. ¿A quien se perturba?

Y, finalmente, están las sanciones de conductas que representan una auténtica invasión en la vida ciudadana. Baste citar, entre otras, la negligencia en la conservación del DNI, el entorpecimiento de la circulación peatonal, la ocupación de inmuebles, actividades deportivas en espacios públicos, remoción de vallas policiales y la proyección de “haces de luz” sobre la policía, el “deslucimiento” de bienes inmuebles, etcétera.

En definitiva, un catálogo de intimidación e indefensión que sitúa en estado de quiebra el principio constitucional de "libertad".
_______________________

Carlos Jiménez Villarejo, ex fiscal Anticorrupción, es en la actualidad miembro de Podemos



10 Comentarios
  • 19 Raúl Suárez 12/08/14 14:07

    rafalopon dijo..
    No creo que sea posible hacer lo que usted propone, ya que para que la cosa fuera como debería ser habría que meter en la trena a la mitad del país el día de las elecciones. Como eso no es muy democrático, pues nada, a ver lo que nos cae.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 18 hartodjetas 12/08/14 13:34

    Y de toda esta criminalidad del Gobierno ¿qué dice el "guaperas", el nuevo Secretario General del P$*€? ¿O están de acuerdo esos que se dicen socialistas y por eso callan?...¡Cuánta mierda han aportado a España, tanto el P$*€ como el PP! ¡¡¡JETAS!!! 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 17 viaje_itaca 12/08/14 11:31

    Que nadie dude que todo esto es constitucional. Si se hace un recurso, por tal lo darán los mliltantes del PP que están infiltrados en el TC.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 16 Bacante 12/08/14 09:26

    Todo se resume en una pregunta: ¿es constitucional? Porqué si no lo es, sobran los comentarios. Supongo que Podemos acudir a tribunales europeos. Dar vueltas a la noria es perder el precioso y valioso tiempo.  ¿Alguien me puede responder?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 15 Bacante 12/08/14 08:50

    Amedrentamiento, por favor.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 14 canario de los montes 12/08/14 08:43

    Y los sindicatos policiales ¿Están a favor o en contra? ¿Son demócratas? Se les podría virar la tortilla y ya no serviría aquello de "YO RECIBO Y CUMPLO ÓRDENES", o sea, no tengo capacidad de discernimiento, ni criterio.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 13 Plateado53 12/08/14 07:05

    Esta Claro que el Fascismo en este Pais tiene grandes escuelas y los Partidos de Izquierdas no dan la Talla, claro que con tanta Corrupcion a quien se le puede creer.            Pero que los Juristas de este Pais son una pobre miseria se nota mucho, en otros paises habrian reaccionado con mas entusiasmo en contra de leyes como esta y otras mas, que son Anticonstitucionales.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 jjosse 11/08/14 21:38

    Totalmente de acuerdo. No es posible que ahora vayamos tengamos más miedo a ir a manifestarnos que en los años 70. Esto es un retroceso claro en las libertades provocado por el PP.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 MI15 11/08/14 17:25

    rafalopon dijo..
    completamente de acuerdo, una única observación, eso que propones que me parece de lo más coherente, no habrá manera de conseguirlo mientras la justicia de este país no sea igual para todos y estos señores seguirán campando a sus anchas mientras se crean invulnerables a la justicia.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 hartodjetas 11/08/14 15:15

    Y de toda esta criminalidad del Gobierno ¿qué dice el "guaperas", el nuevo Secretario General del P$*€? ¿O están de acuerdo esos que se dicen socialistas y por eso callan?...¡Cuánta mierda han aportado a España, tanto el P$*€ como el PP! ¡¡¡JETAS!!!

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre