Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Muros sin Fronteras

Fuerzas del desorden y brutalidad policial

Publicada 04/12/2014 a las 06:00 Actualizada 04/12/2014 a las 09:22    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

EL AUTOR
Hay libros de estilo periodísticos que prohíben la expresión “fuerzas del orden” aplicadas a la policía. Tal vez porque a menudo son fuerzas del desorden, generan más conflicto que paz. Debe ser difícil controlar una multitud exaltada o a decenas de hooligans radicales dispuestos a apalearse a la puerta de un estadio de fútbol. Para eso existe el entrenamiento, la preparación, los mandos. 



No escribiré más sobre de las decisiones de los Grandes Jurados sobre Ferguson y la última de Nueva York, sino de la brutalidad de los agentes en EEUU. Y de la militarización de la policía, cuya misión debería ser proteger a los ciudadanos, no disparar seis veces, dos de ellas en la cabeza, sobre una persona desarmada por muy fuera de sí que pudiera estar; ¿no bastaba un único disparo en una zona no mortal para inmovilizarlo?¿Qué tipo de cultura policial considera que seis disparos son un uso proporcionado de la fuerza? Lo inteligente es no abrir fuego sobre civiles desarmados.



Quien tiene la autoridad no necesita ejercerla. La autoridad se pierde cuando se percibe a la policía como la guardia pretoriana del 1%, ya saben, de los que dirigen el sistema frente al 99%. En Ferguson se llegó a declarar la exclusión aérea sobre la vecina San Luis. No es solo una provocación y un desatino, sino una muestra de que algunos políticos de EEUU están tan en Marte como muchos de aquí.

La cultura de la violencia no solo está en las calles, también en algunos despachos. Se podría decir, y en los vídeos que acompañan al texto se ve, que no todos los policías practican la violencia extrema. Pero no se ve a ninguno de sus compañeros empeñados en calmar la situación. Una de las claves es el derecho ciudadano a grabar a la policía en la calle. Algo que el Gobierno trata de prohibir en España.



Otro problema es la militarización creciente de las fuerzas policiales; muy visible desde el 11-S. Se trata de una de las herencias envenenadas de la presidencia de George W. Bush. La Patriot Act y otras leyes aprobadas en medio de la conmoción y del miedo a nuevos atentados masivos han minado uno de los principios básicos de la democracia: la presunción de inocencia. Esta militarización comienza en 1990, se supone para luchar contra el narcotráfico, y ahora se extiende a la represión de actos de violencia como los vividos en Ferguson.

La escenografía de los policías vestidos de militares y con armas de guerra no se distingue de las imágenes de Irak, donde los abusos fueron numerosos. La clave siempre es la sensación de impunidad. Cuando el militar o el policía se siente impune tenemos un problema. La clave es política, la solución también.



Las medidas extremas contra las libertades incluyen, como hemos sabido a través de WikiLeaks y los papeles de Edward Snowden, la vigilancia indiscriminada y masiva de ciudadanos sin orden judicial ni otro control que el de las propias agencias de seguridad, sea la NSA o cualquiera de sus variantes. El Gobierno de Barack Obama asegura que esa vigilancia ha evitado atentados terroristas. No tenemos otra versión que la del presidente de EEUU, el hombre que prometió acabar con Guantánamo.

En EEUU no hay un debate político sobre la brutalidad de algunos policías. Son temas de seguridad. Y en el nombre de la seguridad todo está permitido si llevas un uniforme. La mejor policía es la que se anticipa, la que sabe negociar, ganarse el respeto de los ciudadanos. Existe un problema de violencia callejera, de delincuencia. Eso es evidente. Pero en los vídeos que he colgado, la violencia está en el lado de los que la deben evitar. EEUU no es una excepción. Sucede en otros países, incluido España, aunque en Europa, la policía se divide en dos grupos: los que trabajan cerca del ciudadano y los antidisturbios.

Existen numerosas denuncias de brutalidad policial en EEUU, casi siempre dirigida a las minorías (negros e hispanos) y a los inmigrantes. Pero cuando un policía estadounidense entra en combustión no se salvan ni razas ni sexos. Es un asunto que ha llegado hasta el watchdog de la ONU sobre racismo, que exige medidas.

Encontré en la Red este rap de Rob Hustle mientras buscaba información sobre estos asuntos. Las imágenes son reales. 




6 Comentarios
  • 6 pescador 11/12/14 00:31

    Sr. Lobo en primer lugar le dire que comparto el fondo de su articulo, pero el gran problema de casi todas las policias es su formación en las academias , donde se fomenta la competencia entre cuerpos en vez inculcar el espiritu de servicio y tener claro que es un servidor publico, algien que la sociedad le paga para ser protegido, pero esto no le interesa a los gobiernos sean del color que sean, quieren unos cuerpos de seguridad lo mas militarizado posible, donde esteen al servicio de los gobiernos y utilizar sus informaciones para beneficios partidistas y esta es la causa del gran aumento de la corrupción al juez le llegan las diligencias matizadas, no existe la policia judicial ya que la mejor manera de que no exista es que todos sean policia judicial , si esta policia dependiera realmente de los jueces estos les marcarian los objetivos concretos a investigar y no como ahora que llega mucho papel y poca enjundia , juegan con las estadisticas y recompensa a los pesebreros.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 manuelgomez 07/12/14 16:44

    No quiero vivir en ese país. Además, la violencia que utilizan contra negros, hispanos o emigrantes es la misma violencia que infligen contra Siria, Libia, Irak, Yugoslavia, Grenada, Honduras, Ucrania (exportando colectivos tan "ejemplares" como los "black waters"), etc. Cuando salen de su país (siempre por razones geoestratégicas y de dominio) todos somos convertidos en "negros", "hispanos" o "emigrantes". Esta gente lleva en su naturaleza un componente de barbarie cuya demostración más palmaria es la ausencia de respeto por las culturas de los pueblos, empezando por la del "solar" que ocupan, destruyéndola, como patentiza -por ejemplo- el exterminio de los indígenas que ocupaban aquél teritorio. Todo esto, pasa. Salvo que seas Fusté o Massagué, claro. Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Troyano52 04/12/14 17:56

    UN DÍA SOÑÉ QUE vivía en un País donde día a día andando por las calles de las ciudades de ese País veía como la Policía ayudaba a un joven a encontrar un lugar que buscaba y no encontraba,veía como dos Municipales cogían del brazo a una viejecita que quería cruzar una calle,veía como dos Policías paraban el trafico no para que pasara un político si no para que pudieran pasar unos niños con sus profesores,veía fuerzas de seguridad con cara amable que te saludaban al pasar junto a ellos y yo paseaba feliz y sobre todo me sentía seguro.Recuerdo detalles minuciosos de ese sueño pero no consigo acordarme del nombre de ese País tan solo puedo asegurar que ese País no era España por eso al despertar de ese sueño me entristecí tanto

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Pintaius 04/12/14 11:16

  • 2 Copito 04/12/14 09:17

    El sobrepasarse en sus funciones  o dicho más claramente, utilizar el poder de que dispones para convertirte en un maltratador e incluso un asesino en ocasiones, es terrorífico y sobre todo cuando se supone que eres el encargado de proteger a la población y de preservar el orden. Es expeluznante. Tolerancia cero y poder judicial independiente de verdad para que se imparta justicia le pese a quién le pese.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Maria garcia 04/12/14 08:03

    Fabricar alcohol es una actividad famosa. En el Vino de San Martin restaurado de Brueghel el Viejo se contemplan los efectos. Asi estamos. La gente, prescinden de su lucidez para vencer al Mundo. Esto hay a quien le cuesta la vida y la virginidad..

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre