Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Verso Libre

El saber de la risa


Publicada 11/01/2015 a las 06:00 Actualizada 11/01/2015 a las 13:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

Está claro que reírse es una cosa muy seria y que el saber de la risa sirve para iluminar los sentidos de una cultura. El humor tiene un sentido que suele cargar de significado el sentido del humor. Esto siempre ha sido así desde que sonó en el mundo la primera carcajada.

La risa tuvo en el cristianismo medieval una clara vocación carnavalesca. La sociedad necesitaba reírse en la entrada de la cuaresma para recordar la existencia de la tentación, la carne y el demonio. El mundo sacralizado une de forma inseparable el alma y el cuerpo, la risa y la oración, dios y el demonio. El Arcipreste de Hita buscó la risa en lo más sagrado porque consideraba un acto de hipocresía negar el mal, la convivencia del ser humano con las imperfecciones terrenales. Cara y cruz, al derecho o al revés, la oración y la risa formaron parte de un mismo mundo.

Luego llegó el mundo moderno del humanismo y aprendió muy pronto a reírse según su propia lógica. Con buen humor contó el Lazarillo de Tormes las desgracias de su vida para convencernos de que la ética de cada individuo responde a su propia experiencia. Y con buena risa dibujó Cervantes las locuras de un hidalgo ingenioso que se había empeñado a destiempo en vivir bajo códigos y libros medievales cuando la realidad del mundo había cambiado de sentido.

La ilustración, como horizonte de la modernidad madura, necesitó pronto de su propio sentido del humor para no convertir los valores de la razón en una fe religiosa. Porque una razón convencida de su poder universal y absoluto podía negar con facilidad la condición humana de las personas que no viviesen bajo el diseño de su mundo. El relativismo y la capacidad de reírse hasta del orgullo de un conocimiento científico tienen sus incomodidades, a veces obligan a convivir con las sombras. Pero es mucho más sombría la carencia de humor que acaba en el dogma de la modernidad como coartada para sostener discursos totalitarios, campos de concentración o bombas atómicas.

El significado de la revista Charlie Hebdo ha sido triple en lo que se refiere al humor y al periodismo desde que se fundó en 1992. Quizás por eso muchos de los líderes y de los medios de comunicación que hoy se duelen justamente de la masacre intentaron denigrarla de forma injusta definiéndola como una publicación de extrema izquierda. Las democracias degradadas suelen calificar la defensa de la raíz democrática como un ejercicio de extremismo y radicalidad.

Charlie Hebdo supo reírse de los fanatismos irracionales de la religión y puso una carcajada en el interior de las mezquitas, las sinagogas y las iglesias. Eso es importante. Charlie Hebdo supo reírse de los que propagan el miedo al fanatismo como una forma racista de negar las diferencias de civilización para convertir la cultura ilustrada en una fe dogmática. Y eso también es importante. Charlie Hebdo supo ponerse en riesgo con su risa enfrentándose a las amenazas de muerte y asumiendo que la opinión libre es un acto cívico de carácter irrenunciable. Y eso es un ejemplo en un panorama triste en el que la libertad de prensa suele ser una quimera por culpa de los poderes económicos que imponen sus líneas editoriales y de los poderes políticos que no respetan la independencia de la información pública.

La cultura europea necesita ser consciente de aquello a lo que no debe renunciar. Eso es más importante que precipitarse en elegir cosas a imponer. La risa tiene su sabiduría y su significado. El síntoma más claro del estado de la prensa oficial en España, y de su crédito, es el prestigio que el humor ha alcanzado como fuente informativa. Humoristas como Joaquín Reyes con sus parodias y programas como El Intermedio tienen éxito por su talento. Reyes, Wyoming y Miguel Sánchez- Romero, creador de El Intermedio, tienen mucho talento, desde luego. Pero su importancia social y su popularidad se debe a algo más que al talento: es un indicio del descrédito de la prensa oficial y de la necesidad de convertir la risa en un informativo para combatir unos informativos de risa. Charlie Hebdo tuvo mucho de eso.

Lo que pide con melancolía la risa es que el periodismo serio recupere su dignidad.


6 Comentarios
  • 6 Rafael María 18/01/15 13:26

    La risa como instrumento para despertar consciencias... y las palabras para unirnos por un mundo más consciente y comprometido. Eres un ejemplo. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 mcn 11/01/15 23:41

    Unos apuntes ....Charlie Ebdo se fundo en 1970...no en 1992...y lo de Charlie es un giño acido y irreverente a Charles de Gaule ...que justo acababa de salir de la Presidencia de la República unos meses antes ...en España aún no conocíamos la sátira política ....ni la política a secas ...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Irenepaz 11/01/15 15:35

    Muchas veces nos ponemos a reirnos para callar el miedo. Otras nos reimos con los amigos para compartir momentos de felicidad. Son espacios magicos. diferentes por su puesto a los que sirven de vehiculo para denunciar la desverguenza que recoger el mundo y sus corruptos de la verdad y la honradez. En fin esta risa no es risaaa... es defensa personal para no volvernos mas locos. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Bacante 11/01/15 10:56

    Vaya por dios: Ejercer la libertad de expresión a toda costa, también lleva etiqueta.  Charlie, que quede claro para quien lo dudase, era de izquierdas.  Sobre todo, no se confundan. Charlie Hebdo era una revista de izquierdas. ¿Lo repetimos o lo dejamos? No lo dejo: Charlie Hebdo era una revista irreverente  de humor. "Charlie Hebdo supo reírse de los fanatismos irracionales de la religión y puso una carcajada en el interior de las mezquitas, las sinagogas y las iglesias. Eso es importante. Charlie Hebdo supo reírse de los que propagan el miedo al fanatismo como una forma racista de negar las diferencias de civilización para convertir la cultura ilustrada en una fe dogmática. Y eso también es importante.   Señor García Montero, nunca sus reflexiones caen en terreno baldío. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Maria garcia 11/01/15 09:10

    Es que Era una revista de izquierda. Ahora Hollande gana puntos. No cuidar de sus ciudadanos ha expuesto lo que existe por debajo de la vida del lujo maximo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Maria garcia 11/01/15 01:07

    Cuando vea un hombre riendose despues de recibir un golpe en la ingle seré capaz de creer a los que dicen que los recortes son dolorosos.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre