Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



@cibermonfi

Patriotismo de pegatina en el Audi

Publicada 25/02/2015 a las 06:00 Actualizada 26/02/2015 a las 09:19    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 17

Lo malo que tiene el fundamentalismo es que, a veces, tus propios jefes te dejan fuera de juego con un “Venga, no te pases”. Cuentan que, en la tarde del viernes 20 de febrero, Luis de Guindos fue más papista que el papa y que, cuando la severa Alemania de Merkel ya daba por bueno el precario acuerdo alcanzado con Grecia, él seguía repitiendo su mantra por los pasillos de Bruselas: “Las deudas hay que pagarlas”. Tuvieron que decirle que su ardor era excesivo. “Déjalo, Luis, déjalo ya”.

De Guindos es ese señor que dirigía Lehman Brothers en la Península Ibérica en aquel infausto 2008 en que la quiebra de esa entidad abrió el inmenso hoyo de la crisis. En un país medianamente normal, ese currículo habría pesado seriamente en contra de su nombramiento como ministro de Economía, pero, bueno, De Guindos es español y sabido es que nuestra derecha nacional-católica perdona fácilmente los pecados de sus próceres.

Tiene De Guindos la cara satisfecha del que paladea permanentemente un buen chuletón de Ávila regado con un Rioja de muchos años, el rostro orondo del que sabe que siempre vivirá como un señorón. Desde que la izquierda ganó las elecciones en Grecia, De Guindos ha puesto ese rostro al servicio de la causa de Alemania, la troika y los poderes financieros de Europa. Grecia, repite como un loro, debe pagar hasta el último céntimo. Y en los plazos y con los intereses establecidos, que conste.

Resulta curioso ese empecinamiento en el ministro de un país cuya deuda pública acaba de superar el 98% de su PIB, en un responsable de Economía que, pese a las subidas de impuestos y los recortes en gastos sociales, ha aumentado espectacularmente esa deuda en sus tres años en el cargo (el Gobierno de Zapatero la dejó en un 69%, 13 puntos por debajo de la media de la Unión Europea).

Uno piensa, quizá equivocadamente, que la inteligencia debiera dictarle al ministro español una mayor cautela en el asunto griego. ¿No sería incluso más astuto parapetarse preventivamente tras las demandas griegas? ¿No exigiría el interés nacional desmarcarse del fundamentalismo germano y tejer alianzas con los sureños de Grecia, Italia, Francia y Portugal?

Vamos a ver, ¿qué hay de malo en reestructurar una deuda, en obtener plazos y condiciones más ventajosas? Eso ocurre a diario en el mundo de los negocios: el acreedor, si no es estúpido, puede entender que lo mejor es darle oxígeno al acreedor. ¿Por qué rechazar la posibilidad de quitas? La mismísima Alemania tuvo una muy importante tras la II Guerra Mundial y el cielo no se hundió sobre el techo de Europa.

Si uno es deudor, como es el caso de España, debiera dar palmaditas a la espalda a estas ideas. Aunque sea cuando el capo está mirando a otro lado. Es de sentido común, creo.

Pero aquí es donde entramos en lo muy grave: este Gobierno sitúa sus propios intereses partidistas muy por encima del interés nacional español. No hace falta ser muy listo para adivinar que, en su actitud ante la Grecia de Syriza, late el miedo a que ese experimento salga relativamente bien y pueda ser invocado por determinadas fuerzas opositoras españolas. Si Grecia quiebra, sale del euro o se pone de rodillas, la campaña electoral del PP ya está hecha: “Miren, no hay alternativa posible a la austeridad para las clases populares y medias que nosotros practicamos en España con la fe del converso”.

No es nuevo. La derecha española es muy de banderita rojigualda en la pulsera, el polo y la pegatina del Audi, muy de aborrecer la maravillosa pluralidad de esta nación de naciones, muy de no aceptar otra forma de ser español que la suya. Pero también es muy de abrir cuentas en paraísos fiscales y de, en los momentos graves, arrodillarse ante amos extranjeros. Patriotismo de hojalata se ha llamado en ocasiones a este fenómeno.

El PP de Rajoy le ríe hoy a Frau Merkel todas las gracias como el de Aznar se las reía a Bush. ¿Recuerdan cuando los diputados del PP aplaudieron a rabiar la participación española en una guerra, la de Irak, contraria a nuestros intereses nacionales? Amén de que aquella guerra fuera ilegal y contraproducente –del caos que llevó a Oriente Próximo viven hoy los yihadistas–, es que nada nos iba o venía en ella como españoles. Los franceses y los alemanes no se sumaron a la cruzada y no les paso nada, ¿no?

La cosa viene de antiguo, muy de antiguo. La derecha española es la que llamó a los Cien Mil Hijos de San Luis para que aplastaran a sus compatriotas liberales. La derecha española es la que hizo cruzar el Estrecho a “los moros que trajo Franco” –la expresión es de la historiadora María Rosa de Madariaga– para que terminaran a sangre y fuego con la República. La derecha española es la que le regaló a Estados Unidos varias parcelas del territorio nacional para que instalara allí sus bases militares a cambio de que Eisenhower le perdonara a Franco sus anteriores amistades con Hitler y Mussolini y le permitiera seguir gobernando como un dictador hasta su muerte.

No cabe la menor duda de que la derecha española es españolista, esto es, defiende una visión de España tan nacionalista como, por ejemplo, CiU de Cataluña. Tampoco de que es patriotera y usa y abusa de la rancia retórica del toro y el chorizo. Pero a la hora de la verdad, cuando están en juego la ideología y los intereses de sus amos nacionales y/o extranjeros, España y los españoles le importamos tres cominos.



10 Comentarios
  • 17 esfera 05/03/15 11:19

    No me interprete mal, Sr. Valenzuela, si le confieso que me surge una duda, después de haber leído su magnífico artículo, ya que ignoro si en los negocios el hecho de dar oxígeno al acreedor es lo correcto , se trata de una errata y debería decir " deudor", o disculpe usted, no me entró de la misa a la media. Gracias. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 16 pescador 01/03/15 18:14

    En toda la diana, al hilo de esto me surge una duda despues del protagonismo que esta tomando en el Sur de Europa, Alemania con su dureza economica, esta consiguiendo que la imagen de lo aleman, que tras el apoyo a los facistas en el golpe de estado quedo bastante deteriorada y parecia que se normalisaba, con estas actitudes vuelven viejos fantasmas.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 15 elcaminante 26/02/15 19:29

    Magnifica y certera imagen del patriota español. Su ardor guerrero se concreta en el estomago y la salvación pátria se basa en el bicarbonato.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 14 phentium 26/02/15 17:09

    De Windos esta haciendo meritos para que le den un puestecito en el FMI o el BCE. Solo es otra puerta giratoria mas pero a mayor nivel.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 13 Javier Valenzuela 26/02/15 10:39

    MASEGOSO dijo..
    Tiene usted razón, amigo Masegoso. La expresión habitual es "le importa un comino", es decir, nada. Pero quise ser generoso con los que nos gobiernan y elevé los cominos a "tres", jeje. Me temo que, como usted bien dice, son muchos, pero, insisto, vamos a ser más generosos que ellos. Fuerte abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 Javier Valenzuela 26/02/15 10:37

    gusalo dijo..
    Gracias por el generoso comentario... y también por detectar la erratilla. Ya está corregida. En este texto usted y otro lector (éste vía Twitter)  detectaron dos erratas y me lo hicieron saber muy amablemente. Ma parece maravilloso que los lectores participen así en la mejora del periodismo online, como siempre lo han hecho con el periodismo impreso (sólo que éste, no tenía otro arreglo que la tradicional fe erratas: lo impreso no puede retocarse). Estamos creando así una comunidad que reivindica en Internet los criterios de calidad tradicionales. Es lo que llamo "sal fina" y no sólo "sal gruesa". Vamos bien. Un abrazo. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 MASEGOSO 26/02/15 09:29

    Muchos cominos me parecen Sr. Valenzuela. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 gusalo 25/02/15 17:56

    Me parece una síntesis genial –desde el título– para releer cada vez que estos líderes invoquen el “ardor guerrero” en defensa de la patria. [Supongo que lo de “historiador” (en vez de “historiadora”) será una errata.]

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 soyelhansa1979 25/02/15 17:47

    Ojú, que jartá de verdades!!! No se puede decir tanto con tan pocas palabras. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 breco 25/02/15 16:32

    Si no fuera tan dañino nos daria lastima.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre