Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Buzón de Voz

Rajoy o la estatua perfecta

Publicada 08/04/2015 a las 06:00 Actualizada 08/04/2015 a las 20:03    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 28

Alguna otra vez hemos recordado aquí algo que dicen que solía repetir Salvador Dalí: “lo mínimo que se puede pedir a una estatua es que se esté quieta”. Posiblemente, Mariano Rajoy le habría parecido a Dalí una inmejorable estatua. Ya pueden pedirle algunos dirigentes más o menos atrevidos de su partido que haga autocrítica, que rectifique el rumbo, que cambie de caras o de mensajes… en fin, que se mueva. De ningún modo. Todo eso para Rajoy consiste en “enredarnos en cosas que importan a 25”.

El hilo conductor de la estrategia política de Rajoy, desde siempre, es no hacer nada. Pase lo que pase. Digan lo que digan. Y habrá que reconocer que llegar a presidente del Gobierno haciendo de estatua tiene su mérito. El discurso que este martes ha hilvanado ante la Junta Directiva Nacional del PP, convocada por primera vez en dos años, ha sido un magnífico relato si se tienen en cuenta los intereses prioritarios de la estatua.

Empezó anunciando que iba a ser “obvio” (por si alguien esperaba grandes sorpresas). Y a continuación argumentó que “lo obvio acaba siendo lo real”. Fue el único pensamiento aproximadamente filosófico del discurso, porque dedicó el resto a la pragmática pura, es decir a contar a la dirigencia del PP lo que tienen que hacer y decir y cómo decirlo.

Un relato eficaz


“Conviene no distraerse de lo importante”, proclamó Rajoy. Sin más rodeos: el PP tiene que convencer a una mayoría del electorado de que hay recuperación económica y de que la única forma de consolidar esa recuperación es votar al PP. Si se logra eso podrá conseguirse el principal e indisimulado objetivo marcado por Rajoy: ganar las elecciones. Todas las elecciones que sea posible ganar este año: autonómicas, municipales, catalanas… pero sobre todo y por encima de todo las generales, que son obviamente las que más interesan a la estatua.

¿Cómo? Explicando por tierra, mar y aire, en papel o en televisión, por radio o vía digital, a ser posible a través de una pantalla de plasma, un relato muy sencillo. Uno de esos relatos que por su simplismo son considerados eficaces en la comunicación política. Más o menos es este:

      “Érase una vez un país al que un gobierno socialista había llevado prácticamente a la quiebra, dejando la economía al borde del rescate, una prima de riesgo disparada, un paro galopante, un déficit incontrolable... hasta que llegó el PP para aplicar unas medidas muy duras, incluso contradictorias con el programa electoral, que han supuesto duros sacrificios, pero que han servido para encauzar tres años después una recuperación en la que ya nadie habla de rescate ni de la prima de riesgo, ya se crea empleo… ¡Pero mucho cuidado! Para consolidar esa recuperación es imprescindible votar al PP y no volver a unas políticas que eran un 'disparate colosal' ni apostar tampoco por gente desconocida, poco fiable, nuevos partidos que van buscando candidatos por las cafeterías”.

Este es el discurso, casi literal. Lo era hace ya meses y lo sigue siendo sin mover prácticamente una coma. (Bueno, es nuevo eso de los candidatos y las cafeterías, que inmediatamente lleva a preguntarse en qué tipo de bares encontraría el PP a candidatos como Jaume Matas o Camps o Ricardo Costa o Francisco Granados o los tropecientos implicados en la Gürtel que rodeaban a Esperanza Aguirre…)

Lo que no dice la estatua


Si Rajoy admitiera preguntas o réplicas, en lugar de hacer monólogos vía pantalla de plasma, quizás alguien podría trasladarle algunas objeciones muy serias al relato, repleto de medias verdades, manipulaciones completas y gigantescos silencios.

Convendría recordar que España no fue oficialmente rescatada como país (sí lo fue parte del sistema financiero) sencillamente porque nuestra economía es la cuarta de la zona euro y su rescate habría significado el fin del euro. Convendría explicar que, aparte de los errores que pudiera cometer y cometió el anterior gobierno, desde mayo de 2010 se aplicó estrictamente la doctrina económica de la troika, que llevó a España y a otros países europeos al austericidio, una medicina que Rajoy ha continuado administrando con una virulencia más propia del doctor House. Y convendría casi gritar que la prima de riesgo y otras magnitudes macroeconómicas sólo empezaron a mejorar a partir del momento en que Mario Draghi desde el BCE cambió radicalmente de medicación antes de que el paciente agonizara, y proclamó (con el permiso de Alemania) que ponía en marcha una inyección de liquidez en las venas monetarias de la zona euro.

Dicho de otra forma, Mariano Rajoy se ha comportado como una estatua al frente de un Gobierno capaz de ejecutar exactamente lo contrario de lo que había prometido: bajar impuestos, solucionar el paro, controlar el déficit, reducir la deuda, etc, etc. Porque el relato, aparte de lo discutible que resulta un engaño en términos éticos, está cojo por sus enormes lagunas: que la deuda pública ha crecido estos tres años en 300.000 millones hasta el 98% del PIB; que no se han cumplido los objetivos de déficit público; que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social se ha reducido un 36%; que los salarios han caído para todos excepto para las rentas más altas; que hoy día hacen falta cuatro empleos para completar un sueldo o que 44 de cada cien parados ya no reciben ningún tipo de prestación.

La realidad importa poco si se dispone de altavoces suficientes para que cale el relato que el PP mantiene y que se completa con la inoculación del miedo. Así que en términos de comunicación política se trata de un relato posiblemente eficaz entre un electorado sensible todavía al refranero, a “lo malo conocido”, etc. De hecho, quizás el mayor error de Rajoy se produce cuando olvida hacer la estatua y se viene arriba: “el PP ha respondido a la corrupción con más rigor que nadie”, proclamó en el tramo final de su discurso. Y entonces parece imposible que la gente decente que ha votado al PP no piense en sus tesoreros imputados, en los sobresueldos de dirigentes o en los SMS de Rajoy a Bárcenas (¡qué oportunidad perdida de haberse mantenido estatua en lugar de teclear!).

P.D. Preguntarle a una estatua si tiene un plan de futuro, un nuevo modelo productivo para España o una solución al reto planteado desde Cataluña sería absurdo. Ganas de "enredarnos en cosas que sólo importan a 25".



10 Comentarios
  • 28 salamankita@gmail.com 11/04/15 09:09

    Es una gratísima satisfación el que al leer los anteriores comentarios,estoy de acuerdo con todos.Mis felicitaciones a D.Jesús por su forma y manera de hacer periodismo,y a los lectores que le seguimos.Esperemos que la gente despierte de esta pesadilla de gobierno,y votemos con clarividencia.Un saludo para todos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 27 guepardo 10/04/15 21:06

    Este presidente del PP que no de todos los españoles lo  que le importa mayormente es ganar las generales. Las CC.AA. y los ayuntamientos en menor medida, porque los que llevan años en la cúpula del partido diputados y senadores cobran del estado sin dar golpe y la gran mayoría se irían al paro y sería la debacle del PP y ese es el temor. Nunca han tenido un enemigo en la derecha y les ha salido Ciudadanos o Ciudatans y esto les tiene de los nervios. Ojo que no es cosa menor y van a morder donde puedan.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 26 ENERO 10/04/15 17:47

    El problema viene en que tienen a unos personajes que lo que saben hacer bien, a las mil maravillas, es repetir hasta la saciedad la arenga que has escrito con tanta sabiduría y certeza "Erase....por las cafeterías". Y lo peor es que les cuela en cualquier tertulia tv, y es lo que más me revienta, que al final se salen de rositas. Esperemos que hayamos aprendido a votar sin ser siervos del voto repetitivo que hemos depositado durante todo lo que llevamos de democracia. Tenemos que ser valientes, osados, pues necesitamos aire fresco. Esto huele demasiado mal.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 25 iregua1 10/04/15 12:46

    "una virulencia más propia del doctor House" Disiento Mas bien seria propia de doctor Jekyll

    Responder

    Denunciar comentario

  • 24 estemare 09/04/15 09:04

  • 23 Meursault58 09/04/15 01:01

    CapitanRed dijo..
    Lo malo es que "fanáticos incondicionales" del PP hay muchos, y españoles "ignorantes e incautos", ni te cuento. En cuanto a que sean bastantes para conservar el poder, habrá que ver como se reparte la "tarta electoral". Pero después de varios meses de sentirme muy optimista, ahora ya no lo veo tan claro. Es más, después de los resultados de Andalucía, me temo que PP y PSOE seguirán siendo la lista más votada en sus respectivos feudos, aun cuando pierdan votos y escaños. Así me parece muy difícil que se pueda llevar a cabo un cambio importante, por lo menos a corto o medio plazo. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 22 arrossinat 08/04/15 22:42

    Sr. Maraña: ¿Sabe usted si la estatua del Ángel Caído del Retiro se presentará a las elecciones generales de fin de año? Es que, si se presenta, sin ninguna duda preferiré votarle a ella en vez de a esta de D. Rajoy-Tancredo de la que usted habla.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 21 Irenepaz 08/04/15 22:22

    Hay en España ahora no mezcla de todo, es dificil saber lo que va ha suceder este año. Me he leido el árticulo y como siempre los comentarios.Hay en ellos una mezcla de euforia y de desanimo, yo también me siento así porqué el pueblo llano nunca se sabe por donde va ha salir yo como el resto deseo ardorosamente un cambio no de partidos si no de pais. Ya se ha recorrido algo de camino y si no sale esta vez como paso en Grecia, saldra dentro de unos años..... quizas antes de cuatro años como ha pasado en Grecia las conciencias sociales crecen muy lentamente. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 20 PADILLA 08/04/15 21:41

    Felicidades Sr. Maraña. La estatua ni habló, solo leyó como de costumbre y el discurso era el de siempre, pero las caras de la claca tenían un gesto diferente. Yo creo q todos saben que el mismo rollo ya es más difícil de colocar y Andalucía ha sido un aviso serio. Y eso q allí contaban q estaban limpios y les ha pasado factura. Confiemos en los ciudadanos porque lo peor para el pp esta por venir.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 19 Ciro2 08/04/15 16:29

    Las cosas que importan importan a 25, a 25 millones de personas y subiendo, subida que, curiosamente, coincide con la bajada de personas que confían en un presidente que solo se mueve rápido cuando pasea a ningún sitio. 

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre