“Así de claro”, un programa retrógrado y tramposo

 

Anoche me acosté pronto. Pero no he dormido bien. Dicen los que de eso saben que la duración de un sueño no suele superar los tres minutos, pero a mi me parecieron horas, muchas horas, las que pasé viendo imágenes, oyendo voces de un pasado que no puedo precisar, pero que, al menos, me retrotraía varias décadas.

Como casi siempre que se sueña, se mezclaban detalles discordantes: aparecía en TVE Ernesto Sáenz de Buruaga con una gran pantalla moderna detrás; delante se sentaban, más o menos en semicirculo, Bieito Rubido, director de ABC, Victoria Prego, adjunta al director de El Mundo, Francisco Vázquez, embajador en El Vaticano, Angel Exposito, director del programa matinal de la COPE, Paula Arenas,escritora, Ignacio Gordillo, abogado y ex-fiscal, Joaquín Leguina, ex-presidente de la Comunidad de Madrid, y Fernando Sánchez Drago, escritor. El presentador anunció que iban a hablar de las elecciones municipales y autonómicas, de los pitos al himno y al rey en la final de Copa de fútbol, de la posible salida de la cárcel de Isabel Pantoja, y de la muerte de una niña, víctima de acoso escolar (en ese asunto se incorporaría Esther Arén, delegada de Participación Ciudadana de la Policía). Aparecería. también el escritor Luis del Val que leía algunos textos que, según declaración del gabinete de prensa de RTVE, aportaban “la opinión editorial” (ya digo que había cosas discordantes: ¿opinión editorial en una televisión pública?. Imposible).

No les quiero abrumar con el relato, prácticamente uniforme, de lo que allí se dijo; con un vistazo a la lista de contertulios ya se harán una idea. Si les diré que lo que tuve anoche no fue un sueño, sino una pesadilla (“ensueño angustioso y tenaz”, según la RAE). Una pesadilla hecha televisión, formalmente correcta, aunque repetitiva y anticuada (por cierto, al principio se rindió un pequeño homenaje a Jesús Hermida; efectivamente, un formato muy similar es el que llevó ese gran maestro a la noche-madrugada de Antena 3 hace veinte años). Pero lo anticuado no fue más que un defecto. El problema es que se trata de un programa retrogrado y tramposo.

Es retrogrado porque, reunió a invitados, con opiniones bien conocidas, que no llegaban a representar salvo a la mitad escasa de las ideologías expresadas en las urnas 24 horas antes, sin una sola presencia de puntos de vista de la sociedad real, de los jóvenes, de los desfavorecidos, de los que creen que otra política, otra economía, otro mundo es posible. (Penita daba oír los reproches, casi a coro, que recibió la escritora por atreverse a decir que podía dimitir Rajoy).

Pero, sobre todo, “Así de claro” es un programa tramposo porque pretende enmascarar la ausencia reseñada de pluralismo con múltiples coartadas. Anoche lo hizo con las breves intervenciones de portavoces de las cuatro formaciones más votadas. (Ahí es nada: Pablo Iglesias apareció en directo en TVE dos veces en las horas posteriores al cierre de urnas; seis meses le costó aparecer en un espacio residual “que no pareciera que era una encerrona”, y otros cinco meses largos en ser entrevistado durante tres minutos en Los Desayunos. Claro que ya no hay elecciones hasta finales de año). Tramposo con la presunta “voz de la calle”, resumida en un par de breves e increíbles mini-tertulias rodadas en bares “improvisados”, casi tan improvisados como los retazos de conversación ofrecidos. Tramposo con la selección de tuiter: Usted escriba lo que quiera, que yo elegiré lo que me convenga. Tramposo por la selección de temas, que ofrecieran coartada al asunto político (que consumió la mitad primera del programa, reforzada por las unánimes criticas a los pitos a Himno y Real Persona previstos para el sábado), al tiempo de utilizar asuntos populares -y hasta populacheros- para intentar lograr una cuota de pantalla que permita, sin escándalos añadidos, garantizar la continuidad del negocio.

Además, “Así de claro”, contiene la mayor de las trampas en ser realizado por una productora externa; esto es, utilizar dinero público para contratar fuera lo que por normativa -y buena gobernanza- se puede y se debe realizar con personal y medios de la televisión pública. A pesar del desdoro a los profesionales de TVE, si la dirección creía que Sáenz de Buruaga era la persona idónea para dirigir y presentar el espacio, podría haber contratado sus servicios, y no el paquete completo. La verdad es que está así de claro que el beneficio para la empresa externa se hubiera quedado en TVE.

Pasada la una de la madrugada, terminaba el programa, e iniciaba su última edición el espacio Alaska y Segura; lo hacía con los invitados replicando la genial cena que filmó Buñuel para la película Viridiana; tras esa imagen un rotulo afirmaba “en mi comienzo está mi final”. Me fui a dormir con la duda de a qué espacio televisivo se refería.     .   ..

 

5 pensamientos en ““Así de claro”, un programa retrógrado y tramposo

  1. Efectivamente, uno de los grandes problemas que plantea que este programa siga en emisión es el hecho de que esté producido por Pulso. El reglamento de RTVE impide que espacios informativos sea realizados por productoras privadas.
    Hace dos meses fue presentado el programa “España opina” al consejo de RTVE y fue rechazado. Lo reformulan, lo cambian de sección (de informativos a entretenimiento) y adelante.
    Mas de dos millones de Euros va a costar la producción de esta temporada, así que animo a firmar mi petición en change.org al consejo de administración para que retire el programa.

  2. Gracias tocayo por la información, así no tengo que cambiar de canal y me seguiré durmiendo con Andreu, Berto Romero, Javi Coronas y cia., que es mas divertido.
    Ya decía Bonaparte que “Europa limita al sur con los Pirineos” y que “España es un país de pobres labradores gobernado por unos pobres curas”. Yo ya lo percibía de chaval cuando ponía la tv Francesa que aquí ya se cogía la señal, y cuando a 20 kms. de mi casa pasaba la frontera.

    • Pues a mí me ha pasado algo parecido: por la cercanía con Gibraltar, en casa escuchábamos la radio BBC, y clar, así nos enterábamos de lo que sucedía bajo el gobierno del genocida, aún tan querido por muchos del búnker pepero, y los aires que nos llegaban de la Roca, muchísimo más democráticos, aún hoy, que los que se respiran en muchos municipios de la costa y no la costa de el Sol. Gibraltar, una plaza que los camisas viejas y xuskeros quisieran conquistar, con las armas y a cuchillo, pero no hay cojones mientras la potencia nuclear, proteja, y a la vez promueva el paraíso fiscal, cosa muy de los primos alnglosajones de ambos lados del xarko. Y muy utilizado como refugio de sus dineros por los que cada mañana cantan las loas a la patria y se envuelven en la banderita, banderola o bandín. Luego miran el saldo de las cuentas numeradas. Casposa casta.

  3. De Buruaga vendió su alma (si es que alguna vez la tuvo) al diablo hace muchos años y, después, se dedicó a contar mentiras, a manipular, a tergiversar… a mayor gloria de José María Aznar y sus adláteres. No me sorprende que ahora, cuando Rajoy (uno de aquellos adláteres) está dando sus últimas bocanadas, antes de convertirse en un cadáver político, vuelva a la palestra, de manos del infausto director de RTVE.

  4. El que la tv publica de turno esté manipulada tiene cada vez menos importancia por que si lo que ves en ella no te gusta, tienes variedad de canales donde escoger. Recuerdo cuando aquí Andoni Ortuzar, actual presidente del EBB del PNV, era el director general de ETB. Era sin tapujos el vocero del partido. No solo había noticias sobre España todas malas, sino que ignoraban a Guipúzcoa y Alava, y en deportes era mas importante un entrenamiento del Athletic de Bilbao, que el hecho de que la Real jugara la Champions entonces. Eso sí, cuando vieron que perdían audiencia a kilos, echaron a Ortuzar y cambiaron de rumbo. En Bizkaia pasaron a enterarse de que Vitoria y Donosti existían, que la Real era tan buena como el Athletic y que un Español de Asturias ganaba carreras de F1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


siete + 9 =