Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Y sin embargo se mueve

El transhumanismo ya está aquí

Publicada 21/01/2016 a las 06:00 Actualizada 21/01/2016 a las 10:54    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

La frontera entre lo vivo y lo artificial se está difuminando. Lo hace a pasos de gigante, al mismo ritmo de vértigo que la tecnología. Ya no es sorprendente que a alguien le implanten un marcapasos que marque el ritmo de su corazón. Tampoco que un dispositivo colocado en el oído interno permita a los sordos oír. La fusión humano-máquina se percibe con naturalidad. El siguiente paso, acorde con el ansia de superación de los científicos, será crear dispositivos que sirvan no para corregir carencias sino para multiplicar virtudes físicas e intelectuales. La naturaleza dejará de marcar las reglas de la evolución y será la humanidad la que se transformará a sí misma. Se transhumanizará. ¿Estamos preparados?

Aún hay pocos transhumanos pero muchos adeptos a este movimiento. El transhumanismo va un paso más allá del humanismo, que usa la educación, la cultura y el pensamiento crítico para alcanzar la libertad y el progreso de la humanidad en su conjunto; el transhumanismo quiere añadir la tecnología para expandir nuestras capacidades y mejorarnos como seres individuales.

El transhumano más conocido es Neil Harbisson, un artista británico criado en Cataluña que se ha aliado con ingenieros para mejorar su cuerpo. Nació con una anomalía congénita que le impide ver los colores. Creció en un mundo en blanco y negro hasta que decidió cambiar su condición usando tecnología. Tiene un ojo cibernético implantado en la cabeza que le permite ver los colores a través de sonidos. Cada color se corresponde con una nota. Dice que el día que empezó a soñar en colores se dio cuenta de que esta tecnología se había integrado por completo en su organismo. Su cerebro la había aceptado como propia.

Harbissón está mejorado, como dicta el sueño transhumanista. Ve más y mejor que un humano natural. Más porque puede ver el infrarrojo y el ultravioleta cercano, algo que un ojo humano no puede hacer. Mejor porque lo hace como mayor precisión: tiene tres canales de entrada de información para percibir los colores. Con los ojos percibe la luminosidad que le permite saber si un cuerpo es claro u oscuro, y con la frecuencia del sonido, el tono y con el volumen del sonido, la saturación.

El catalán, no satisfecho, quiere extenderse más sentidos, en concreto el oído. Va a ampliar su rango de audición por encima y por debajo de lo habitual en un oído humano, que es entre 20 y 20.000 herzios.

Por el momento, Harbisson es una excepción y la mayoría de los avances que integran tecnología en el cuerpo humano están destinados a la medicina. Uno de los más aplaudidos es el implante coclear, que transforma los sonidos en señales eléctricas que estimulan el nervio del oído y permiten oír a personas con un determinado tipo de sordera. Las reacciones cuando escuchan por primera vez en su vida son inolvidables.



En pleno desarrollo están los implantes que devuelven el movimiento a personas con parálisis. Literalmente mueven objetos con la mente. Un chip implantado en el cerebro lee las señales eléctricas de las neuronas cuando piensan en ejecutar un movimiento. Por ejemplo, “quiero mover el brazo”. El chip está conectado a un ordenador que amplifica la información, la interpreta y la traduce en comandos que envía a un brazo robótico o una prótesis para que se mueva. Lo consiguen tras mucho entrenamiento y gran trabajo de los programadores informáticos, que se dedican a encontrar la manera de traducir adecuadamente las señales del cerebro en órdenes comprensibles para la mano robótica.



En unas décadas es posible que sea común implantarse dispositivos para mejorar la memoria, la vista, el oído o la fuerza muscular. Hoy nos parece algo excéntrico e innecesario. También lo fueron los teléfonos móviles o los ordenadores personales en su momento y ahora no podemos vivir sin ellos. La sociedad inventa artículos, crea modas y genera necesidades. Asumiendo que este futuro nos atrapará, ¿cambiaríais vuestro cuerpo para mejorar vuestras capacidades?
LA AUTORA


2 Comentarios
  • 2 MLA 31/03/16 22:14

    Creo que antes llegará el cambio climático que arrase la especie humana que el día en que la mayoría de la población sea transhumana. Toda intervención quirúrgica tiene sus efectos colaterales... ya aparecerán.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 karpavi 21/01/16 20:03

    Una buena noticia, para todos los políticos PP, PSOE Convergència Democrática de Catalunya (CDC) que han nacido con esta anomalía congénita para el robo el latrocinio. Le podemos implantar este chip en el cerebro para cuando sus neuronas piensen ejecutar un robo se enciendan las alarmas y para mejorarles la memoria para que no respondan, de eso, no se nada, no me consta, la Aguirre ni idea etc.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre