Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Plaza Pública

Terminar con la austeridad ¿De qué hablamos?

Jorge Uxó | Nacho Álvarez Publicada 23/06/2016 a las 06:00 Actualizada 23/06/2016 a las 11:29    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

¿Qué significa hoy poner punto y final a las políticas de austeridad? A nuestro juicio, hay tres elementos principales.

Abandonar la austeridad fiscal pasa, en primer lugar, por oponerse a los nuevos recortes al gasto y a la inversión pública que ya se están anunciando. Hay razones muy importantes para ello.

El Partido Popular atribuye el crecimiento económico actual a sus “reformas estructurales” (especialmente la reforma laboral), y a la política de ajuste fiscal. Pero los recortes aplicados entre 2010 y 2013 agravaron la recesión y sus efectos aún se perciben: el PIB real de 2015 todavía fue un 5% inferior al que había antes de la Gran Recesión, seguimos teniendo 2,6 millones de ocupados menos que en 2008 y la tasa de paro es del 21%. Sólo se ha recuperado uno de cada tres puestos de trabajo perdidos durante la crisis, y casi el 30% de la población se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión social.

En realidad, lo que ha ocurrido es que a los vientos de cola que llegaban desde el exterior (Quantitative Easing del BCE, caída de los precios del petróleo, depreciación del euro) se unió en 2015 –año electoral– una “pausa en la austeridad”. Si el consumo público y la inversión pública tuvieron una contribución anual al crecimiento del PIB de -1% entre 2011 y 2013, ésta fue del 1% en 2015 (ver gráfico). Esto significa que si España ha vuelto a crecer no ha sido gracias a la austeridad, sino a su abandono transitorio; y que volver a la austeridad y a los recortes –como pide Bruselas y como Rajoy promete en su carta a Juncker– sería un terrible error para nuestra economía.

Ralentizaría nuevamente el crecimiento, y con ello la creación de empleo, agravaría las desigualdades sociales, e impediría financiar las inversiones públicas necesarias para la transición energética y la modernización de nuestro sistema productivo.

Oficinas de Cinfa

En todo caso, conviene que nadie se llame a engaño. El Partido Popular no ha abandonado la austeridad, sino que ha utilizado la interesada discrecionalidad de Bruselas para intentar remontar el vuelo en año electoral. Y lo ha hecho, además, con una reforma tributaria que ha agravado dos de los problemas que caracterizan nuestro sistema fiscal: su regresividad y su baja capacidad de recaudación (los ingresos públicos sólo suponen el 38% del PIB, frente al 47% de media de la zona euro).

La reforma fiscal de Montoro ha sido irresponsable, y ha disminuido en 7.500 millones de euros los ingresos públicos entre 2015 y 2016. Si a ello le añadimos las negativas consecuencias sobre la Seguridad Social del modelo de empleo precario que la reforma laboral ha puesto en marcha, la responsabilidad del gobierno en el desvío del déficit es evidente.

Esto es especialmente importante, porque el abandono de la austeridad fiscal también significa, en segundo lugar, revertir los recortes que se han practicado durante los últimos años, y que han dejado importantes cicatrices. El gasto real por habitante en sanidad y educación en España fue en 2015 un 11% más bajo que en 2009. Y debemos dejarlo claro: si se anuncian medidas que disminuyen los ingresos públicos y, al mismo tiempo, se establece como prioridad reducir el déficit, la consecuencia sólo puede ser una menor financiación de los servicios públicos y un nuevo deterioro del Estado del Bienestar.

Por eso, nuestra propuesta es la contraria: mejorar la progresividad del sistema fiscal y redoblar los esfuerzos contra el fraude para financiar la convergencia de nuestros servicios e inversiones públicas con la media europea. Esto reforzaría, además, la creación de buenos empleos.

El abandono de la austeridad debe insertarse también, en tercer lugar, en una forma diferente de abordar las políticas económicas europeas. Bruselas persevera en el error y exige que el próximo gobierno apruebe recortes adicionales por valor de 8.000 millones de euros entre 2016 y 2017, amenazando con convertir a España en el primer país sancionado. Sin embargo, no hay ninguna razón económica por la que sea preferible una reducción acelerada del déficit que otra más suave, si ésta supone una disminución más rápida del paro. Nuestro elevado desempleo es la principal justificación para aplazar el objetivo del 3% hasta el final de la legislatura.

Más aún, el fin de la austeridad es necesario no sólo para España, sino también para el conjunto de una zona euro que se caracteriza por la falta de demanda, el riesgo deflacionario y la ralentización del crecimiento. Es urgente y necesario complementar y equilibrar los efectos de la actual política monetaria con una mayor contribución de la política fiscal.

Por ello, lejos de utilizar el paraguas de Bruselas para seguir recortando, el nuevo gobierno de España debe ejercer su soberanía democrática y participar en el debate que está teniendo lugar en Europa con una postura clara: fortalecer en el Consejo Europeo las posiciones más favorables a una profunda revisión de la actual política económica europea, y particularmente de su marco fiscal. Porque, no lo olvidemos, los cambios en Europa son también el resultado de las dinámicas políticas nacionales. Terminar con la austeridad en España es un primer paso para poner punto y final con la austeridad en Europa.
______________________

Jorge Uxó es profesor de Teoría Económica en la UCLM. Nacho Álvarez es profesor de Economía Aplicada en la UAM. Ambos son miembros del equipo económico de Podemos.








2 Comentarios
  • 2 cepeda 23/06/16 13:10

    1.La política del partido popular la conocemos. Conocemos sus resultados y conocemos sus costes. También conocemos cuál fue la política que nos llevó al hoyo.. que no fue la del PP... así que sabemos bastante de lo que ha hecho el PP y lo que hicieron los que estuvieron antes que ellos... y cuál fue el resultado de unas y otras políticas... PERO lo interesante es centrarse en la política ALTERNATIVA que defienden los economístas de Podemos. 2.Primera constatanción... hay más espacio para la crítica a lo que ha hecho el PP que para la alternativa que ellos proponen.... MALA SEÑAL, PÉSIMA. Si ellos mismos valoran tan poco su alternativa y tienen tan poco que decir.... mejor ponerse ropa interior blindada... por si acaso. 3.mejorar la progresividad del sistema fiscal y redoblar los esfuerzos contra el fraude"..."Esto reforzaría, además, la creación de buenos empleos.... Da vergüenza ajena que el economista de podemos pueda soltar semejante tontería. Oir algo así... ASUSTA... Se crearán buenos empleos si hay gente dispuesto a invertir para crear empresas que puedan pagar esos buenos empleos... Lo que nos tiene que contar es que piensan hacer para que aparezcan esos emprendedores e inversores.... y si empieza con amenazar con subir impuestos... en fin. 4.Lo que no justiifica nuestro elevado desempleo es que recibamos más inmigrantes y refugiados... que no hablan nuestro idioma y que no tienen cualificación. Algo así sería como apagar el incendio con gasolina. 5.De una crisis de deuda se sale con CRECIMIENTO... o no se sale. 6.Hay que acabar con el austericidio pero los países con fuertes desequilibrio como el nuestro tienen que hacer REFORMAS PARA CORREGIR LA SITUACIÓN. 7.Si España sigue con regiones con el 30% de su gente en paro... será difícil evitar que haya en España problemas y desgarros... Lo mismo vale para la UE. 8.Es fácil criticar pero... a la hora de las alternativas... AGUA, igual que siempre.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 cepeda 23/06/16 12:55

    1.No hay discusión en cuanto a que el austericidio no ha funcionado y que ha creado más problemas que los que había. Los datos y la realidad es irrebatible. 2.Es evidente que hay crecimiento y que hemos pasado de la recesión y de estar a punto de la intervención a crecer más y a crear más empleo que la mayoría... luego algo se habrá hecho bien. 3.Es innegable que la caída de los tipos y la bajada del petróleo... ha ayudado bastante PERO los tipos han caído para todos, el petróleo también... y sin embargo España ha crecido más... luego algo debe haber hecho mejor que la mayoría de los demás... 4.España tenía un grave problema de falta de competitividad... como denunció The Economist en septiembre de 2008... y la devaluación interna que hemos sufrido ha ayudado a resolver ESE problema... pero hay muchos más aun sin resolver. 5.El problema es que estamos en un club (del que dependemos) que también tiene problemas económicos, políticos y de los otros.... y eso complica y mucho el panorama. 6.Después del referendum de hoy y de que se forme gobierno en España... tendremos las cosas más claras... PARA BIEN O PARA MAL.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre