Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Miguel Blesa

El testigo de una de las grandes batallas en el PP

  • Su sucesión al frente de Caja Madrid desató una tormenta interna entre el PP madrileño, que apostaba por Ignacio González, y el nacional, partidario de Rodrigo Rato
  • Rajoy impuso al exdirector del FMI, un candidato para "despolitizar" la caja

Publicada 16/05/2013 a las 06:00 Actualizada 16/05/2013 a las 20:34    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Ignacio González junto a Esperanza Aguirre en los actos del 2 de mayo.

Ignacio González junto a Esperanza Aguirre en los actos del 2 de mayo.

EFE
Cuando Mariano Rajoy fue reelegido presidente nacional del PP en el XVI Congreso Nacional del partido, celebrado a finales de junio de 2008, se quitó un peso de encima. Había conseguido oponer resistencia a los críticos, había coseguido el respaldo mayoritario de los compromisarios y había diseñado un equipo a su medida. Rodeado de fieles. 

Lo que no calculaba es que meses después, iba a abrirse otra brecha en el seno del partido. Y que los protagonistas iban a venir del mismo sitio de donde procedía uno de los sectores que más daño le hizo en la etapa precongresual: Madrid. Esperanza Aguirre volvía a preparar las armas. En este caso, no por el control del partido, sino por el control de Caja Madrid. 

Desde el comienzo de esta batalla, que estalló a finales de 2009, Rajoy tuvo claro que si cedía, Madrid se le iba a hacer todavía más impenetrable. El poder político estaba, como ahora, en manos del PP. Se trata de su propio partido, sí. Pero los militantes y simpatizantes siempre han respondido ante Aguirre, ante 'la jefa'. En medio de este escenario, no podía permitirse entregar también el poder económico, es decir, el control de la caja, al aguirrismo. En los orígenes del conflicto, el ahora presidente del Gobierno, era partidario incluso de no mover a Blesa.

Tras semanas de enfrentamientos dialécticos muy subidos de todo, el 2 de noviembre, Rajoy impuso a Rodrigo Rato como candidato. Ignacio González, el favorito en las quinielas de Aguirre tendría que esperar otra oportunidad para ascender. Le llegó años después, concretamente el pasado septiembre, cuando Esperanza Aguirre decidió abandonar la presidencia de la Comunidad y ceder el testigo a su hombre de confianza.

Pese a que González acabó siendo el candidato definitivo de Aguirre, previamente había barajado otros nombres como el del exministro Manuel Pizarro, integrante en aquellas fechas de la dirección del PP de Madrid, o el de su, por entonces, consejero de Presidencia Justicia e Interior, Francisco Granados.

Otros de los actores principales: Ruiz-Gallardón


No obstante, no fueron estos los únicos protagonistas de la batalla por el control de Caja Madrid. No faltó otro de los grandes rivales internos de Aguirre en el PP: Alberto Ruiz-Gallardón, ahora ministro de Justicia y en 2009 alcalde de Madrid. Su postura fue prácticamente calcada a la del presidente del partido: a favor de Rodrigo Rato. Y, por tanto, en contra de Aguirre.

Uno de los episodios más sonados de este culebrón tiene que ver con Ruiz-Gallardón y con su entorno. El 26 de octubre de 2009, una entrevista publicada por el periódico El País quitaba el aliento a más de uno en el partido. Su protagonista, Manuel Cobo, vicealcalde de Madrid, sostenía que "Los cercanos a Aguirre han puesto a Rato en un escaparate de cloacas y ambiciones". Todo, a cuenta de la presidencia de la caja. Estas declaraciones no hicieron más que acrecentar todavía más las diferencias entre Comunidad y Ayuntamiento. Y, de paso, supusieron un castigo interno a Cobo. El Comité de Derechos y Garantías del PP de Madrid, en manos de Cristina Cifuentes, hoy delegada del Gobierno en Madrid, propuso al nacional la suspensión de militancia de la mano derecha de Ruiz-Gallardón y se le impuso una sanción de un año que al final se quedó en 10 meses.

Tras la marcha de Ruiz-Gallardón a Justicia, Cobo, que mantiene una buena relación con el presidente del Gobierno, fue designado secretario ejecutivo de Política Local del PP.


Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre