Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Violencia género

Alejandra, víctima de violencia de género: “Llegué arrastrándome y en el centro de día me levantaron”

  • En el corazón del barrio madrileño de Tetuán se encuentra una especie de oasis para mujeres en una situación crítica por culpa del hombre que las viene maltratando
  • Es el centro de día Pachamama, un servicio de la Comunidad de Madrid para víctimas de violencia de género al que se accede simplemente llamando a la puerta

infoLibre Publicada 25/03/2016 a las 13:35 Actualizada 25/03/2016 a las 14:13    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

A la primera señal de malos tratos, llama.

A la primera señal de malos tratos, llama.

E. P.
En el corazón del barrio madrileño de Tetuán se encuentra una especie de oasis para mujeres en una situación crítica por culpa del hombre que las viene maltratando, informa Europa Press. Es el centro de día Pachamama, un servicio de la Comunidad de Madrid para víctimas de violencia de género al que se accede simplemente llamando a la puerta. "Yo llegué como muerta, esperando a que alguien arrastrara mi cuerpo. Ellas me levantaron", cuenta Alejandra, una de las más de 450 mujeres que reciben atención allí en la actualidad.

Necesitaba "alguien con quien hablar" y que pudiera entender aquello por lo que había pasado. Acababa de poner fin a siete años de tormento y se vio con una bebé de apenas unos meses "sin tener nada de nada" a lo que aferrarse para salir adelante ni nadie a quien recurrir. Sus amistades, explica en una entrevista con Europa Press, se esfumaron con él. Hace ahora año y medio que tocó a la puerta del centro, fue recibida por una trabajadora social y empezó su recuperación, en la que sigue trabajando.

"En todos los recursos de la Comunidad de Madrid se atiende a las mujeres tengan o no una orden de protección, para lo que es imprescindible denunciar pero también que el juez te la conceda", explica Dolores San Martín Zorrilla, experta en violencia de género y parte del equipo de la Dirección General de la Mujer de la que dependen este tipo de centros.

Atención integral sin haber denunciado

Según explica, sólo en los dos puntos municipales de la ciudad de Madrid se pide orden de protección para tener acceso a los recursos "porque tienen muchísima demanda", pero a quienes no han denunciado se las atiende en el Servicio de Atención a la Violencia de Género (900 222100) y se las deriva al recurso, donde basta con que los equipos, que "están muy especializados", evalúen la situación. En los otros 50 puntos del territorio no se pide denuncia previa.

De este modo, tanto para acceder a un centro de día con atención ambulatoria como para ingresar en un centro de acogida de emergencia o de más larga duración, haber denunciado al maltratador no es imprescindible. Ni siquiera lo es haber pasado antes por uno de esos puntos municipales, pues el Pachamama, como su centro 'gemelo' Ayanirsi (Distrito Centro), es de acceso directo: Pueden ir las mujeres por su propio pie y llamar a la puerta "aunque sólo sea a preguntar", que es lo que hizo Alejandra.

"Entendemos que en muchos casos de víctimas de violencia de género hay que trabajar con ellas la denuncia. Algunas lo tienen muy claro y se las apoya y acompaña, pero no todas son conscientes de la violencia que están padeciendo ni tienen muy claro lo que puede constitir una denuncia, tienen miedo", explica. Incide en que se trabaja con ellas sin presiones y mientras algunas dan el paso, otras se recuperan sin haber llegado nunca a denunciar. La cuestión es que no todas saben que pueden recibir ayuda sin superar este trámite.

En este sentido, San Martín reconoce que desde la Dirección General se debería hacer "un mayor esfuerzo" para dar a conocer la existencia de estos recursos, "una de las grandes metas" y algo imprescindible porque "si desconoces que hay centros donde te puedes ir a vivir con tus hijos un tiempo, que hay centros de atención donde te van a escuchar y te van a creer, es mucho más difícil tomar una decisión" y romper con la violencia.

Pone un ejemplo: "Ahora mismo hay plazas en todos los centros de acogida de la Comunidad de Madrid, así que ahora mismo ninguna víctima con o sin hijos podría decir que no puede irse de su casa porque no tiene plaza y es verdad que esto no se conoce". "Es un esfuerzo que tenemos que hacer porque las mujeres, que les cuesta reconocer la situación de violencia que viven y les da muchísimo miedo tomar cualquier decisión al respecto, merecen saber que estos recursos existen", explica.

"Aquí crecen contigo, no te agobian"

Cuando acuden a Pachamama, hay una primera entrevista en la que se evalúa si la mujer puede realmente encontrar allí lo que necesita o si requiere primero, por ejemplo, pasar por un centro de salud. En el caso de Alejandra, la trabajadora social la acompañó a Servicios Sociales en busca de ayuda material para su bienestar y el de su bebé. Después, la puso en manos del equipo de psicólogas del centro y de su orientadora laboral, que la ayudó a encontrar el trabajo que necesitaba.

"Va en progresivo y de eso me doy cuenta ahora que miro atrás. Ven desde dónde pueden comenzar contigo, no es que directamente te manden a un sitio o te metan en un curso, y empiezan desde abajo a crecer contigo y eso es buenísimo porque no te agobian", explica Alejandra. Se emociona cuando en voz alta se pregunta qué habría sido de ella de no haber oído hablar de la existencia del centro.

Cuenta que "no pensaba encontrar amigos" ni sabía que hacían talleres. "Me invitaron a participar y empecé a conocer gente que incluso lo había pasado peor que yo, empezamos a compartir y poco a poco empezaron a animarme, encontré trabajo y si yo habría aceptado cualquier cosa, aquí estuvieron pendientes de que me hicieran un contrato. Eso también me levantó la autoestima y todo empezó a fluir. Me sentí aceptada en un lugar, conocí personas que me apoyan", relata.

Además de la atención psicológica, jurídica o de orientación laboral, en Pachamama, donde cuentan además con un programa específico para mujeres latinoamericanas, las supervivientes de violencia machista pueden recibir desde talleres enfocados al desarrollo personal hasta cursos de preparación al empleo gracias a convenios con empresas que como la fundación de BT, donan material y el tiempo de sus trabajadores, profesores voluntarios.

En este caso, se trata de cursos de informática donde se enseña desde la ofimática básica para poder hacer un curriculum hasta claves de seguridad en la red que les sirvan para protegerse, especialmente en materia de privacidad en redes sociales. San Martín detalla que el convenio con ellos se firmó en 2012 y desde entonces se han organizado ocho cursos en los centros Ayanirsi y Pachamana por los que han pasado un centenar de mujeres.

Isabel Lacalle, Marketing Manager en BT y responsable del proyecto Integradas en el que se incardinan estos cursos, explica que se escogió trabajar con supervivientes porque "son invisibles y como se desconoce, no hay tantas empresas o personas que les ayuden".

Fundación BT donó dos aulas de informática para los centros y después, sus trabajadores, que disponen de 24 horas anuales de su jornada laboral para hacer voluntariado, comenzaron a impartir las clases. En la actualidad son 40 personas "y todo el que prueba repite", según afirma Lacalle: Estos 'profesores', expertos en tecnología, seguridad o recursos humanos, "siempre se ofrecen para hacer más".

Alejandra lleva casi una década en España, donde se casó pensando que así "él cambiaría". Dice que "había señales" pero era incapaz de verlas. Rompió la relación poco después de nacer su hija. "Cuando has tocado fondo y no puedes caer más abajo hay que buscar ayuda, hay que buscar la forma de salir a flote y mi forma fueron ellos (la gente del Pachamama), así, todos en masa. Ahora estoy más fuerte, se muchas cosas que no sabía, sé lo que he aceptado y lo que no tenía que aceptar". Dice que hoy es feliz, que por fin vive tranquila.


1 Comentarios
  • 1 Bacante 26/03/16 09:54

    La mitad de la Humanidad amenazada a diario por el terrorismo machista, aceptado como la forma normal de relacionarse. ¿Qué puede esperarse de un mundo tan violento? Las mismas víctimas consideran normales los ataques de los machos de su entorno. 

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre