Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Crisis en el PSOE

Díaz defiende un congreso cuando haya gobierno y no “deprisa y corriendo”

  • La líder de los críticos, que culpa a Sánchez del declive del partido, no aclara su fórmula para evitar terceras elecciones
  • "Ninguno de los caminos que se abren ante nosotros nos gusta", afirma
  • Se presenta como garantía para frenar a Podemos: "No nos van a hacer lo mismo que a IU"

Publicada 29/09/2016 a las 20:37 Actualizada 29/09/2016 a las 20:57    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 37

La secretaria general del PSOE-A y presidenta andaluza, Susana Díaz, durante su intervención de este jueves.

La secretaria general del PSOE-A y presidenta andaluza, Susana Díaz, durante su intervención de este jueves.

EFE
La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, referente del sector crítico, rechazó este jueves de plano la propuesta de congreso exprés de Pedro Sánchez y apostó por un cónclave a fondo, con votación de los militantes "porque ése es su derecho", cuando haya Gobierno, tal y como estableció el comité federal en enero. Díaz, que intervino ante el comité director del PSOE andaluz –máximo órgano del partido–, apuntó a Sánchez como responsable principal aunque no único del declive del partido, lo culpó de los fracasos electorales, lo acusó de "temeridad y aventurerismo" y por último apuntó que su propuesta de congreso "deprisa y corriendo" obedece no a los intereses del PSOE o de España, sino a los suyos "personales".

Frente a ese congreso exprés, Díaz abogó por sentar al PSOE en el diván de un congreso, con un debate a fondo, una vez formado gobierno, si bien no aclaró cuál será la fórmula en la que el PSOE contribuirá a que haya gobierno. Es decir, no dijo si el PSOE se debe abstener. No obstante, sí dejó una pista de que quizás puedan aguardar decisiones indeseadas. "Ninguno de los caminos que se abren ante nosotros nos gusta", manifestó. Y también: "Primero el país y luego un debate sereno y profundo".

A juicio de la líder de los críticos, la situación del PSOE merece "una reflexión seria, profunda, serena". "¿Es un problema de liderazgo? También, seguramente, lo dirán los compañeros y compañeras", dijo la secretaria general. Teniendo en cuenta el tono que se maneja entre dirigentes y militantes de base, Díaz optó por un discurso relativamente suave con Sánchez, sin excesivas cargas personales. Sin abusar de adjetivos, lo presentó como un líder fracasado, en contraste con los éxitos del partido en Andalucía –salvo el 26-J–, aunque sí señaló que con la actual dirección se ha visto "temeridad y aventurerismo". La acusación más dura fue la de actuar guiado por "intereses personales".

Tras el fracaso electoral del 26-J, las esperanzas iniciales del PSOE andaluz estuvieron depositadas en la posibilidad de que Mariano Rajoy lograra formar gobierno con "sus afines", es decir, con Ciudadanos y algún tipo de apoyo de nacionalistas conservadores. Pero eso no ha ocurrido, y Sánchez no se ha movido del rechazo a la investidura de Rajoy acordado por el comité federal. Públicamente los dirigentes del PSOE andaluz, desde Susana Díaz para abajo, siempre han defendido el mantenimiento del "no" a Mariano Rajoy, a diferencia de lo que ha hecho por ejemplo el extremeño Guillermo Fernández Vara. A lo máximo que han llegado es a respuestas evasivas, como cuando este lunes Juan Cornejo, secretario de Organización del PSOE, dijo al ser preguntado expresamente por el tema que debía ser "debatido" con "todos unidos" en el partido, pero no descartó expresamente moverse del no. Dirigentes consultados en privado afirman, con el mismo hermetismo, que ése no es ahora el debate y hacen referencia a que cualquier decisión la tomará el comité federal.

Pero esta posición poco clara implica dejar sin resolver unas incógnitas evidentes. Díaz y los suyos repiten que al PSOE le corresponde estar en la oposición y que no puede haber terceras elecciones. Pues bien, si la única opción de investidura de Rajoy es –como parece– que el PSOE lo deje pasar, ¿qué hacer? Díaz no entró en esta cuestión directamente en su intervención.

Lo que sí hizo fue combatir la invocación permanente de Sánchez a los militantes como árbitros del conflicto, que el secretario general –o ex secretario general, según los críticos– presenta en buena medida como una consulta sobre su "no" a Rajoy, frente a la que estaría "el bando" de la abstención. "El PSOE no es patrimonio sólo de sus militantes, es patrimonio de sus militantes y de millones de hombres y mujeres que nos han dado su voto para que hagamos su vida mejor", afirmó Díaz, que no hizo ni una sola referencia a las dudas y cavilaciones jurídicas que envuelven estos días la vida del partido.

"Cegados por los fogonazos" de Podemos

La presidenta de la Junta de Andalucía negó la existencia de "bandos". "En el PSOE no hay bandos ni el PSOE es una banda, es un gran partido. Ser socialista es incompatible con ser de derechas", dijo. Díaz, ante una audiencia seria y volcada en el aplauso, exhibió patriotismo de partido, defendiendo la historia del PSOE, reivindicando a Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Y presentando el aval de su clara victoria electoral en las autonómicas para erigirse en candidata ganadora y, muy señaladamente, en garantía frente a Podemos. Dijo que había compañeros "cegados por los fogonazos" de Podemos, y criticó a la formación de Pablo Iglesias por lo que considera "injerencias" en la vida interna de los socialistas. Y ahí dejó dicho: "Esto es el PSOE, el PSOE es mucho PSOE. Que sepan con claridad que lo que han hecho con IU no lo van a hacer con el PSOE". Fue el momento que cosechó más aplausos.

Susana Díaz se ha señalado ya irreversiblemente como referente de los críticos a Pedro Sánchez en esta crisis. No sólo porque es la que más poder acumula, sino porque siete de los 17 dimisionarios de la Ejecutiva (más del 40%) son andaluces; porque uno de los dirigentes de su máxima confianza en Madrid, Antonio Pradas, fue el que entregó las dimisiones y protagonizó las declaraciones críticas con Sánchez en la esperpéntica noche del miércoles; porque la que los críticos consideran presidenta del comité federal, Verónica Pérez, secretaria general del PSOE de Sevilla, es una íntima colaboradora de Díaz que en la mañana de este martes se plantó en Ferraz y se reivindicó como "única autoridad" del partido, negando cualquier legitimidad a Sánchez... La sucesión de voces contra Sánchez en las filas del socialismo andaluz no dejó de crecer a lo largo de este jueves: alcaldes, presidentes de Diputación, consejeros del Gobierno andaluz...
EL AUTOR


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre