Mundo

Obama anuncia la reanudación de las relaciones con Cuba tras admitir el fracaso del bloqueo

Foto de archivo, en la que figura un cartel alegórico a la revolución cubana en las calles de La Habana.

Los presidentes de Estados Unidos y Cuba –Barack Obama y Raúl Castro, respectivamente– anunciaron este miércoles una nueva etapa de relaciones diplomáticas entre ambos países, medio siglo después de que estas se rompieran tras el triunfo de la Revolución cubana. Una de las consecuencias directas de esta decisión será la apertura de una embajada estadounidense en La Habana, así como la visita de "altos cargos" a la isla, según informaron ambos dirigentes.

Además, Obama aseguró que pedirá al Congreso estadounidense el fin del embargo que impuso EEUU a Cuba en 1960, ya que reconoció que "no ha funcionado". "No creo que debamos hacer lo mismo durante otras cinco décadas y esperar un resultado distinto", añadió para sentenciar: "Es momento de cambiar de postura". Para ello, anunció que ya ha dado instrucciones al secretario de Estado, John Kerry, para restablecer las relaciones con el país vecino.

"Intentar empujar a Cuba al abismo no beneficia a EEUU ni al pueblo cubano", reiteró Obama para explicar que, "por experiencia propia", Estados Unidos ha aprendido que "es mejor fomentar y respaldar las reformas que imponer políticas que convierten a los países en estados fallidos". 

No obstante, el presidente estadounidense puntualizó que llevan años "defendiendo los Derechos Humanos en Cuba con la mejor de las intenciones" y que, aunque Cuba esté gobernada por el Partido Comunista, subrayó que EEUU mantiene relaciones diplomáticas con China, también gobernada por un partido comunista. Por ello, Obama pidió a Cuba que ponga fin a las "innecesarias restricciones impuestas en sus actividades políticas, sociales y económicas" que, subrayó, afectan a 11 millones de cubanos. "No debemos permitir que las sanciones de EEUU impongan una carga aún mayor a los ciudadanos cubanos a los que estamos intentando ayudar", reconoció.

"Los cubanos nos han ayudado a construir Estados Unidos", aseguró Obama para hacer referencia a Miami que, según él, representa un ejemplo de lo que los cubanos "pueden alcanzar". El presidente norteamericano cree que EEUU "puede hacer más para apoyar al pueblo cubano", por lo que considera que, con estos cambios, tiende la mano a los cubanos. "Todos somos americanos", dijo Obama, de forma simbólica, en castellano.

Por su parte, el presidente cubano anunció "el restablecimiento de las relaciones diplomáticas" con Estados Unidos, pero hizo un matiz importante: el bloqueo, a día de hoy, sigue vigente. Así, Raúl Castro recuerda que este nuevo anuncio "no quiere decir que lo principal se haya resuelto, el bloqueo económico, comercial y financiero que provoca enormes daños a nuestro país debe cesar".

Castro también "al Gobierno de los Estados Unidos a remover los obstáculos que restringen los vínculos entre los pueblos de ambos países, en particular los relativos a los viajes, el correo postal directo y las telecomunicaciones". "Proponemos al Gobierno de los Estados Unidos a adoptar medidas mutuas para mejorar el clima bilateral y avanzar hacia la normalización de los vínculos entre nuestros países, basados en los principios del Derecho Internacional y la Carta de Naciones Unidas", añadió.

"Debemos aprender el arte de convivir, de forma civilizada, con nuestras diferencias", defendió el presidente cubano, que destacó "los progresos alcanzados en los intercambios sostenidos demuestran que es posible encontrar solución a muchos problemas". Por ello, mostró su disposición "a sostener con el Gobierno de Estados Unidos un diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, para tratar los más diversos temas de forma recíproca, sin menoscabo a la independencia nacional".

Ambos han realizado este anuncio mediante una declaración televisada de forma simultánea en la que, como ya señalaban medios internacionales, reconocieron que esta decisión se cristalizó tras una llamada telefónica entre los mandatarios, donde también se habló de la liberación de presos en ambos países. Estas conversaciones se vienen sucediendo desde hace casi dos años. 

Asimismo, agradecieron a Canadá y al papa Francisco su colaboración para que este restablecimiento se haya podido materializar, ya que, según señalaron, la interés de este último ha sido clave para llevar a cabo las conversaciones.

El detontante

Los discursos de Obama y Castro han tenido un importante precedente: la liberación de Alan Gross, fuente de la CIA detenida en Cuba desde hace dos décadas, y de tres cubanos condenados por espionaje en Estados Unidos.

"Hoy Alan ha vuelto a casa", destacó Obama, que no ha hablado de canje de presos. En este sentido, aseguró que "Alan fue liberado por motivos humanitarios" y que, "separadamente", Cuba excarceló a "una de las más importantes" fuentes de Inteligencia, que proporcionó información valiosa a Estados Unidos.

En esta misma línea apuntó Castro, que aseguró que se trata de una medida "unilateral" basada en "razones humanitarias". Además, añadió que "como es nuestra práctica y en estricto apego a nuestro apego legal, han recibido beneficios penales los reclusos correspondientes, incluida la excarcelación de personas sobre las que el Gobierno de Estados Unidos habría mostrado interés".

Castro celebró la liberación de los últimos tres presos del grupo de 'los cinco' cubanos encarcelados en Estados Unidos, acusados de espionaje. "Como prometió Fidel en junio de 2001, cuando dijo 'volverán', arribaron hoy a nuestra patria Gerardo, Ramón y Antonio", recordó.

El embargo de EEUU a Cuba

El 19 de octubre de 1960, poco más de un año después de la entrada triunfal de Fidel Castro y sus guerrilleros en La Habana, había quedado claro para Washington que el futuro de Cuba iba a ser muy distinto de la amistosa dictadura de Fulgencio Batista. Por ello, decidió imponer un embargo económico, comercial y financiero contra la isla.

Sin embargo, la oposición a esta medida ha sido criticada por considerarla anacrónica, herencia de una Guerra Fría que acabó hace ya más de dos décadas.

Una de las últimas voces en sumarse a las peticiones de eliminación o al menos flexibilización del embargo ha sido la del The New York Times en un editorial publicado el 11 de octubre. El texto pide poner fin al embargo "insensato" al tiempo que destaca las reformas introducidas en el ámbito económico desde la llegada al  poder de Raúl Castro, que durante los últimos años ha impulsado la inversión extranjera y el empleo privado. Sin embargo, Obama no puede levantar el embargo unilateralmente, sin el apoyo del Congreso, aunque sí hay gestos que ha anunciado que realizará, como eliminar a Cuba de la lista de países que apoyan a grupos terroristas y apoyar la participación a la próxima Cumbre de las Américas, que se celebrará en abril en Panamá.

Cuba, la convivencia posible

Más sobre este tema
stats