Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Semana confesional


Juan A. Aguilera Mochón Publicada 17/04/2014 a las 06:00 Actualizada 16/04/2014 a las 22:25    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Cada año se suceden, con motivo de la Semana Santa, una serie de hechos que contravienen la aconfesionalidad del Estado, vale decir, la igualdad de los ciudadanos ante la ley y el respeto a la libertad de conciencia de estos mismos ciudadanos. Repasemos los más conspicuos:

  • Pregoneros públicos. No es raro encontrar como pregoneros a autoridades y cargos públicos —civiles y militares— proclamando mensajes netamente religiosos.
  • Procesiones escolares. El llamado viernes de Dolores, en particular, abundan las procesiones infantiles: colegios públicos y concertados sacan a los niños, incluso los de educación infantil, disfrazados de penitentes (e incluso de miembros de las fuerzas de seguridad del Estado) a procesionar por los patios escolares y por las calles. No es la única actividad escolar confesional relacionada con la Semana Santa.
  • Cargos públicos en procesión. En muchas de las procesiones de la semana participan, y de forma muy ostensible, autoridades, cargos públicos y miembros uniformados de las fuerzas armadas y de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Es evidente que esas personas pueden participar en los actos religiosos que deseen, pero sólo a título personal, nunca institucional.
  • Indultos piadosos. Se indulta cada año a una veintena de presos a instancias de cofradías y hermandades católicas; en las procesiones que éstas organizan participan luego los presos liberados.
  • Calles tomadas. Las procesiones toman los núcleos de muchos municipios durante toda una semana. En este tiempo se limita de una forma extremada la libre circulación de los ciudadanos y se genera a diario mucho ruido y residuos; el ruido perturba de una forma a todas luces excesiva la tranquilidad de los ciudadanos en sus propias casas. 
  • Gasto público. Las procesiones y otros actos religiosos de Semana Santa suponen un gran coste para el erario: movilización policial, limpieza de basuras y cera (que se derrama sobre aceras y calzadas con total impunidad, con el riesgo que supone)… A esto hay que sumar las subvenciones directas a las cofradías y hermandades, y otros tipos de gastos, como los dedicados a la construcción de palcos y la habilitación de calles.
  • Medios cofrades. Los medios audiovisuales públicos dedican muchas horas a eventos netamente religiosos. Una cosa es informar sobre esos eventos, y otra emitirlos de una forma exhaustiva y con comentarios proselitistas confesionales (por ejemplo, de sacerdotes).

Como se ve, los ciudadanos quedamos en clara desigualdad por razón de las creencias que alberguemos. Los extensos privilegios señalados arriba, para quienes profesen la fe católica; los demás, ciudadanos de segunda, sometidos al proselitismo y el abuso confesionales. El interés turístico y comercial no puede justificar el evidente y grave desequilibrio.

Por la libertad de conciencia de los ciudadanos, por sus derechos básicos de uso y disfrute de los espacios públicos (calles y plazas, medios audiovisuales) e incluso privados (por los efectos el ruido), por el buen empleo del erario (en pro del bien común, no favoreciendo a los adeptos a unas ciertas creencias) y por una educación no doctrinaria, hay que denunciar la conculcación de la aconfesionalidad del Estado —y, por tanto, de la misma democracia— que se produce durante la Semana Santa. Esa mutilación de derechos (educativos, económicos, etc., etc.) también se produce, por desgracia, el resto del año, pero durante esta semana es especialmente visible, y hasta abrumadora, porque afecta más a algunos aspectos de la vida cotidiana. La Semana Santa pone en clara evidencia que el Estado necesita conquistar la laicidad (en aras de la igualdad y la justicia) para poder alcanzar la integridad y la salud democráticas.



Juan A. Aguilera Mochón es coordinador de prensa de Europa Laica y socio de infoLibre


7 Comentarios
  • 7 frapolli 06/05/14 09:55

    MASEGOSO dijo..
    Y se nos olvida en Himno Nacional sonando en las entradas y salidas de vírgenes y cristos de las iglesias. Todo esto muestra la debilidad de nuestra democracia. Gracias por el artículo, Juan Antonio. Como siempre muy acertado

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 merche 30/04/14 09:55

    Concuerdo con el hecho de denunciar la conculcación de la aconfesionalidad del Estado como bien se señala en el último párrafo,  pero son muchos los datos que hacen pensar que en España necesitamos hacer un análisis más profundo de nuestra historia y de la ocupación que el Vaticano, único país en Europa que no tiene un régimen democrático, y además una de las grandes corporaciones que escapa al control absoluto, ejerce no solo de hecho sino de derecho sobre el territorio nacional y por ende sobre sus habitantes.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Miyuko 21/04/14 14:31

    Es lo que tiene el franquismo sociológico y el otro. El sano pueblo llano se divierte en sus fiestas patronales  paseando al santo y maltratando algún toro o vaquilla que para eso está la tradición. Y si por un segundo te habías olvidado de en qué pais estabas; ¡zas! te sacan ahora por la tele a  los señores del cucurucho ku-klux-klan y al personal emocionadisimo con ello. Le llaman  devoción, lo que parece histeria colectiva, y religiosidad profunda, lo que se muestra  cómo un espectáculo exhibicionista entre puro tétrico y surreal, para mí, digno del tercer mundo. ¡Ah! y la "procesión atea" prohibida en Madrid por provocadora. ¡Por provocadora! Es lo que tuvo la transición: parecía que con ella se esfumaba la dictadura de la idiotez y de la ignorancia, junto con  el nacional-catolicismo,  y  de eso, nada. Nada  de nada.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Alfar 17/04/14 23:39

    Pero lo mejor de todo ha sido la concesión de la medalla del mérito policial a la imagen de una virgen malagueña, y el discursito del político de turno, que no ha tenido desperdicio. Ahora creo que la Macarena y la Esperanza de Triana, andan celosas perdidas.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Caito 17/04/14 22:41

    Esta mañana, por TVE se emitió en directo el desfile de los legionarios con el Cristo de la Buena Muerte en Málaga. Si sumamos el coste policial; el desplazamiento de las autoridades con sus custodias; el traslado de un buque de guerra desde Ceuta a Málaga con cerca de doscientos legionarios; la limpieza posterior de las calles, etc... y sobre todo, verlos pasear la imagen en brazos y escuchar que la custodiarán durante un año a pesar de que la ley prohibe a los militares rendir homenaje a los símbolos religiosos...no deja muchas esperanzas sobre el control de gastos en épocas de crisis y la separación entre Iglesia y Estado en esta España.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Makoki-2 17/04/14 17:29

    Pues yo estoy totalmente de acuerdo con este análisis. Este país -hablo, entre otras cosas y personas, de los cofrades- está demasiado escorado hacia la tradición reaccionaria. Cuando la Educación Laica, Liberal, Científica... se tiene que oponer a las creencias ancestrales, depuradoras de pecados, mágicas, de creer porque sí,... defendidas con violencia y sin razones podemos decir que este país no progresa ni progresará (por mucho que se encomienden a todo el santoral)

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 MASEGOSO 16/04/14 23:54

    Gracias por este artículo. Sr. Aguilera, tendríamos que sumar muchas voluntades como la suya para eliminar de una vez la mala práctica de la religión católica en España. Menos privilegios, menos conciertos escolares y, de esa forma; con una enseñanza libre, laica, y de clidad tendremos, dentro de muchos años, verdaderos ciudadanos demócratas.   

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Es cuestión de atención

    La respuesta ante la petición de ayuda no deberá ser cerrar los ojos y apretar el puño, sino tomarse la molestia de saber qué hacemos y para quién.
  • Caníbales Paloma Bravo Paloma Bravo

    #RegalaLibros

    En este año apocalíptico, el barómetro de septiembre del CIS fue, también, despiadado.
  • La Mirada Internacional

    Ada Colau 2017

    El periodista Fernando Berlín analiza el papel internacional de Ada Colau.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre