X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La vacuna Trump

Jesús Pichel Martín Publicada 19/03/2017 a las 06:00 Actualizada 18/03/2017 a las 14:52    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

La vieja Europa tiene achaques. Ha tenido que soportar y sobreponerse a tantas enfermedades políticas que lo asombroso es que aún siga viva.

La última gran peste que padeció, las mortíferas bacterias del fascismo y del nazismo (que provocaron millones de muertos y de daños morales), parecía extinguida porque durante décadas se producían brotes esporádicos, aquí o allá, que aún siendo patógenos no suponían un peligro para la salud democrática del continente.

Este nuevo siglo, sin embargo, presenta un panorama distinto porque nuevos brotes de esa misma peste van apareciendo por el cuerpo de Europa en más lugares y de forma más explícita. Y parece que han pillado a Europa tan baja de defensas y con su sistema inmunológico tan deteriorado, que los síntomas de crisis política y de identidad ya están a flor de piel.

Sobre todo, desde que la crisis financiera la convirtieran los gobiernos en crisis económica y social precarizando el empleo, devaluando los salarios y aplicando políticas de austeridad en los servicios y las prestaciones sociales, a la vez que derrochaban en la salvación de bancos y banqueros (al menos en España algunos de ellos ligados al saqueo de dinero público y a la corrupción). Súmese a esto la crisis humanitaria producida por el éxodo masivo hacia Europa de quienes huyen de guerras, del hambre, de la represión o simplemente de los que buscan la oportunidad de una vida mejor, y se entenderá bien por qué en ese caldo de cultivo la bacteria inoculada por nostálgicos, por negacionistas, por desmemoriados (o simplemente por malvados) se hace fuerte ofreciendo un cobijo xenófobo e insolidario a los que se sienten a la intemperie.

La victoria del zafio y supremacista Trump, que no disimula sus malos modales democráticos, ni ese ramalazo despótico de quien está acostumbrado a mandar y a ser obedecido sin rechistar (fired!), puede servirnos de vacuna en esta asténica Europa: el fracaso de Wilders en Holanda debería marcarnos el camino para frenar la infección.
______________

Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre


7 Comentarios
Lo más...
 
Opinión
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Seguimos en guerra

    Esta guerra en forma de crisis no está perdida del todo. Lo estará si aceptamos sin rechistar la posverdad de la "recuperación", cuando en realidad asistimos a una cronificación de la precariedad.
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    ¡Uy, ha dicho caca!

    Los tiempos de Internet priman la frasecita ingeniosa, el chascarrillo corto, la declaración escandalosa...
  • Plaza Pública Nicole Muchnik

    ¿Dónde está la extrema derecha?

    ¿Qué tienen en común el neonazismo o la extrema derecha hoy en Occidente?
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre