Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Entrevista

Carlos Taibo: “El TTIP es la mayor osadía del gran capital”

Gorka Castillo (Ctxt) Publicada 04/02/2016 a las 06:00 Actualizada 03/02/2016 a las 21:50    
El filósofo Carlos Taibo.

El filósofo Carlos Taibo.

CTXT
Carlos Taibo (Madrid, 1956) no se anda por las ramas. Su percepción del mundo no es nada alentadora. La crisis financiera, los acuerdos comerciales soterrados, la política al servicio de intereses económicos privados o la nula incidencia popular en la toma de decisiones son suministros para un cóctel incendiario como la desigualdad. La mirada de este profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid se endurece al escuchar esa palabra. En su último libro, Para entender el TTIP. Una visión crítica del acuerdo transatlántico de comercio e inversiones (Los Libros de la Catarata), despedaza con la frialdad de un taxidermista lo que considera “la mayor osadía del gran capital para que su poder sea irreversible”. De ahí que su receta a los males que asuelan el planeta se mantenga intacta: “Sigo creyendo en la autogestión y en el apoyo mutuo”. Escritor con hondas raíces gallegas, Taibo también siente fascinación por el lenguaje y, en especial, por el idioma que hablan los árboles y los pájaros en la orilla sur del río Miño. Su diccionario y los más de 20 ensayos en galego-portugués sobre temas tan dispares como la antigua Yugoslavia o el desplome del comunismo soviético, son como un esperanto galaico con el alma viajera.

¿Cómo va a afectar el TTIP a los ciudadanos europeos?

Pese al secretismo de las negociaciones, conocemos algo de su contenido. Y es esa opacidad la que nos hace comprender que el acuerdo producirá un deterioro visible de nuestra situación en el terreno social, laboral y medioambiental.

¿Aún peor de lo que ya está?

Es difícil entender que después de la vuelta de tuerca que el gran capital ha imprimido en la UE aún pueda incrementarse. Pues sí, porque su osadía no tiene límites. Ahora pretenden hacer que su dominio sea irreversible. Por ejemplo, algo tan sencillo como que un ayuntamiento no pueda remunicipalizar el servicio de agua. Vivimos una fase de capitalismo enloquecido que creo que ha perdido los frenos que en el pasado le permitieron salvar la cara.

La escritora india Arundhati Roy ha vaticinado que “el capitalismo fracasará como el comunismo”. ¿Qué opina?

Es un debate complejo. Hay argumentos para apuntalar dos opciones distintas. Una es la de Roy. La otra es la que describe un capitalismo extremadamente duro, con aspiraciones de sacar adelante un proyecto de “darwinismo social” militarizado o de “ecofascismo” que implica la marginación visible que ya empezamos a sufrir, o en su caso el exterminio de buena parte de la población planetaria.

Pero ese segundo proyecto es otra forma de colapso.

Sin duda. Hablar de que deben sobrevivir 800 millones de seres humanos sobre un total de 7.000 millones indica las proporciones de locura y nos emplaza a un escenario similar al diagnóstico realizado por Arundhati Roy.

¿Vivimos una guerra silenciosa por el comercio mundial?

Algo de eso hay aunque aún no ha estallado en toda su magnitud. Pero no nos engañemos: China o India no ofrecen un modelo alternativo al capitalismo. Hay quien considera que ambos países han incorporado muchos de los elementos más negativos del capitalismo colonial como es la extracción de la plusvalía absoluta del siglo XIX en Europa. Quienes preconizan que las economías emergentes representan un modelo alternativo se están equivocando. Sólo son un obstáculo que el capitalismo tradicional quiere eliminar.

¿Es el TTIP la gestación de una OTAN económica?

Me parece una comparación adecuada. El TTIP no es un acuerdo neutro que simplemente aspira a suprimir duplicaciones o cancelar aranceles. Se trata de un proyecto muy asentado, que refleja la lucha eterna del capitalismo internacional entre unos modelos y otros distintos.

¿Y qué papel reserva el TTIP a los Estados?

Indudablemente pierden la soberanía pero con un matiz muy importante: no conviene idealizar a los Estados como agentes de oposición a la rapiña de las grandes capitales transnacionales. En mi opinión, la inmensa mayoría de los Estados forma parte de esa trama desde que decidieron, hace ya tiempo, dejar de proteger a los ciudadanos.

¿Considera que es imposible cambiar el sistema desde dentro?

No veo ni un solo indicador sólido. Pensar que las instituciones son neutrales es la ingenuidad del pensamiento de la izquierda actual. Creen que si hoy se aprueba el TTIP, mañana podrá derogarse en virtud de una nueva mayoría. No es así. En el caso de ese tratado, no tengo duda de que lograrán sacar adelante ese texto con unas u otras formulaciones. Me temo que la izquierda va a quedar entrampada si no decide romper drásticamente con la dinámica actual y apela a la desobediencia.

Pero construir una nueva sociedad desde abajo, al margen de las instituciones, también carece de modelos consistentes donde mirarse.

Sí, lo asumo. Sin embargo, creo que no es el momento ideal para volver a repetir la jugada de darse con la cabeza en las mismas instituciones.

Grecia podría ser el ejemplo del fracaso de la izquierda transformadora.

Sí. Hace un año, todos éramos griegos en solidaridad con un pueblo que estaba haciendo frente a la ignominia de la Troika. Incluso se ganó un referéndum que el propio Gobierno incumplió poco después. Hoy no queda nada de aquello. Ahí está Syriza pactando con Netanyahu. Grecia es el ejemplo de libro de hasta dónde se puede llegar jugando en las instituciones.

¿Qué significa que un partido político como el PP, enfangado hasta las cejas en la corrupción, haya vuelto a ganar las elecciones y tenga posibilidades de gobernar?

Es un indicador de que la corrupción es funcional al sistema y que buena parte de la ciudadanía entiende que la corrupción es un pecado disculpable. A todo esto habría que agregar que las fuerzas alternativas, especialmente el PSOE, no puede aportar un currículum mucho mejor.

Usted no cree nada de la democracia liberal.

No. Las formas están tan marcadas y los intereses ocultos son tan evidentes que creer en eso a estas alturas es absurdo.

¿Qué opina de los partidos emergentes?

Cualquier plan que aspire a modificar el régimen es un proyecto ciego. Estos partidos plantean una discusión interesante sobre la corrupción, el bipartidismo e incluso la república pero no hablan del sistema, es decir, del trabajo asalariado, de la crisis ecológica, de la sociedad patriarcal. Su silencio sobre estos temas es llamativo.

Pero Podemos, por ejemplo, defiende encarar primero los problemas urgentes para luego, desde el poder, iniciar cambios más profundos.

Personalmente me parece un discurso falsario porque no es posible. Por eso, intuyo que las fuerzas emergentes son un engranaje que el propio sistema ha decidido promover porque necesitaba un poco de oxígeno.

¿Considera que la irrupción de Podemos ha desmovilizado la protesta ciudadana?

No es la causa pero ha sido una respuesta muy útil. Los portavoces inteligentes del sistema agradecen a Podemos que haya frenado un gravísimo riesgo de que una parte de la población asumiese una estrategia de contestación frontal, casi revolucionaria.

¿Es usted anarquista?

Una vez escuché a un amigo decir que deben ser otros quienes digan que uno es anarquista para no caer en la petulancia. Me defino como un libertario. Creo en la autogestión, en la autoorganización, en la acción directa y en el apoyo mutuo, pero no me siento identificado con el anarquismo doctrinario como tal.


Lee este artículo en Ctxt

Ctxt
EL AUTOR

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre