Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Luces Rojas

El síndrome de Estocolmo de la socialdemocracia

Publicada 15/01/2015 a las 06:00 Actualizada 15/01/2015 a las 10:07    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

El recetario reciente de la socialdemocracia es tristemente familiar: en primer lugar, se hace una campaña electoral basada en un estímulo a la demanda y/o el fin de la austeridad. En segundo lugar, en caso de ganar (normalmente por un estrecho margen), se descubre de repente la existencia de una serie de limitaciones que hacen que sea difícil, si no imposible, llevar a cabo el programa original. En tercer lugar, se gana tiempo durante varios años antes de una capitulación, que se materializa en el nombramiento de un gobierno tecnocrático más aceptable para los gustos neoliberales. Finalmente, se espera una derrota electoral contundente a manos de unos votantes frustrados y decepcionados.

Este guión ya se ha desarrollado en Hungría, Grecia y España; el gobierno de François Hollande va de camino de proporcionar otro ejemplo espectacular de este fenómeno.

No tiene por qué ser así. Pero la combinación de primero negar la existencia de restricciones (por ejemplo, el funcionamiento del BCE, el pacto fiscal europeo, las mayorías políticas en Europa, etc.), para luego justificar su existencia, es pasar de ser ingenuo a ser patético. Sin embargo, el guión que sigue el ex ministro de finanzas de François Hollande, y su actual lugarteniente en la Comisión Europea, Pierre Moscovici, es aún peor. Este diciembre, Moscovici fue a Atenas a inmiscuirse en los asuntos internos de Grecia en el papel de procónsul Europeo para tratar de poner obstáculos en el camino de Syriza.

Su mensaje consistía en una vigorosa defensa del statu quo bajo un disfraz de preocupación paternalista: o se mantiene el rumbo de la "responsabilidad fiscal y reformas estructurales adicionales" o habrá consecuencias. Lo que Moscovici llegó a decir es que el precio que se paga por desafiar Berlín-Bruselas-Frankfurt es que siempre pueden empeorar las cosas. De ahí las amenazas de expulsar a Grecia del Euro que se murmuran desde las sombras.

Moscovici hizo una argumentación contrafáctica casi risible, sugiriendo que "sin la solidaridad europea Grecia habría estado en una situación aún peor". Esto es una proposición difícil de tragar, ya que si tus únicos amigos son la Troika, eso significa que ya tienes suficientes enemigos.

Que las instituciones europeas chantajean a gobiernos y electorados desobedientes no es, por desgracia, algo nuevo; pero es especialmente desagradable ver que el socialdemócrata con la cartera económica más relevante dentro de la Comisión tenga este comportamiento. No podría haber una más clara manifestación de la bancarrota intelectual del punto de vista que él representa.

Moscovici aconseja el quietismo político con la hastiada y cínica voz de la experiencia: “porque nosotros lo intentamos y fracasamos, sabemos que os iría mejor sin intentarlo”. Pero va más allá, porque ha comenzado a identificarse con los que han secuestrado la posibilidad de realizar una Europa social: “si lo intentas, trabajaremos activamente para asegurar vuestro fracaso”. Esto equivale a una capitulación escandalosa.

Los socialdemócratas han aprendido la amarga lección de que la "anti-austeridad en un solo país" está plagada de dificultades. Pero la respuesta no debe ser el cumplimiento a regañadientes de la línea neoliberal; esta conclusión es totalmente incorrecta. Más bien, la lucha política debe centrarse en el cambio de las instituciones europeas que imponen restricciones a la reestructuración de las deudas excesivas y que se lleve a cabo una agenda social más igualitarista.

Es vergonzoso tener que señalar que los progresistas de toda Europa deben desear que Syriza tenga éxito, no colaborar con aquellos que esperen que fracase. La situación en Grecia está dejando claro que la mayor amenaza para la democracia en Europa son sus poderes fácticos, cuya única respuesta a una rebelión contra la austeridad será la de tratar de suprimir la democracia. Pero cuando un electorado repudia el statu quo, ignorar su voluntad supone un coste para la legitimidad de las instituciones europeas.

Moscovici representa complicidad con el orden europeo del estancamiento económico, de la austeridad perpetua, del retroceso democrático y del racismo creciente. Esta es la dirección actual de Europa. En tanto que la socialdemocracia se contente con desempeñar el papel de socio menor en este estado de cosas, la situación va a seguir empeorando. Claramente, no ayuda que el actor más fuerte en la socialdemocracia europea (el SPD alemán) sea también un firme apoyo al mayor obstáculo para la socialdemocracia europea (Angela Merkel).

Continuar respaldando a los conservadores neoliberales alrededor de Europa en nombre de la estabilidad y el orden sólo hará que las condiciones políticas sean más complicadas con el paso del tiempo, pues esta alianza centrista no genera legitimidad ni en sus procedimientos ni en sus resultados. Los partidos de la socialdemocracia seguirán su declive. Este es un escenario de sonambulismo hacia un socialismo al estilo Craxi, contento con los beneficios asociados con representar una cuota del 10-15 por ciento del electorado que alguien necesita para gobernar.

La alternativa, por supuesto, es rechazar la subordinación política estructural existente y embarcarse en la tarea mucho más difícil de ayudar a construir mayorías progresistas en toda Europa.

La ironía más terrible es que Hollande podría haber sido el precursor de un nuevo tipo de mayoría progresista en Europa. Logró una victoria, por los pelos, en medio de una recesión económica, con una coalición que incluía a comunistas, verdes, liberales y centristas contra un presidente que atendía a los ricos y le hacía el juego a la derecha xenófoba.

Ahora, Hollande está de camino de crear una situación donde el electorado progresista se tendrá que movilizar detrás de Sarkozy parar frenar a Marine Le Pen. Esta es la imagen de un fracaso total.

Este artículo apareció originalmente en la web Social Europe

-----------------------------------------
David Lizoain se licenció en economía en Harvard University en 2004 y realizó una Maestría en Estudios de Desarrollo en la London School of Economics en 2005. Formó parte del gabinete del presidente de la Generalitat, José Montilla.

 
  
Volver a Luces Rojas



7 Comentarios
  • 7 Angels 06/02/15 08:15

    Ojalá Syriza logre cumplir sus objetivos, Ojalá Europa comprenda que debe ayudar a la recuperación griega. Ojalá Grecia tenga el valor de decir la verdad de lo que ha estado sucediendo alli, con sus privilegios, su misma Constitución que ha legislado que sus empresas navieras y sus armadores, casi no tuvieran que pagar impuestos, sus privilegios a sus cientos de miles de funcionarios, su falta de control sobre sus cuentas y sus instituciones y bienes del Estado y de los ciudadanos. Lo que sucede es que siempre, siempre los que sufren, los que pagan las consecuencias son los de mas abajo, y casi siempre con los que menos protestan. Europa tiene el deber de ayudar a Grecia, Europa no ha de olvidar su espiritu fundacional. Ojalá.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 viaje_itaca 18/01/15 13:20

    Muy bueno. El único problema es que, en mi opinión, Europa no es la solución. Me parece imposible que una mayoría electoral suficiente apoye a nivel continental un proceso igualitarista, porque los países del norte no pertenecen al mismo demos que los del sur ni están en su situación. Unos artículos de periódico sesgados, como ya ha ocurrido, unas ventajillas económicas y Merkel sigue fuerte en su sitio. Cierto que conseguir salir de la UE sin resultar gravemente dañados es muy complicado, pero dentro me parece imposible que haya futuro. Los lobbies ya nos tienen originariamente divididos. El trabajo principal está hecho. Solo tienen que vencer.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 jucies 16/01/15 12:37

    Ya lo decía Marx “una clase dominante es tanto más fuerte y más peligrosa en su dominación cuando más capaz sea de asimilarse a los hombres más importantes de las clases dominadas...”, aceptando que se puede entender en esta coyuntura europea, una identificación entre los representantes de la socialdemocracia europea como a los hombres más importantes de las clase dominadas… aunque estos se hayan convertido en lacayos de la clase dominante

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Laniebla 15/01/15 22:12

    Con el tiempo nos hemos acostumbrado a que los partidos ganan y luego no cumplen lo dicho en la campaña electoral o solo cumplen lo que les conviene. Simplemente nos apalean durante tres años y en el ultimo te tiran algun hueso diciendo que se vieron obligados porque todo estaba muy mal cuando llegaron. Este año tenemos en nuestras manos que las cosas cambien, es la esperanza que me queda.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 phentium 15/01/15 19:17

    Conclusion: el socialismo esta de rodillas frente al neoliberalismo. Solo los ciudadanos podemos cambiar esto....y no precisamente en las urnas.  Noqueda mas camino que la revolucion y no va a ser precisamente pacifica. Los de a pie siempre hemos tenido que luchar por nuestros derechos y ya hace demasiado tiempo que nos los vienen robando y arrebatando. Si la alternativa a la sumision es la rebelion... ¡¡¡ VIVA LA REBELION ¡¡¡¡.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Lelene 15/01/15 11:28

    Buen analisis.  Estupendo articulo. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Copito 15/01/15 08:56

    Estupendo artículo. Expone con mucha claridad e inteligencia la situación en que nos encontramos y la difícil lucha por rescatar la justicia social de tantos buitres desalmados. Enhorabuena por publicarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre