Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Derechos humanos

Amnistía Internacional denuncia violaciones de derechos humanos sufridas por trabajadores sexuales en todo el mundo

  • La organización insta a los gobiernos a tomar medidas para que la vida de las personas que se dedican al trabajo sexual sea más segura y no sufran violaciones, agresiones ni asesinatos
  • “Las personas que se dedican al trabajo sexual están especialmente expuestas a sufrir toda una serie de abusos contra los derechos humanos, como violación, violencia, extorsión y discriminación", denuncia la ONG

Publicada 26/05/2016 a las 06:00 Actualizada 26/05/2016 a las 09:27    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Un grupo de mujeres se manifiesta en Colombia contra el concepto jurídico que apuntaba que Rosa Elvira Cely  tuvo la "culpa exclusiva" de ser violada, torturada y asesinada.

Un grupo de mujeres se manifiesta en Colombia contra el concepto jurídico que apuntaba que Rosa Elvira Cely tuvo la culpa exclusiva de ser violada, torturada y asesinada.

EFE
Amnistía Internacional publicó este jueves cuatro informes en los que se reflejan las graves violaciones de los derechos humanos que sufren los trabajadores y las trabajadores sexuales en el mundo. Fundamentalmente, los informes se centran en las penosas condiciones que soportan en Noruega, Argentina, Hong Kong y Papúa Nueva Guinea.

“Las personas que se dedican al trabajo sexual están especialmente expuestas a sufrir toda una serie de abusos contra los derechos humanos, como violación, violencia, extorsión y discriminación. Con demasiada frecuencia la protección de la ley y las medidas de reparación con que cuentan son escasas o inexistentes", según explicó Tawanda Mutasah, director general del Programa de Derecho Internacional y Política de Amnistía Internacional. 

Por ello, desde la ONG se instó a los gobiernos a "tomar aún más medidas para proteger de los abusos y violaciones de derechos humanos a quienes se dedican al trabajo sexual, en su mayoría mujeres", quienes tienen el añadido de sufrir desigualdades de género

Entre las medidas sugeridas por Amnistía Internacional se encuentra la de despenalizar el trabajo sexual consentido, así como "la anulación de las disposiciones legales que prohíben las actividades conexas, como la prohibición de la compra y el ofrecimiento de servicios sexuales", según informó la organización en una nota de prensa. “Queremos que se modifiquen las leyes para centrarlas en conseguir que la vida de las personas que se dedican al trabajo sexual sea más segura y que mejore su relación con la policía, puesto que algunas trabajadoras sexuales contaron que la criminalización permite a las autoridades acosarlas y no dar prioridad a sus denuncias y a su seguridad", añadió Tawanda Mutasah.

En Noruega, los trabajadores y trabajadoras sexuales corren riesgo de desalojo forzoso

La legislación de Noruega penaliza la compra de servicios sexuales, pero no considera ilegal el acto directo de venderlos. Además, su justicia condena el desarrollo de otras actividades relacionadas con el sexo, como el alquiler de establecimientos para ejercer la prostitución.

En el país nórdico, la tasa de violaciones y violencia hacia los trabajadores y trabajadoras sexuales es muy alto pero, sin embargo, como declaró Amnistía Internacional, las denuncias son escasas. “Fui a casa de un hombre. Me dio dos puñetazos en la cara. No lo denuncié a la policía. No quiero que figure en mi historial”, declaró a Amnistía Internacional una trabajadora sexual.

El principal problema de denunciar estos actos es que la policía puede obligar a la víctima a abandonar su domicilio, pues sus arrendadores pueden ser procesados por alquilarles la casa si venden servicios sexuales en ella. "Si los caseros no proceden al desalojo, la policía interpone una querella criminal contra ellos [...] La policía anima a los caseros a tomarse la justicia por su mano y aplicarla ellos mismos”, según explicó una organización noruega de defensa de los derechos de las trabajadoras y los trabajadores sexuales. 

Argentina no distingue entre trabajo sexual con consentimiento y trata de seres humanos

Buenos Aires considera legal la compra y venta de servicios sexuales pero, sin embargo, como explicó Amnistía Internacional, "en la práctica a las personas dedicadas al trabajo sexual se las criminaliza por medio de diversas leyes que sancionan actividades conexas y que no distinguen entre trabajo sexual con consentimiento y trata de seres humanos".

Al igual que ocurre en Noruega, el grado de resistencia de los trabajadores y trabajadoras sexuales a denunciar la violencia ante la policía es muy elevado. “[El cliente] me pagó y estaba a punto de bajarme del auto cuando me agarró del cuello y me cortó con un cuchillo. Le di todo el dinero que tenía y mi teléfono celular, y me dejó ir,” dijo a Amnistía Internacional Laura, trabajadora sexual que trabaja en la calle, quien declaró más tarde que no denunció porque le parecía una pérdida de tiempo

En la capital argentina, además, la policía suele abordar en la calle a quienes están vendiendo servicios sexuales, además de inspeccionar y allanar las viviendas en las que se desarrollan este tipo de actividades, aunque se trate de domicilios particulares. Además de estos abusos, los trabajadores y trabajadoras sexuales declararon sufrir una enorme discriminación y estigmatización a la hora de acceder, por ejemplo, a servicios de salud. "Realmente no teníamos acceso a los servicios de salud, porque siempre que íbamos a un hospital los médicos se burlaban o nos atendían en último lugar", dijo a Amnistía Internacional una persona transexual que se había dedicado al trabajo sexual.

En Hong Kong es legal vender servicios sexuales en un domicilio particular

Mientras se desarrolle en un domicilio particular, la legislación de Hong Kong no penaliza la venta directa de servicios sexuales. Por el contrario, trabajar el lugares aislados expone a los trabajadores y trabajadoras sexuales a sufrir agresiones físicas o robos.

Como ocurre en Argentina y Noruega, este tipo de agresiones no suelen denunciarse por miedo a que sea la propia policía la que ejerza el acoso sobre estas personas. La investigación de Amnistía Internacional reveló que se permite que agentes de policía de incógnito reciban, en el curso de su trabajo, determinados servicios sexuales para conseguir pruebas.

Además, las personas transexuales suelen ser objeto de un trato especialmente denigrante, como humillantes e invasivos cacheos integrales. Tras su detención, pueden ser enviadas a centros de detención para hombres y a unidades especiales para personas con enfermedades mentales.

Papúa Nueva Guinea penaliza la homosexualidad

En Papúa Nueva Guinea es ilegal vivir del trabajo sexual y organizar actividades de comercio sexual. Además, la homosexualidad, que es ilegal en el país, es la principal causa de procesamiento de trabajadores sexuales.

La investigación de Amnistía Internacional determinó que esta legislación penal permite a la policía amenazar, extorsionar y detener arbitrariamente a las personas dedicadas al trabajo sexual. Así, estas personas sufren  en grado extremo estigmatización, discriminación y violencia, incluidos la violación y el asesinato. Según una encuesta de investigación académica de 2010, en un periodo de seis meses el 50% de las personas dedicadas al trabajo sexual en la capital del país, Port Moresby, fueron violadas por clientes o por la policía.

“Cuando nos atrapa o nos retiene la policía, si nos encuentran preservativos nos golpean y dicen que promovemos el sexo o que somos las que propagamos enfermedades como el VIH. La policía pide dinero o nos amenaza. Nosotras se lo damos, porque tenemos miedo de que nos golpeen si no”, explicó a Amnistía Internacional Mary, trabajadora sexual.

EL AUTOR
Relacionados


1 Comentarios
  • 1 senenoa 26/05/16 13:09

    Efectivamente. La solución al problema de las, o los, trabajadores del sexo está en la legalización de su trabajo; entendiendo que ese trabajo existe cuando es por elección propia y no por extorsión, obligación, imposición o esclavismo. Cuando el trabajo del sexo esté legalizado y tenga las correspondientes obligaciones fiscales y sanitarias tendrá, paralelamente, los correspondientes derechos laborales y asistenciales. Mantener la prostitución en la ilegalidad no es más que una hipocresía y un afán (consciente o no) por mantener los pingües negocios de los proxenetas y tratantes internacionales de esclavos y evitar el enfrentamiento con la Iglesia Católica.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre