Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



La muerte de un icono revolucionario

La muerte de Castro abre la posibilidad de un cambio lento en Cuba

  • Las fuerzas armadas cubanas no van a poder mantener la actual situación por siempre
  • El modelo económico es insostenible y debe ser mejorado. ¿Podrá hacerse sin caer en un capitalismo desmedido?

Javier Bernabé Publicada 27/11/2016 a las 06:00 Actualizada 27/11/2016 a las 09:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 10

Jóvenes cubanos

Jóvenes cubanos recuerdan en la Universidad de La Habana a Fidel Castro.

EFE
Con la muerte de Fidel Castro se cierra una parte fundamental de la historia del siglo XX (y eso que estamos en pleno siglo XXI), los últimos vestigios de la Guerra Fría, los últimos años de un régimen político que todavía genera odios y amores.

Fidel Castro expulsó del poder al dictador Batista en enero de 1959 con una revolución en la que la burguesía tuvo un papel importante, llevando la esperanza a Cuba y a muchos otros países. Pidió ayuda a Estados Unidos una vez asentado en el poder, se la negaron, expropió las empresas estadounidenses en la isla y a cambio le pusieron un embargo económico que dura hasta la actualidad.

Como pieza preciada en la Guerra Fría, Cuba fue utilizada por la Unión Soviética, que vio la oportunidad perfecta para amenazar desde pocos kilómetros de distancia a su enemigo a cambio de mantener económicamente al único líder latinoamericano que hasta ese momento se atrevió a plantarle cara a Estados Unidos y a generar una esperanza única tanto para su país como para muchos otros.

El intercambio económico desigual entre Cuba y la Unión Soviética murió al caer el muro del Berlín, llegando años muy duros para el pueblo cubano, que se veía castigado por una gestión económica poco eficaz de sus autoridades y por un embargo inhumano estadounidense que llegaba hasta los productos de primera necesidad. Estados Unidos demostraba que su fin justificaba sus medios: tumbar a Castro estaba por encima del bienestar de la población cubana.

El petróleo venezolano sustituyó al apoyo soviético, pero los años 2000 están en otro siglo y la cobertura de las necesidades energéticas no logra satisfacer todas las necesidades cubanas. El embargo estadounidense continúa en 2016, con la Comunidad Iberoamericana de Naciones en contra (evidentemente incluida España) y con el mismo Obama replanteándose tanto la eficacia de la medida como el hartazgo de muchos empresarios estadounidenses, bastantes de ellos republicanos, que quieren invertir en la isla desde hace años. Pero el presidente electo Donald Trump abre un período de incertidumbre. Según fuentes diplomáticas españolas, no va a deshacer la brecha abierta por Obama en las relaciones con Cuba. Pero según otros analistas, Trump es impredecible porque debe mucho al voto cubano de Miami a su favor.

Luces y sombras

Cuba ocupa el primer lugar de los países de las Antillas en el índice de desarrollo humano (IDH), el cuarto de los latinoamericanos y el 67 de un total de 188. El IDH es la medida diseñada por Naciones Unidas para situar a los países del mundo en un ranking de los más a los menos desarrollados. Ocupa el puesto 33 del mundo en esperanza de vida, 79 años.

Esos datos, aportados por Naciones Unidas, son poco discutibles y el debate político que les rodea muchas veces hace lo posible por dejarles de lado, ya que se centra en la crítica a ultranza de la eficacia económica cubana, en la falta de libertades, en la ausencia de partidos políticos y por lo tanto de diversidad en la posibilidad de votar. O bien fomenta la imagen romántica del comandante Castro bajando de Sierra Maestra y dando esperanza a la izquierda latinoamericana en primer lugar y a la mundial en segundo.

Sin ver las luces y las sombras no se puede tener un análisis completo de esta complejidad política que significa Cuba. Enfocada una luz anteriormente, con datos de Naciones Unidas, nos toca enfocar algunas sombras que lastran el futuro de Cuba: hasta que no se permita a la población cubana organizarse en diversas asociaciones y partidos políticos según estime necesario y oportuno, no podremos hablar de una verdadera libertad en la isla. Dicho esto, es absolutamente necesario que la injerencia extranjera al respecto sea mínima, y se me antoja harto difícil esta situación.

Si el pueblo cubano tuviera la palabra definitiva para decidir su futuro, con por ejemplo un plebiscito en el que reflejase qué sistema político quiere de aquí en adelante, se abriría un panorama extraordinario. ¿Pero Estados Unidos va a permitir que el pueblo cubano decida en libertad?, ¿Trump va a amansar a las fieras de Miami al respecto?, ¿España en primer lugar y la Unión Europea en segundo van a tener el valor de acompañar el proceso de manera imparcial, abierta, limpia, respetando lo que el pueblo cubano decida sin presionar para favorecer sus intereses? Se atisban difíciles las respuestas a estas preguntas, y en ellas va a estar parte de la explicación del futuro de la isla.

Las fuerzas armadas cubanas no van a poder mantener la actual situación por siempre, las presiones tímidas de la sociedad cubana tendrán que irse acentuando, muy poco a poco, ya que los cambios tan profundos no se pueden dar de la noche a la mañana. La pequeña apertura económica tendrá que ir aumentando, asumiendo que el modelo chino no es aplicable 100% a Cuba, y el vietnamita tampoco, ambos bien estudiados por Raúl Castro. Pero el actual modelo económico cubano es insostenible y debe ser mejorado. ¿Podrá hacerse sin caer en un capitalismo desmedido? Ese es un reto frontal para el futuro de Cuba.

Que el pueblo cubano pueda decidir libremente en las urnas su futuro entre diversidad de opciones políticas dependerá de que se comprendan sus necesidades y de que se respeten sus decisiones. Y el peso a la hora de tomar dichas decisiones debe estar en la propia isla, no en el exilio que vive una Cuba a distancia, que ni disfruta ni sufre lo que el resto de cubanos, que tiene una imagen pretérita de algo que necesita modernidad y comprensión. Y parece que comprensión, reconciliación y respeto no son las palabras de moda en Miami respecto a sus compatriotas de Cuba. Y sin esas palabras no hay futuro.

Se abre además un espacio fundamental para España y para la Unión Europea, una oportunidad de convertirse en unos acompañantes privilegiados del futuro de Cuba, respetando la soberanía cubana. Algo que Estados Unidos no ha hecho nunca, y en estos años venideros parece que lo hará mucho menos. Me refiero a un acompañamiento de años, no de meses, hasta que sea necesario, que logre apoyar el mantenimiento de los logros sociales ganados por el pueblo cubano en todos estos años, que consiga respeto de la sociedad cubana y no acusaciones de injerencia. Es posible, pero es difícil, porque hace falta un apoyo incondicional a Cuba, y una lucha permanente por eliminar el embargo económico que todavía la cerca.

A fin de cuentas, lo importante es el bienestar del pueblo cubano, potenciar su capacidad de decisión, preservar y ampliar sus logros sociales, no desmantelarlos.
 
---------------------------------------------------
Javier Bernabé es periodista y profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid.


10 Comentarios
  • 10 POZO 29/11/16 16:39

    Veo al foro muy optimista. Con Trump en el poder, Los gusanos soliviantados y los cubanos con los ojos fuera de las orbitas debido a las privaciones a las que le somete el Rey Raúl, yo veo una situación explosiva. Siempre he dicho que la educación, la buena claro, es la base de todo lo honesto y en Cuba se ve claramente que nivelazo tienen. También en sanidad, me he fijado en los ultimos videos y peliculas sobre Cuba, y tienen unas dentaduras que es una maravilla. Aquí ni Podemos piensa que deberiá haber una odontologia gratuita ¡¡. Los pobres con los piños negros en la mano y los ricos con frenillos de oro. Cuba está muy mal, solo tiene potencial humano, pero los Castro se han ecargado una y otra vez de machacar las iniciativas del pueblo. Allí, dos fontaneros no se pueden organizar porque les crugen, ya no te digo los contables, se han cargado sistematicamente todo embrión de organización del tabajo, de los gremios. En definitiva, han dejado a los isleños a merced del dinero y el know how de los Gusanos. Espermos que el choque no sea violento y se desate la violencia y la crueldad. No olvidemos que dicen de la guardia pretoriana de los castro que si se tiran del coche a 60 KM hora caen dando vueltas dan todos los tiros en la diana. Ni comentar sobre los veteranos de Africa..... No hay internet, lo controla también el Minin. No funciona nada. Parece que hay una fuerte indignación porque se esta hablando ya de otro Castro.......

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 Asturr 28/11/16 10:32

    Pobres cubanos, (los que viven en la isla) en que momento ocurren a veces las cosas!!!! Momento Tramp, Rajoy........

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 maimdt 28/11/16 09:36

    Yo creo que Cuba seguirá prácticamente igual y hasta dentro de unos años no empezará a verse algún cambio que otro. Todos los latinos-cubanos que han votado a Trump que no se hagan muchas ilusiones porque no van a poder volver a Cuba con ideas de regresar al campesinado atrasado de la época de Batista e incluso antes. Eso se acabó. Podrán volver como meros guiris de procedencia cubana y punto. Los cubanos que viven en Cuba actualmente y en general, no permitirán ni por las buenas ni por las malas, que vengan ahora después de tantos años y de haberse largado por no querer abrazar el castrismo, a decirles cómo tiene que ser la transición. No quiero decir que estuviera de acuerdo con Fidel. No. Los dictadores deberían morirse al dia siguiente de proclamarse dictadores, pero eso no suele ocurrir. Existen un montón de ejemplos. Pero sin matizar mucho sobre Fidel, yo diría que EEUU tuvo el 70% de culpa de que Castro siguiera en el poder absoluto de la isla con su política reaccionaria hacia Cuba con el bloqueo total. Hicieron lo mismo que Israel con Palestina actualmente, aunque con unas diferencias en todo, naturalmente.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Veletri 27/11/16 22:03

    ¿Un cambio? ¿Hacia "paraísos" como el hondureño, el guatematelco o el mexicano? Para ese viaje no hacen falta alforjas y mejor quedarse en casa.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Suna 27/11/16 18:36

    Tal y como se mueve el mundo, con la economía rentable como bandera, mucho me temo que las hienas empresariales forzaran a los políticos correspondientes a poner pie en Cuba para sacar tajada. ¿Qué hará Trump? lo propio, intentar convertir a Cuba en un casino, que es lo suyo. Tiene clima, alegría... pues llevemos juego para nuestros turistas. ¿Y el resto del mundo? lo mismo, pues no son mejores. Pero espero que los cubanos sepan defender lo que les ha costado tanto durante tanto tiempo, defender la dignidad y no dejarse doblegar.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Bellum 27/11/16 18:22

    El gran problema no es cómo se enfrentarå Cuba y el Pueblo cubano a su futuro sino los interlocutores que tenga enfrente, y ahí nos ha pillado con el paso cambiado, menudos ejemplares: Trunp, Rajoy....?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Itsasmir 27/11/16 15:14

  • 3 EAJ49radio 27/11/16 13:40

    Han estado, están, estarán y han hecho todo lo posible por ahogar al pueblo cubano y a su gobierno con el salvaje bloqueo de los países capitalistas capitaneados por el voraz EEUU., éste país los ha chuleado al no devolverles Guantánamo en su momento y encima instalando, en el mismo, un campo de "exterminio" con presos provenientes de las guerras que EEUU ha provocado en Oriente Medio. Los cubanos, por tanto, que no esperen nada bueno ni positivo de sus vecinos americanos, los años que hayan estado afines al sistema del gobierno actual se lo harán pagar con "sangre y lágrimas", y adiós a los logros conseguidos a pesar de todos los sufrimientos, si no al tiempo, ojalá me equivoque , lo digo de todo corazón

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 mazusta56 27/11/16 12:34

    Nos preguntamos si Cuba podrá iniciar un cambio "sin caer en el capitalismo desmedido", nos preocupamos por que mantengan los logros conseguidos, ahora yo me pregunto: podremos aquí iniciar un cambio caídos en el capitalismo desmedido y recular hasta recuperar los logros que perdimos?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Mavic 27/11/16 09:56

    La muerte de Castro, como ha pasado en otros casos, supondrá, probablemente, la oportunidad de iniciar algunos cambios en la política y en la economía del país. También hay que tener en cuenta que Raúl Castro abandonará el poder en 2018 y, quizá, éste sea el momento más propicio para esos cambios. Creo que lo importante sería mantener y reforzar las luces del régimen de Castro e iluminar las sombras, que las hay y son importantes. España debería jugar el papel que la corresponde atendiendo a la historia, a la afinidad cultural y por responsabilidad con el pueblo cubano, encabezando una posición valiente y decidida de Europa en ese proceso. Tarea sin duda difícil, a la vista del energúmeno que habitará la Casa Blanca.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre