Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Buzón de voz

Un poco más huérfanos

Actualizada 09/04/2013 a las 19:12    
2
    Envíalo a un amigo Imprimir
La forma en que alguien decide morir también dice mucho sobre la vida de esa persona. José Luis Sampedro dejó dicho y firmado ante su pareja, Olga Lucas, que no quería “circos mediáticos”, así que nadie más debía enterarse de su fallecimiento hasta que el cuerpo hubiera sido incinerado. Y Olga ha cumplido su deseo: “que se llore lo menos posible y que se siga luchando lo máximo posible”.

   Los más viejos del lugar recordarán a Sampedro de los tiempos de la lucha antifranquista, cuando dejó su cátedra de Estructura Económica en la Universidad Complutense en protesta por las destituciones de José Luis Aranguren y Enrique Tierno Galván. Los que atraviesan hoy el medio siglo guardarán imágenes de finales de los años 70 y de los 80, cuando Sampedro compaginaba su actividad como economista y la de escritor de novelas de una sensibilidad exquisita: “Octubre, octubre” o “La sonrisa etrusca”. Y los más jóvenes no podrán ya olvidar a ese sabio de barba blanca que unió su voz a la de Stéphane Hessel (también recientemente fallecido) para dar cobertura intelectual al 15-M y al Movimiento de los Indignados. Sampedro no quería ruido. El mejor homenaje a un escritor-pensador-profesor-humanista crítico es sin duda leer sus textos y escuchar su voz, grabada en entrevistas imprescindibles para conocer su legado.

   En el prólogo de la edición española de “¡Indignaos!”, José Luis Sampedro denunciaba: “Los financieros, culpables indiscutibles de la crisis, (...) apenas han soportado las consecuencias de sus desafueros. Es decir, el dinero y sus dueños tienen más poder que los gobiernos”. Y hacía un llamamiento explícito: “Luchad, para salvar los logros democráticos basados en valores éticos, de justicia y libertad prometidos tras la dolorosa lección de la segunda guerra mundial”. Sampedro (como Hessel, como Chomsky, como Saramago o como Tony Judt) consideraba que el peligro totalitario no ha desaparecido, aunque “la invasión de un país por tropas fascistas es más evidente que la dictadura del entramado financiero internacional”.

Respuestas colectivas

   En ausencia de Sampedro, cabe preguntarse por los referentes intelectuales o morales de la izquierda y no resulta fácil personalizarlos. La desorientación provocada por la caída del Muro de Berlín y la apropiación por el neoliberalismo de valores como la libertad o la solidaridad empezaba a ser superada a principios de siglo con la confianza en la sociedad del bienestar y en la idea de una Europa social y solidaria. El estallido de la burbuja financiera, que en buena lógica debería haberse llevado por delante los paraísos fiscales, la desregulación bancaria y la voracidad en los beneficios empresariales, ha puesto en evidencia la cruda realidad del inmenso poder del dinero y el fracaso de la política a la hora de someter ese poder al de los ciudadanos.

   No surgen fácilmente nombres propios que alienten un pensamiento alternativo al 'discurso único' de la globalización financiera y sus derivados. Quizás porque la respuesta ya no puede ser personalizada ni de una 'escuela' intelectual concreta. La propia globalización provoca respuestas colectivas, en forma de movimientos pacíficos sin liderazgos definidos. Sampedro era para esos movimientos un referente moral, un ejemplo de actitud cívica, de fortaleza ética, más que el autor de un ideario político o filosófico.

   El credo personal de José Luis Sampedro le impedía imaginarse a sí mismo cruzándose con nadie en un imposible 'más allá', pero el destino ha querido que su último viaje coincida precisamente con el de Margaret Thatcher, alguien que representaba casi todo aquello contra lo que él luchó con la fuerza de la palabra: ese “capitalismo salvaje” que Sampedro consideraba “un sistema agotado, dure lo que dure”.



2 Comentarios
  • 2 encafer 10/04/13 06:20

    Sin duda alguna , Jose Luis Sampedro ha sido unas de las mentes mas lucidas de este pais , y un referente en la lucha por las libertades.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 P. González 09/04/13 20:59

    En absoluto más huérfanos. Somos herederos de su lucidez, su honestidad, su compromiso, su bondad y su sencillez. No malgastemos tan ingente patrimonio. Y pongámonos a cultivarlo en cada uno de nosotros. José Luis Sampedro Sáez vivirá mientras le recordemos. Y mucho más aún en la medida que seamos capaces de intentar emular sus virtudes.

    Responder

    Denunciar comentario

Opinión
  • El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Adiós a todo eso. La bomba todavía suena

    Los atentados del 11-M marcaron un antes y un después en la percepción de la verdadera naturaleza de quienes gobiernan este país y de la falta de decencia de las personas que dirigen sus medios afines.
  • Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    ¿Autor intelectual? Bin Laden, para empezar

    No sé muy bien qué quiere decir eso de “autor intelectual” de tal o cual acción terrorista. Si se refiere al ideólogo que inspira a sus autores materiales, no tengo la menor duda de que Osama Bin Laden fue el de los atentados del 11-M.
  • Raquel Martos Raquel Martos

    Putin

    Ay, Vladimir, qué emoción la mía cuando me enteré de que estabas en la lista de los candidatos a Premio Nobel de la Paz. ¿Mandar tropas tú, posible Nobel de la Paz? Que dejen el vodka los agoreros. 
  • Luis García Montero Luis García Montero

    Drama de mujeres

    Las batallas ideológicas más importantes del siglo XX se han librado sobre el cuerpo de las mujeres. La libertad y la represión entablan su duelo en el origen de la vida.
blogsLibre
facebookLibre