Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Buzón de voz

Del trece al trece

Publicada 03/05/2013 a las 20:02 Actualizada 03/05/2013 a las 23:23    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

EL AUTOR
Hasta el año pasado, el endeudamiento público español no había superado el 70% del PIB desde 1913, justo hace ahora un siglo. De eso y de muchas cosas más. En aquella época no existía el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), ni siquiera su predecesor, el Instituto de la Opinión Pública del franquismo desarrollista. Si hubiera existido, habría reflejado (con todos los matices y las distancias sociológicas) una situación de fondo muy similar a la que dibuja el Barómetro de abril de 2013: la desafección profunda hacia la política, el descrédito de la monarquía y un pesimismo letal sobre el futuro económico y político del país.

Una década larga después del ‘desastre del 98’, hartos del ‘turnismo’ entre conservadores y liberales, los españoles de entonces y sus intelectuales andaban buscando una salida mejor en un racimo de conceptos entre los que figuraban el regeneracionismo, el reformismo, la revolución o el republicanismo. De caciquismo y corrupción había más que de sobra, y fue Antonio Maura quien bautizó con la expresión “la turbina en la cloaca” lo que hoy conocemos como “técnica del ventilador” o el “y tú más”. ("Restauración y Dictadura", de los profesores Ramón Villares y Javier Moreno).

Los datos del CIS de abril indican que el PP sigue perdiendo votos y que el PSOE no los gana. Que siguen creciendo Izquierda Unida y UPyD, aunque no cosechan ni a la izquierda ni a la derecha todo el desgaste que sufre el bipartidismo. Respecto al Barómetro de enero, el PP baja un punto, y los socialistas dos. Varía tanto o más el número de católicos españoles entre trimestre y trimestre, así que no es el dato exacto lo trascendente. Lo que importa es la tendencia, y lo que la tendencia indica es que los dos grandes partidos siguen perdiendo apoyos. Pero el evidente hartazgo del 'turnismo' no impide que entre ambos sigan sumando más del 60% de apoyo electoral.

Pierden en valoración todos y cada uno de los líderes políticos individualmente, desde Rajoy o Rubalcaba hasta la mejor valorada desde hace años, Rosa Díez. Ninguno (ni siquiera quienes más abusan del populismo) consigue ya el 4 de nota media. La demoscopia refleja una desafección hacia los políticos sólo comparable a la que hace un siglo denunciaban los intelectuales.

El nieto también suspende

La confianza en la monarquía de Juan Carlos I sigue cayendo en picado, como caía hace cien años la que afectaba a su abuelo, Alfonso XIII, pero nunca desde el final del franquismo había bajado hasta ese 3,68% que el CIS le otorga tras conocerse la imputación de la infanta Cristina por el ‘caso Nóos’. Con esa nota, cabe imaginar la respuesta si se preguntara por la conveniencia de una abdicación real.

Sobre el extendido pesimismo no hay mucho que añadir. Lo raro es que el CIS todavía encuentre gente cuya primera preocupación no sea el paro o que considere que la situación va a mejorar en un año. No se trata de un pesimismo ancestral. Ayer mismo, la Comisión Europea se encargó de empeorar los pronósticos económicos que el Gobierno lanzaba sólo una semana antes.

Los datos del Barómetro referidos a las autonomías conviene filtrarlos por el hecho de que fueron recogidos entre septiembre y octubre de 2012. La evolución política fagocita los acontecimientos. En Madrid, por ejemplo, Esperanza Aguirre aún mantenía una mayoría que su sucesor ya habría perdido según las encuestas de institutos de opinión privados. Pero lo cierto es que, en lo que se refiere a los datos del PSOE, el bloqueo o falta de credibilidad tiene carácter “federal” y contamina los pronósticos autonómicos. 

Si se repasa la hemeroteca un siglo atrás, más allá de la crispación política y las tensiones sociales, había ciertas reclamaciones diversas pero constantes desde los núcleos más activos de la sociedad civil: la de quienes proponían una “revolución desde arriba”; la de los movimientos obreros que la planteaban “desde abajo”, y la de “un gran pacto nacional”, jaleada por la prensa urbana de mayor influencia. Resultaba muy difícil distinguir a quienes estaban dispuestos a ceder privilegios por “responsabilidad” y a quienes sólo buscaban una “componenda” para mantener los suyos.

Cien años después, las propuestas manejadas para salir de este fenomenal marasmo no andan muy alejadas de aquellas posiciones. Hay quien considera agotado el sistema y hay quien pretende hacer eterna la transición. El Gobierno sigue aferrado a su mayoría absoluta y al decreto-ley. Tras batirse el récord en la tasa de paro, ha convocado para el próximo día 16 a sindicatos y patronal, pero no parece interesado en intentar una concertación política, por lo demás nada probable mientras se mantenga la prioridad de un objetivo de déficit imposible en lugar de un crecimiento sostenible.

Han pasado un siglo, varios golpes de Estado (uno de los cuales provocó una guerra civil), casi cuarenta años de dictadura... Los paralelismos pueden resultar inquietantes, pero también las enormes diferencias entre uno y otro 13 podrían ayudar a encontrar mejores soluciones. Entre ellas, la posibilidad de una Europa unida, fuerte y solidaria. (Está por ver que Alemania y los poderes financieros lo permitan).



7 Comentarios
  • 7 La RAF 07/05/13 10:08

    Extraordinario artículo, Sr. Maraña, coincidente con mi opinión sobre la situación hoy mayo 2013

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 vicoposa 06/05/13 10:17

    JOSEMAR dijo..
    Totalmente de acuerdo. Ese es el único camino pues realmente somos la mayoría (http://www.infolibre.es/noticias/club_info_libre/librepensadores/2013/03/18/mayoria_ciegos_1271_1043.html), el CIS dice que se considerna "de centro" el 29.4 % y más o menos de izdas eñ 37,8 %. Sería una gran coalición http://www.infolibre.es/noticias/club_info_libre/librepensadores/2013/04/02/sentido_comun_1889_1043.html), pero creo que es mejor no usar el término "frente popular" u otros que tuvieron en el pasado un significado concreto. Salud y res publica

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 JOSEMAR 05/05/13 09:09

    La situación estimado Maraña, es complicada, pero hace falta mucha talla política,q por cierto no veo, para hallar una solución,q beneficie a la mayoría de este país, por lo q animo, a todas las asociaciones ciudadanas, partidos de izquierda, sindicatos, etc.etc. a un pacto nacional,q se refleje en unos programas de minimos, para la consecución del FRENTE POPULAR, porque puede ocurrir, q la disperdion del voto, beneficie como siempre a otro frente, q si permanece unido, incluso, con esta crisis

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 CARLOS RODRIGO 04/05/13 15:43

    Sr. Maraña; me gusta su artículo porque pone de manifiesto algunas identidades que se producen siempre que una etapa se agota y se respira el comienzo de otra distinta que, nadie tiene seguridad sobre cómo debería ser. Solo quiero hacer un comentario sobre la última frase entre paréntesis. El tiempo de transición, con sus lógicas diferencias, afecta a todos los países del sur de Europa, de momento, y todos tienen como límite a sus propuestas de cambio "lo que permitan Alemania y los poderes financieros". Creo que esta idea debería ser combatida por partidos políticos y medios de comunicación, de forma que se procure inculcar en la sociedad que no estamos dispuestos a dar por hecho que haremos "lo que nos permitan", sino que haremos "lo que nos conviene". La idea debería ser impulsada con el fin de que se convierta, primero en un clamor y después en una exigencia que, si no fuera atendida por Alemania y los poderes financieros, se impondría unilateralmente por todos los países afectados

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 CapitanRed 04/05/13 12:27

    buenos días. Yo no creo en las encuestas, y menos en una publicada por este gobierno. Este CIS es una mentira más grande que la luna de Valencia. Refleja los deseos como realidades, como cuando dice que Amaiur baja casi medio punto, eso no se lo creen ni ellos. Pero las tendencias están claras: baja el bipartidismo y llegará a un punto en el que la ley electoral perjudique, sino al PP, sí al Psoe. Entonces, propondrán cambiarla, como si lo viera. saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 FVR 04/05/13 10:57

    Con está derecha, el pasado siempre está presente... ¡Ay María Dolores! ¿Por qué miente Rajoy?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 normalizate 04/05/13 10:06

    yo me la creia, lo de la europa unida cuando nos la vendieron, ahora no me la creo mas, tal cual esta todo, aunque haciendo memoria en los 90, se hablaba "de la europa de las dos velocidades" y "del patio tracero de europa" o sea hoy los mas castigados por el norte, o sea nos usaron y ahora nos tiran, pero pq ellos son malos y nosotros tontos? no !!! las respuestas estan escritas en el pasado de eston paises del sur, un poco la referencia que tu haces en el escrito, hay que salir de la adolescencia democratica y ponerse los pantalones largos!!!! ese es el unico camino y ninguno de los que estan ahora manejando partidos esta capacitado para ese salto. Un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre