Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El vídeo de la semana

La dignidad de un desnudo

Publicada 29/06/2013 a las 12:06 Actualizada 29/06/2013 a las 12:16    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Un afectado por la estafa de las preferentes se desnuda en la junta de Bankia

La junta de accionistas de Bankia en Valencia está siendo muy accidentada por la asistencia de un gran número de afectados por la estafa de las preferentes. Todos están mostrando su más absoluto y enérgico rechazo a la quita que les supone una pérdida de prácticamente la totalidad de sus ahorros y exigen la devolución íntegra de su dinero. Uno de ellos ha acusado al presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y la cúpula de la entidad nacionalizada de saltarse la legalidad vigente. "Ustedes se están pasando por el forro la Constitución, el Código Civil, el Código Penal... Se lo están pasando por el forro", les ha espetado. A continuación el hombre se ha quitado la ropa. "Mire cómo me ha dejado Bankia. Que lo vea toda Europa y todo el mundo", ha gritado para señalar que se ha quedado sin nada. Acto seguido, ha sido instado a abandonar la junta.

La semana en que otro ciudadano que se creyó intocable desciende a los infiernos en un furgón policial, y el partido afectado y que nos gobierna se divide entre los que contienen la respiración y los que resoplan; la semana en que los buenos de las películas de espías acusan de espía al espía que denunció que nos espían; la semana en que la Selección de Fútbol vuelve a empitonar a los italianos en los penaltis para poder cumplir el sueño de jugar en Maracaná; en estos días en que Montoro sacrifica a la directora de la Agencia Tributaria por el asunto de la infanta, la imagen con que me quedo, que se clava en la retina y en el alma, es la del jubilado Antonio Orts, estafado con el cuento de las preferentes, desnudándose ante el presidente del banco que le ha dejado sin nada.

A Antonio, que es ciego, le quitaron 45.000 euros, sus ahorros de toda la vida vendiendo cupones de la ONCE, mediante esa trampa legal pero inmoral de compraventa de títulos fuera de mercado, con precios que fijaban los propios bancos y cajas de manera interesada y tramposa en perjuicio de los compradores, tal y como dijo ya hace tiempo la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que tampoco es que anduviera muy fina a la hora de vigilar estos comportamientos indecentes.

Antonio fue uno de los accionistas a la fuerza que quisieron hacerse oír en la junta de Bankia el pasado martes en Valencia. Hacerse oír y también ver. Y lo consiguió. Obsérvese en la imagen cómo el presidente de Bankia, el señor Goirigolzarri –a quien le toca lidiar un toro que él no sacó a la plaza, arreglar una situación que él no ha provocado– parece no prestar atención a la indignada alocución del señor Orts, hasta que éste anuncia, y procede: “Mire cómo me ha dejado Bankia…” y el presidente mira, y los accionistas miran, y los estafados por las preferentes aplauden y animan y Orts, desde su ceguera compatible con una lúcida idea del valor de la imagen, se despoja de su ropa y se queda en calzoncillos.

Antonio ha ofrecido al mundo el dibujo preciso de lo que los bancos que vendieron preferentes han hecho con cientos de miles de personas: dejarles desnudos, sin recursos, sin salida. Engañados por aquellos en quienes confiaron lo más valioso que tenían después de su vida y de su gente, los ahorros de años de esfuerzo y sacrificio.

Esta cuestión de las preferentes, a la que espero quede aún mucho recorrido en el territorio de las cuentas por saldar, es la más intolerable desvergüenza de una parte de la banca española hacia los ciudadanos de este país desde que existe el negocio bancario. La mayor parte de los 300.000 afectados son jubilados y personas de no demasiada capacidad para defenderse –nunca mejor traido el término– en el complicado universo de los productos financieros. Eran presa fácil, por tanto, y esa banca se aprovechó de ellos como hacían los antiguos timadores de la estampita o el toco-mocho… o peor, porque las víctimas de los timadores a menudo eran personas que se creían más listas, y las víctimas de las preferentes confiaban en un producto bancario que les vendían como de poco riesgo aunque no fueran a ganar mucho.

Quizá me falle la capacidad de escrutinio, pero veo poca solidaridad y no mucho compromiso de este país, de todos nosotros, hacia ese grupo de ciudadanas y ciudadanos estafados con las preferentes por aquellos a quienes confiaron todo lo que tenían. Eso es robar, por mucho que el rigor legal me vaya a afear esta apreciación, y hasta me arriesgue a que me lleven a los tribunales por faltarles al honor (gracioso sería, ¿verdad?). Y ese robo tiene hoy su imagen en la protesta de Antonio en la junta de accionistas.

Él no ve, pero, tal y como quería, su gesto permite que el mundo, al verlo, se pregunte por lo que han hecho con ellos. Es el desnudo más digno, necesario y eficaz con que me he encontrado jamás. Gracias, Antonio.


Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Es cuestión de atención

    La respuesta ante la petición de ayuda no deberá ser cerrar los ojos y apretar el puño, sino tomarse la molestia de saber qué hacemos y para quién.
  • Caníbales Paloma Bravo Paloma Bravo

    #RegalaLibros

    En este año apocalíptico, el barómetro de septiembre del CIS fue, también, despiadado.
  • La Mirada Internacional

    Ada Colau 2017

    El periodista Fernando Berlín analiza el papel internacional de Ada Colau.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre