Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



A la carga

Nadie tiene un plan B

Publicada 09/10/2013 a las 06:00 Actualizada 09/10/2013 a las 10:48    
EL AUTOR
En algunos asuntos, la crisis ha generado una distancia creciente entre lo que opina la sociedad española y lo que opinan sus élites políticas, económicas e intelectuales. Quizá en ningún otro tema se aprecie mejor esa distancia que en el del apoyo a la Unión Europea. Mientras que la mayoría de la población ha adoptado una posición crítica con las instituciones y políticas de la Unión Europea (UE), las élites en España continúan con sus odas a Europa.

El Eurobarómetro, la encuesta que semestralmente realiza la Comisión Europea en todos los Estados miembros, muestra que una mayoría de españoles desconfía de la UE. Por ejemplo, en estos momentos menos del 20% de los españoles confía en el Parlamento Europeo, una cifra por debajo incluso del país más euroescéptico de todos, Reino Unido. La misma pauta se observa con respecto a la confianza en la propia Comisión, también por debajo del 20%. Asimismo, ha caído mucho el porcentaje de gente que afirma que sea bueno para España pertenecer a la UE.

El recelo de la sociedad española es comprensible. Al fin y al cabo, la UE, con la Comisión y el Banco Central Europeo a la cabeza, han impuesto las políticas de austeridad que tan dañinas están resultando para el crecimiento y la igualdad. A pesar de todos los recortes, ajustes y reformas estructurales, España sigue estancada, la deuda pública no deja de crecer (de hecho, lo hace cada vez más deprisa) y la desigualdad social se ha disparado. Un fracaso en toda regla.

Aunque, por supuesto, no toda la culpa es de la UE y del euro, fuera de nuestro país es común reconocer que la burbuja crediticia e inmobiliaria que generó la crisis es en buena medida consecuencia de los incentivos perversos que se crearon dentro del área euro, que llevaron a los países del Sur a endeudarse demasiado y a los países del Norte a prestar excesivamente, así como que gran parte de la responsabilidad en la crisis de la deuda y las políticas de austeridad recae en el dogmatismo y rigidez del Banco Central Europeo.

Ni siquiera esto se admite siempre en España. Muchos de nuestros economistas liberales siguen convencidos de que lo mejor para el país es que nos impongan desde la UE políticas de ajuste draconiano. Algunos, sin embargo, llegan a coincidir en el diagnóstico que acabo de describir, pero en lugar de adoptar una posición crítica, redoblan la apuesta, una reacción típica del jugador desesperado que ve cómo se esfuma su fortuna y decide jugárselo todo a una última carta. Redoblar la apuesta consiste en fiar la salida de la crisis a una transformación federal de Europa, lo que supone, entre otras cosas, la mutualización de las deudas (eurobonos), la armonización fiscal, la unión bancaria y un papel más activo del Banco Central como prestamista de última instancia.

Todos podemos estar de acuerdo en que a España le iría mejor que en la actualidad si esa transformación tuviera lugar. Pero ¿qué pasa si esta no llega, o si tarda demasiado en llegar, mientras el país se desangra con tasas de paro intolerables, empobrecimiento de la población y resquebrajamiento del Estado de bienestar? ¿Qué pasa si Alemania veta los cambios?

Con otras palabras, ¿cuál es el plan B si el ideal de más Europa no se lleva a término? Es muy loable que nuestras élites conserven sus esperanzas en el futuro de una Europa más unida. Sin embargo, si estas esperanzas no se materializan, ¿qué le toca a España? ¿Resignarse a vivir en una unión monetaria que se ha vuelto para nosotros una ratonera?

En realidad, si España de verdad quiere contribuir a la federalización de Europa y al perfeccionamiento de la unión monetaria, debería dejar claro que si no se produce el cambio en la dirección deseada, lo mejor que podemos hacer es marcharnos del área euro. Así no vale la pena seguir: el statu quo nos condena al fracaso.

Una amenaza de retirada pondría a Alemana en una posición menos confortable de la que disfruta en la actualidad. Alemania no sólo es el país refugio de todos aquellos que tienen su capital en euros, sino que impone sus puntos de vista y su política a todo el resto de la UE. Está germanizando a todos los estados miembro en materia de política económica. En esas condiciones, ¿qué razones tiene para moverse y tomarse en serio la demanda de federalización económica?

Supongamos que España o, aún mejor, una coalición de países afectados por las irracionales y dañinas políticas de austeridad, anuncia que su objetivo es una reforma de la UE y el euro, basada en una mayor integración, pero que si esta no se produce de forma efectiva y rápida, no tendrá más remedio que salirse del área euro. Ante un anuncio así, Alemania tendría que reconsiderar su posición. La marcha de España sería un golpe muy fuerte para el euro (aunque solo sea por el tamaño de nuestra economía) y tendría un efecto contagio sobre países más pequeños, como Grecia, Irlanda y Portugal. Significaría probablemente la quiebra definitiva de la unión monetaria.

Una amenaza de este tipo podría ser el revulsivo necesario para provocar una reforma que es indispensable para el futuro de España. Lo que no parece que nos vaya a llevar muy lejos es la actual proliferación de declaraciones, tribunas y debates que concluyen con cantos líricos a la integración europea. Hay pocos signos de que Alemania vaya a cambiar así su postura.

A mi juicio, la posición de España ante la UE debería ser condicional: sí a una Europa más integrada y menos alemana, pero no a la continuación del statu quo. Si la Europa que necesitamos no es factible, porque Alemania se ha vuelto demasiado poderosa, o porque se ha abierto una brecha demasiado profunda entre países acreedores del Norte y países deudores del Sur, entonces hay que plantearse abiertamente la salida del euro: dentro del mismo, si todo sigue igual, no tenemos futuro.


14 Comentarios
  • 14 horacio 11/10/13 17:09

    Sin ser un lumbreras se ve que la deuda de España, hoy, mas lo que queda de crecer más lo intereses que, incluso en una situación de baja prima, devengan son imposibles de afrontar a 30 años vista, salvo que: a) bajen los salarios cotas de 1960 para que retornen empresas y se instalen nuevas. b) se bajen las pensiones a menos de la mitad. c) se rebajen las prestaciones sociales (sanidad y educación especialmente). Con acciones así los prestamistas ricos del norte habrán invertido sin riesgo y a este pueblo le sumirán en la pobreza que ya vivimos  en los años 50

    Responder

    Denunciar comentario

  • 13 Angel 11/10/13 14:25

    La deuda es impagabable, cada año es sube y subira, quien dio mas dinero a alguien que el que podia devolver tambien es reponsable. Si lo hizo para quedarse con todo su patrimonio, sus empresas, sus tierras, su futuro, el lo sabra. Lo unico cierto es que los españoles para poder tener un futuro no pueden destinar al pago de la deuda reconocible mas que una cantidad especifica del producto interior bruto, el resto o lo condonan o ayudan a crear mas riqueza y generacion de recursos. Ahora esto se puede hacer desde el Euro o fuera de él, devaluamos nuestra moneda o nuestros sueldos y patrimonio? Estamos jodidos, el poder esta en sus manos, y los españoles debemos devolver con intereses el dinero de cohesion con que compraron y conquistaron España

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 Angel 11/10/13 14:19

    valero dijo..
    En cuba funcionan como has dicho, una moneda para los nacionales, y otra pareja la dolar. Igual ocurrio en -Argentina, y demas paises latino americanos.  Creo recordar que no sirvio para nada. sino que empeoro la situación. ASi que seamos mas islandeses, recuperemos la moneda y no paguemos la deuda que nos ha conquistado y aniquilado el futuro del pais. simplemente prestaron un dinero excesivo a un cliente del sur europeo que no puede devolverlo. Te recuerdo que cada año el estado debe mas dinero, porque simplemente es impagable, asi que la tormenta perfecta solo acaba de empezar. O nos hacemos alemanes como pais federado o nos rebelamos y decimos que simplemente  no podemos pagar, y vosotros lo sabiais cuando lo prestasteis. Si quereis cobrar enviar los tanques de verdad. El problema es que todo el tejido productivo y economico esta en sus manos, y eso esn un problema para mas de 40 años

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 Angel 11/10/13 14:11

    Siguiendo con el comentario de pintaius, y en respuesta a este articulo, llamo la atención sobre el hecho de que las cosas no suelen ocurrir por casualidad. Aclaro, que Alemania y Francia basicamente enchufaran una manguera de dinero inacabable desde los años 80, cifrado en mas de 4 veces el plan marshal, y no se enteraran el despilfarro, robo, y corrupcion que se estaba produciendo no es creible. Mas aún, el hecho objetivo es que los fondos de cohesion, en realidad solo han producido en el conjunto de Europa una absorcion de todo el tejido economico y producitvo por parte de estos dos paises, y de las fuerzas que en éllos mandan. Al mismo tiempo toda la estructura de politica y social de liderazgo del resto de paises ha sido comprada y corrompida al mas puro estilo de republica bananera o estado africano. En conclusion, los fondos de cohesión fueron en realidad el desembarco en toda europa de las nuevas divisiones de tanques. España y casi toda europa ha sido conquistada economicament

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 valero 10/10/13 15:24

    Tal vez no sea preciso salir del euro o amenazar con ello. Quizás, no estoy seguro, simplemente debería circular una moneda interior, estanca o no respecto al euro, emitida y controlada por el Banco de España, pero aceptada para pagos exclusivamente interiores, sin perjuicio de la posibilidad de pervivencia del euro tal como ahora funciona. Lógicamente las transacciones en esa moneda devengarían los impuestos pertinentes, pero permitiría medidas de corte monetario que podría proporcionar la liquidez para la demanda interior que en la actualidad no existe.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 mrosa 09/10/13 23:47

  • 8 taxista y rojo 09/10/13 22:27

    Yo sòlo sè que si fuera socio de un club donde me trataran asì me largarìa dando un portazo , sin dar explicaciones y soltando algùn improperio. Y si debo alguna consumiciòn que vengan a pedirmelo a casa. Ya està bien de medias tintas.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Pintaius 09/10/13 22:10

    No hay un plan B porque tampoco hay ningún fracaso. La crisis, provocada o no, no es la causa para aplicar las políticas de austeridad, sino la disculpa perfecta. Ya va siendo hora de que el periodismo progresista deje de faltar a la verdad. El objetivo es abaratar la mano de obra para ser competitivos con los países emergentes o consolidados ya: China, India, Brasil… Para ello es indispensable el empobrecimiento de la clase trabajadora y debilitar los Estados, privatizando todo lo privatizable, para que no levanten cabeza en mucho tiempo. Estamos ante un Golpe de Estado financiero en toda regla que vemos perpetrar con una mezcla de temor, egoísmo y cobardía, desde el sofá de la tele. No contentos con ir ganando por goleada, y ante nuestra pusilanimidad vergonzante, se permiten el lujo de reírse de nosotros en la propia cara… se sienten endiosados…

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Margalida 09/10/13 21:03

    Ya no puedo estar más de acuerdo con usted, es más, muchas veces he sostenido que echaba en falta la discusión y planteamiento de este asunto y con el mismo enfoque. Si, seguir en la UE y en el euro sin esperanza de que cambie el status quo en breve,  es un suicidio. Ese plan B debemos exigirlo, por lo menos su discusión, sus pros y sus contras, y si hace falta,  un referéndum a ver que quiere la ciudadanía...y cuanto se asusta el resto de Europa. Más vale solos que mal acompañados....

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Barcafirst 09/10/13 20:51

    Muy bien razonado pero discrepo. 1) si te sales del euro, el castigo es tan grande (devaluación de al menos el 50%) que no te sale a cuenta. 2) no hay manera de salirse del euro unilateralmente de un día para otro y desde que declaras tu intención hasta que consigas salir, si lo consigues, los malditos mercados te habrán destrozado. 3) la UE es un proyecto político de calado histórico que yo no quiero que España contribuya a malograr. 4)  de los cenutrios locales que nos gobiernan me fío todavía menos fuera de la UE (dios mio, tontoro con las manos libres!). 5) la solución es articular una alternativa económica sólida y creíble y ganar las elecciones al Parlamento Europeo, a escala europea, y ponerle coto a los tontoros europeos (Rehn, el del Eurogrupo, etc). 6) la CEOE, el BdE y el PP no cambiarían de política económica fuera del euro. 7) siendo cierto, lo del crédito extranjero barato como causante de la burbuja me suena a culpar al camello de la sobredosis;responsabilidad compartida

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Pepe R. Pimentel 09/10/13 18:42

    Estoy completamente de acuerdo con tu análisis, respecto a la permanencia o no de España en la UE. Sin embargo, para dar ese eventual paso, habría que estar en esta situación: o ser muy valiente y echarle el pulso a Alemania, o estar muy cabreado. En cuanto a lo primero, creo que no es la valentía lo que define a Mariano Rajoy... lo mismo Esperanza Aguirre daría ese paso (?); en cuanto a lo segundo, es manifiesto que la gente está muy cabreada, sobre todo, los que más están afectados por la crisis. Pero los movimientos asamblearios, no organizados, no suelen ser efectivos en sus fines. Entonces, ¿quién organiza a quiénes? Gracias, Ignacio.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 garrote 09/10/13 10:22

    Interesante, muy interesante el camino propuesto. La cuestión es: ¿tenemos en España algún político convencido y capaz de abordarlo? Paco Molina

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Maria garcia 09/10/13 09:56

    La fuga de cerebros preocupa a Alemania, pretenden modificar las leyes de protección hacia los inmigrantes..Les extraña que nuestras flores vivan en barrios periféricos hacinados, con el resto de inmigrantes turcos...http://www.spiegel.de/international/europe/press-review-on-mass-influx-of-european-immigrants-to-germany-a-898786.html

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Maria garcia 09/10/13 08:44

    Yo me alegro de que los dirigentes quieran la unidad de Europa..Incluso aunque el precio sea que el grande se meriende al menos grande. De hecho, las flores de nuestro jardín están ya allí, cobrando sueldos corrientes..

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Jesús Maraña Jesús Maraña

    Manos sucias y ánimo de lucro

    Que una "organización criminal" como la formada por dirigentes de Ausbanc y Manos Limpias haya podido funcionar durante décadas sólo se explica por la colaboración de grandes bancos y por las lagunas de órganos de control, fiscalías y medios de comunicación.
  • Ramón Lobo Ramón Lobo

    Más grave una teta que un rifle

    La América profunda, la real, la que elige presidentes, ve a Manhattan como el centro de la depravación y el pecado. No por ser la sede de Wall Street, sino por el sexo.
  • América Valenzuela América Valenzuela

    La geoingeniería, en punto muerto

    En el año 2012 Europa estuvo a punto de llevar a cabo un experimento para enfriar la tierra mediante nubes artificiales. La controversia que despertó consiguió que lo cancelaran.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre