Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



VERSO LIBRE

Los ahogados

Publicada 16/02/2014 a las 06:00 Actualizada 15/02/2014 a las 21:27    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

EL AUTOR
Los ojos abiertos de los ahogados son una interrogación. Miran a la muerte, preguntan, piden explicaciones. Cuando la muerte ajena depende de nosotros, los ojos flotan para siempre en la memoria. Recuerdo a Albert Camus, vuelvo al punzante sentimiento de culpa de Jean Baptiste Clamence, el juez peregrino de La caída (1956). Un hombre se cruza con una mujer en un puente del Sena. De pronto la vida se condensa en unos segundos, en el vértigo de una decisión. La mujer es una suicida que se lanza a las aguas del río. ¿Qué hacer? El hombre puede desentenderse, quedarse quieto, seguir camino. Puede también lanzarse al agua, dar socorro a la vida que se pierde.

La literatura es a veces una forma de consuelo porque su imaginación moral permite las segundas oportunidades. Ocurrida la desgracia es posible volver al puente, cruzarse de nuevo con la mujer, saltar al Sena para impedir su muerte. Pero la vida no suele ser tan bondadosa ante lo irremediable. La culpa de Clamence define como una sombra la responsabilidad del ser humano. En medio del abusurdo, el azar, la hostilidad de la existencia, hay valores que dependen de nosotros y no se pueden traicionar de manera impune. Las caídas de los demás se convierten en nuestra propia caída, nos llevan a la negación de nosotros mismos. Nos conmueve una lealtad humana que no sabe humillarse con tranquilidad ante la cobardía.

Las catástrofes del mar se desatan también en nuestros sentimientos, forman parte con especial intimidad de la historia de los seres humanos, de las leyendas de la vida y la muerte. La orilla, las tormentas, las islas, los naufragios y los barcos salvavidas están pegados a nuestra piel literaria porque son una metáfora del existir. Los miedos y las esperanzas tienen desde hace mucho tiempo, y desde hace mucha muerte, olor a agua marina.

Resulta difícil archivar con tranquilidad la memoria del día 6 de febrero de 2014. Nos hemos acostumbrado ya a la injusticia, la precariedad, la rabia y la mentira. Son nuestra rutina, el veneno de cada día. Pero la muerte de los inmigrantes en la playa de Ceuta clama dentro de nuestro ser como el viento en un abismo y nos coloca al borde del precipicio. Es demasiado dura la escena de una policía aduanera que se desentiende de la muerte de las personas. Más que salvar al que se ahoga, la orden se preocupa de que los nadadores agonizantes no lleguen a la orilla. ¿Qué están haciendo con nosotros?

No entro en el agravante cruel de las balas de goma, los disparos de fogueo y los gases lacrimógenos que aumentaron la desgracia. Aunque las fuerzas de seguridad se hubiesen quedado quietas sin hostilizar a los indefensos, el abismo ético resultaría también demasiado profundo. ¿Cómo no lanzarse al agua para salvar al suicida, al inmigrante, al ser humano que está a punto de morir delante de nuestros ojos? La pregunta va más allá de la ideología del político que da la orden, del policía que se refugia en la obediencia. La pregunta me afecta a mí. ¿Qué están haciendo con nosotros, en qué país vivimos, qué moral configura el día y la noche de nuestra realidad? Por encima de cualquier debate, es desolador asumir la situación a la que hemos llegado. Quien nos representa, quien fue elegido para defendernos, ya no responde al grito de ¡hombre al agua! Asume como algo normal que la preocupación prioritaria de su trabajo sea que un náufrago, el otro, no llegue a la orilla.

Resulta imprescindible exigir responsabilidades públicas, claro que sí. Pero vamos a cuidar también de nuestra vida privada porque están haciendo de nosotros algo muy difícil de aceptar, un musgo venenoso parecido al agua oscura y verde del pozo en el que flotan los ahogados. Vamos a cuidarnos más allá de las órdenes públicas. Elijamos una mañana de domingo y una vereda con árboles para caminar. Elijamos un buen paseo, una buena película, un libro de Camus, una música, un recuerdo preferido, una conversación, un cumpleaños para querer a los amigos, una siesta para hacer el amor poniendo mucha atención en cada caricia, en cada beso, en cada murmullo. Elijamos un buen periódico, una mirada que nos dé compañía. Elijamos cualquier cosa que nos salve de la degradación y que nos ayude a recordar el oficio de ser o el instinto de lanzarse al agua para salvar al desdichado que se esté ahogando.

¿Quién nos manda? ¿Quién fabrica nuestra realidad? Escribió Albert Camus que sólo merecen piedad aquellos que han perdido el sentimiento de la compasión. Pues que alguien se apiade de nosotros.


7 Comentarios
  • 7 Artero 17/02/14 01:33

    Para mas inri (nunca mejor dicho) intentan justificar lo injustificable. ¿Hasta donde y hasta cuando, vamos a consentir que nos insensibilicen de esta forma y manera ?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 tintarroja 16/02/14 22:52

    Cuando veo escenas como las de los inmigrantes ahogándose en las playas de Ceuta el día 6 de febrero, ante las miradas de los guardianes del orden, quienes, además, hacen todo lo posible para que los desdichados no pisen tierra, me viene a la memoria lo peor de la condición humana, sólo comparable a lo que hicieron los nazis con los judíos, a medida que iban invadiendo Rusia, es decir, matarlos al borde de la zanja que les serviría de tumba. En este caso fueron más suaves, pero el fin es el mismo: 15 vidas perdidas para siempre. Pero tampoco somos el único país que comete atrocidades con los inmigrantes. ¿Cuántos mejicanos han caído bajo las balas de los yankis cuando intentaban cruzar la frontera "ilegalmente"? Ni se sabe. Es una vergüenza que los verdaderos responsables de semejantes atrocidades ni siquiera dimitan y sigan siendo tan dignos como el que más. Y probablemente ni siquiera tengan remordimientos de conciencia...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 IRENE 16/02/14 20:57

    Antonio Flores escribió. Solo le pido a dios que la vida no me sea indiferente. que el amor, el dolor y la muerte no me deje nunca, nunca indiferente.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 359gcu 16/02/14 19:01

    Desobediecia, 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Maria garcia 16/02/14 14:05

    Ha sido una equivocación horrible, como siempre que se emplea la violencia. Llegado un conflicto armado, el enemigo dejaría de ser persona humana...El presupuesto de guerra es un despropósito. También está de camino su reestructuración. Ya no hacen falta soldados, sino avioncitos letales. En Melbourne un niño ha muerto: Su padre le mató con su bate de criquet tras un partido. La causa de tanta violencia no se investiga...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Estrella 16/02/14 13:26

    Aquí estoy para morir!!! cantaba Camarón deseando una muerte dulce. Rajoy y sus minisros...da igual el elegido son duras y duros,inaguantable,pestilente De este hecho sólo recordaré la imagen vista de uno de ellos con los brazos en alto llegando a la orilla, nada más, nada más. Juan Torres rendía homenaje esta semana en un artículo,con la mirada de Croixet, a Ellas,a las perdidas por la violencia...yo también,siempre, cada vez, de una en una. Hasta que el alma me suene...!!! como Camarón, como Estopa... Cosas si, cosas hay ,fantaseadas, hermosas,intrascendentes,cosas pequeñas, las más pequeñas...Inesperadas

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 LosCristos 16/02/14 10:28

    Muy buen artículo. Es lamentable que el ministro del interior tenga la cara dura de reconocer las cosas y no marcharse. ¿Estas órdenes de donde viene?. Estos son los que van a la misa todas las semanas, pues su Dios debe estar bien enfadado con ellos por no dar las órdenes para socorrer a los Seres Humanos.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Jesús Maraña Jesús Maraña

    Manos sucias y ánimo de lucro

    Que una "organización criminal" como la formada por dirigentes de Ausbanc y Manos Limpias haya podido funcionar durante décadas sólo se explica por la colaboración de grandes bancos y por las lagunas de órganos de control, fiscalías y medios de comunicación.
  • Ramón Lobo Ramón Lobo

    Más grave una teta que un rifle

    La América profunda, la real, la que elige presidentes, ve a Manhattan como el centro de la depravación y el pecado. No por ser la sede de Wall Street, sino por el sexo.
  • América Valenzuela América Valenzuela

    La geoingeniería, en punto muerto

    En el año 2012 Europa estuvo a punto de llevar a cabo un experimento para enfriar la tierra mediante nubes artificiales. La controversia que despertó consiguió que lo cancelaran.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre