Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Verso Libre

Drama de mujeres

Publicada 09/03/2014 a las 06:00 Actualizada 09/03/2014 a las 12:49    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

EL AUTOR
Las batallas ideológicas más importantes del siglo XX se han librado sobre el cuerpo de las mujeres. La libertad y la represión entablan su duelo en el origen de la vida. Son muy famosas las palabras con las que una madre tiránica cierra el argumento de La casa de Bernarda Alba: “No quiero llantos. La muerte hay que mirarla cara a cara… ¿Me habéis oído? Silencio, silencio he dicho. ¡Silencio!” La represión suprime las palabras, empobrece los vocabularios, prohíbe los idiomas. La represión ha borrado también el pulso de la vida en el cuerpo de Adela.

Casi nadie recuerda, sin embargo, las palabras que inician La casa de Bernarda Alba. Una criada se queja: “Ya tengo el doble de esas campanas metido entre las sienes”. Doblan a muerto. Las campanas pueden ser hermosas cuando forman parte del paisaje de una aldea o cuando flotan sobre los amaneceres de una ciudad. Los decorados sonoros nos ayudan a apropiarnos de un ambiente, como las viejas canciones que ruedan sobre la barra de un bar o los asientos de un coche. Pero el significado cambia si las campanas de la iglesia se meten entre las sienes. Es el ambiente el que quiere apropiarse de nosotros. El viento busca súbditos.

Las ideologías no viven como ideas abstractas. Procuran encarnarse en un cuerpo, meterse entre las sienes. Por eso las grandes batallas se libran sobre un cuerpo. El poder no se conforma con dominar la plaza. Necesita introducirse en el cuarto de estar y luego en el dormitorio. El poder que suena a campana en la plaza y en el salón se convierte así en el tic-tac del reloj que marca los silencios de un cuerpo desvelado. El poder necesita hacerse vida privada, intimidad. Por eso las grandes batallas se libran sobre el cuerpo de una mujer. La sociedad contemporánea quiso ordenar la existencia definiendo la condición femenina como un ámbito sentimental propicio para lo privado y la intimidad. Es la historia del ángel del hogar.

Cuando Federico García Lorca quiso indagar la presencia del poder en los últimos rincones de la casa, suprimió la mentira del ángel del hogar para enfrentarse cara a cara con la represión y los deseos insatisfechos. Su drama de mujeres estalla cuando Bernarda quiere tapiar las puertas y las ventanas para que se cumpla un luto riguroso. Pero todo es una mentira, no existe separación posible, no hay distancia entre lo público, lo privado y la intimidad. Las campanas que se meten entre las sienes ocupan todas las habitaciones y tiemblan debajo de las almohadas. El agua corre libre en los ríos y se mueve con fuerza en el mar. El agua de un pozo está quieta, no desemboca en ningún sitio. Bernarda vive en un pueblo de pozos, su casa gira alrededor de un pozo y el pecho de cada una de sus hijas es un pozo de insatisfacción y veneno.

Pocas reflexiones tan radicales sobre la geografía del poder como la que nos encontramos en La casa de Bernarda Alba. Son razones muy profundas las que hacen que los instintos de dominación, las ideologías totalitarias y las crisis económicas de nuestra sociedad castiguen de forma directa a las mujeres. Doblan las campanas en las alcobas. Se intenta cancelar su libertad de conciencia en asuntos tan personales como la interrupción de un embarazo. Doblan las campanas en el cuarto de estar. La violencia de género se apodera de la convivencia en un grado alarmante para toda Europa. Y doblan las campanas en los talleres y las plazas. La crisis acentúa la desigualdad. Sin amparos públicos, sin ayudas sociales, sin políticas de igualdad, la economía es otra forma de violencia para las mujeres que intentan trabajar, criar a los hijos y cuidar a los mayores.

Unos obispos que no huelen a hombres, sino a hombres viejos, a sotana rehervida, ponen las campanas a doblar. Y ya tenemos el doble de esas campanas metido entre las sienes.

Irina Kouberskaya y Hugo Pérez de la Pica dirigen una versión de La casa de Bernarda Alba en el Teatro Español de Madrid. Está en cartel hasta el 30 de marzo. Merece la pena verla, salir del teatro con ganas de hablar, con ganas de pensar en el silencio, y en las campanas, y en las alcobas, y en las plazas públicas, y en las batallas que nos afectan a todos, aunque se libren sobre el cuerpo de una mujer.



3 Comentarios
  • 3 La RAF 10/03/14 10:16

    Totalmente de acuerdo con los comentarios (1 María García y 2 Irene). Gracias por tan excelente artículo, Sr. García Montero. Salud y "res publica".

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 IRENE 09/03/14 15:55

    Que bonita reflexión, sobre el cuerpo de la mujer se entremezclan una vida contra otra, es tan sublime y tan espectacular que o sea crea con libertad o esta nace deforme. Los hijos siempre pagan de una forma u otra los errores de sus padres.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Maria garcia 09/03/14 12:24

    El Poder supremo es dar la Vida. Antes morirse en la gestación era algo cotidiano. A todas nos da miedo el parto, no solamente por el dolor. Por eso el empleo del cuerpo de la mujer como gozo es abominable, porque puede surgir vida o muerte, ambas ajenas al hombre de paso..

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Jesús Maraña Jesús Maraña

    Manos sucias y ánimo de lucro

    Que una "organización criminal" como la formada por dirigentes de Ausbanc y Manos Limpias haya podido funcionar durante décadas sólo se explica por la colaboración de grandes bancos y por las lagunas de órganos de control, fiscalías y medios de comunicación.
  • Ramón Lobo Ramón Lobo

    Más grave una teta que un rifle

    La América profunda, la real, la que elige presidentes, ve a Manhattan como el centro de la depravación y el pecado. No por ser la sede de Wall Street, sino por el sexo.
  • América Valenzuela América Valenzuela

    La geoingeniería, en punto muerto

    En el año 2012 Europa estuvo a punto de llevar a cabo un experimento para enfriar la tierra mediante nubes artificiales. La controversia que despertó consiguió que lo cancelaran.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre