Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Muros sin Fronteras

Gaza, ¿dónde están las personas?


Publicada 10/07/2014 a las 06:00 Actualizada 10/07/2014 a las 12:27    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Ser civil palestino en 2014 es un pésimo negocio: sin tierra, sin libertad, sin amigos, sin esperanza. Ser civil israelí es mucho mejor, al menos disponen de tierra, abundan los amigos poderosos y disfrutan de una libertad aparente, pero tampoco hay esperanza. Ambos pueblos están unidos por esa negrura que rodea el futuro. En realidad están unidos por más cosas, son primos hermanos. Los palestinos están más cerca de los judíos que del resto de los árabes.



La vida de las dos comunidades está secuestrada por el lenguaje bélico del odio y la exclusión. Domina el discurso de los guerreros, los fanáticos y oportunistas. Aquellos que reconocen el sufrimiento del otro, la ocupación de sus tierras, el dolor que causan los atentados suicidas y los bombardeos son una minoría.

No hay esperanza de paz a corto ni medio plazo. Tampoco la hay en que EEUU y la UE puedan romper el círculo vicioso porque están contaminados de la misma simpleza: los buenos, los malos; los amigos, los enemigos. ¿Dónde están las personas?



Tampoco se puede tener esperanza en la mayoría de los medios de comunicación. En esta última ofensiva sobre Gaza algunos hablan de intercambio de disparos, como si se tratara de dos Ejércitos en igualdad de condiciones. Faltar a la verdad, mentir, es una manera de perpetuar el odio; debería ser delito porque es un arma peligrosa.



Podríamos decir que todo empezó con el asesinato de tres adolescentes israelíes en Hebrón y el asesinato de un joven palestino, quemado vivo en venganza. Podríamos decirlo y estaríamos en lo cierto. Pero esta espiral de violencia viene de mucho antes, de 1948, y de antes. Son dos pueblos educados en la escuela en la inexistencia del otro, y si existe es como encarnación del mal supremo.

Es un problema de líderes. Hubo una oportunidad de oro con los acuerdos de Oslo, ambos hicieron renuncias, concesiones históricas. Isaac Rabin y Yasir Arafat tuvieron capacidad de estadistas. El primero fue asesinado por un extremista judío, el segundo no supo leer bien lo que significaba el 11-S y permitió que Ariel Sharon le sacara de la lista del Nobel de la Paz para meterle de nuevo en la de los terroristas más peligrosos. El deterioro es tal que hoy Sharon parece un moderado junto a Benjamin Netanyahu, un hombre que lleva escrito el odio en su cara. Es su lema electoral.

Hamás esgrime la legitimidad del ocupado, su derecho a defenderse, a golpear a los que les han robado sus tierras. Golpear a civiles no tiene nada que ver con esto. El asesinato de los tres adolescentes judíos de Hebrón muestra la descomposición ética de Hamás, un grupo relativamente moderado dentro del islam, si los comparamos con el ISIS de Irak y Siria.

De Al Fatah, el partido del difunto Arafat, poco se puede decir mas allá de que hace años sucumbió a la corrupción. Los civiles palestinos están desesperanzados y huérfanos de líderes inteligentes, capaces. Quizá el único con el prestigio intacto sea Maruan Barghouti, por eso Israel lo mantiene en la cárcel.

Dentro de la desesperanza palestina hay grados. El peor, el infierno en la tierra, está en la franja de Gaza, el mayor campo de concentración del mundo: 1,7 millones de personas, la inmensa mayoría refugiados expulsados en distintas oleadas de sus casas en el sur de lo que hoy es Israel.

Les recomiendo este link de Juan Cole que ofrece algunos datos básicos para entender el contexto de Gaza, donde nace Hamas. Destaco dos: porcentaje de niños con anemia: 18,9%; porcentaje de agua potable: 10%.

Este gráfico interactivo de Al Yazeera también le permitirá ver el contexto.

Este otro del diario británico The Guardian explica la evolución de los mapas.

El odio se cultiva con los bombardeos de estos días, los bloqueos, la humillación diaria. En Cisjordania no hay posibilidad de Estado palestino porque es un queso gruyere repleto de colonias judías, controles militares y carreteras solo para judíos. Si es blanco y en botella se llama apartheid.



Hacer la guerra es de cobardes, la verdadera valentía sería hacer la paz. Ambos pueblos se la merecen, se merecen la paz y se merecen otros líderes.




4 Comentarios
  • 4 J.urrutia 13/07/14 17:35

    parece que la única solución para que cese la masacre seria trasladar los cuarteles generales de la ONU a la franja de Gaza; a toda su legión de inútiles funcionarios que redactan memorándums de miles de paginas infumables; al ejercito de millares de traductores que los traducen los miles de paginas a cientos de lenguas para que nadie los lea; también se podría trasladar la residencia de verano del presidente estadounidense de Camp David al mismo territorio, y ya puestos una parte del parlamento de Bruselas. de este modo se acabaría con el "intercambio de disparos", los niños desnutridos no existirían y el porcentaje de agua potable seria del 100%. si mi plan sale mal tiene la ventaja de que no encontraremos a faltar a los inútiles allí desplazados.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 tartessos 11/07/14 00:33

    ¡Otro Holocausto¡

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Itsasmir 10/07/14 17:47

    1.000 espacios no dan para nada más que ideas deslavazadas. La conclusión es que habría que retrotraerse a lo que sucedió en estas tierras sobre todo desde principios del siglo XX (con una convivencia aceptable dentro del dominio otomano y, posteriormente, inglés) con sus dos guerras mundiales, que hizo cambiar de manos las hegemonías coloniales, la desastrosa y errática descolonización inglesa, los errores de los líderes árabes en aquellos años convulsos y, finalmente, la resolución de la ONU con la creación de dos estados, nunca aceptada por esos líderes árabes.  Sólo cabe una vuelta imposible al año 1948 y un reconocimiento mutuo (ya imposible) del derecho de todos a vivir en la región. A ser posible, claro, bajo un régimen democrático parlamentario. Que esa es otra.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Itsasmir 10/07/14 17:35

    En la medida en que procuro informarme del modo más desapasionado posible sobre este conflicto histórico, más me convenzo de que, lisa y llanamente, no tiene solución, sobre todo porque, como apunta el Sr. Lobo, los prejuicios se han adueñado de la visión que se puede adquirir del tema. No hay un conflicto judío-palestino, como no lo hay arabe-israelí, etc. Resulta que hay palestinos que son judíos, árabes que no son musulmanes, israelíes que son judíos o cristianos o musulmanes o agnósticos, incluso ateos. No todos los judíos eran sionistas. Y así hasta donde queramos llegar. Palestina es una región del globo en la que llevan conviviendo gente variopinta en raza y religión desde tiempos remotos. Israel es un estado, bendecido por la ONU, cuyas fronteras fueron aceptadas por Ben Gurion, pero no por la gran coalición de países árabes que trataron de forzarlas sin éxito ya en 1948.  Previamente había colonias judías, nativas y provenientes del exterior, en tierras de su propiedad.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Jesús Maraña Jesús Maraña

    Manos sucias y ánimo de lucro

    Que una "organización criminal" como la formada por dirigentes de Ausbanc y Manos Limpias haya podido funcionar durante décadas sólo se explica por la colaboración de grandes bancos y por las lagunas de órganos de control, fiscalías y medios de comunicación.
  • Ramón Lobo Ramón Lobo

    Más grave una teta que un rifle

    La América profunda, la real, la que elige presidentes, ve a Manhattan como el centro de la depravación y el pecado. No por ser la sede de Wall Street, sino por el sexo.
  • América Valenzuela América Valenzuela

    La geoingeniería, en punto muerto

    En el año 2012 Europa estuvo a punto de llevar a cabo un experimento para enfriar la tierra mediante nubes artificiales. La controversia que despertó consiguió que lo cancelaran.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre