Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Muros sin Fronteras

Una insoportable doble moral

Publicada 31/07/2014 a las 06:00 Actualizada 31/07/2014 a las 13:30    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 13


EEUU y la UE aumentan las sanciones a Rusia, a la que responsabiliza de la violencia en el este de Ucrania, incluido el derribo del avión de Malaysia Airlines, la misma semana en mantienen su inacción en Gaza. En la tragedia del vuelo MH17 murieron 298 personas; en Gaza, ya se supera los mil, la mayoría civiles (recomiendo este gráfico interactivo con datos de la ONG israelí B'Tselem, OCHA y The New York Times).

La doble moral no es nueva en política internacional, es su esencia: una vara corta, para los enemigos; una larga –larguísima en el caso de Israel– para los amigos. Siempre hubo conflictos de primera y de segunda. Si hay intereses que defender o conquistar (Irak), las grandes potencias se mueven rápido, sobre todo EEUU, que es el mandamás único desde el final de la Guerra Fría.

En este vídeo, a John Bolton, uno de los principales neocons de la Administración Bush y exembajador ante Naciones Unidas, se le escapa una sinceridad sobre las guerras en Oriente Próximo.
 


Si no hay petróleo, gas natural o minerales estratégicos, si solo hay hambre, pobreza extrema y violaciones de derechos humanos, ninguna potencia mueve un dedo en el seno del Consejo de Seguridad, donde tienen asiento permanente y veto por derecho de guerra (su victoria en la Segunda Guerra Mundial) las cinco potencias rectoras del mundo (EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido), que deberían velar por la paz y la ética en las relaciones internacionales. Pero no lo hacen, solo velan por sus intereses.

Son una rémora cuasi colonial de un mundo que ya no existe (sobre todo para Francia y Reino Unido, que pasaron de potencias a países medios) y del que obtienen pingües beneficios. Son, junto a Alemania (y España) los principales exportadores de armas y sus empresas multinacionales, las primeras interesadas en la doble moral y en la impunidad de sus acciones en el Tercer Mundo y en algunos países en desarrollo. Es un círculo diabólico imposible de romper, de momento.

Pocas veces la actualidad coloca en paralelo y de manera tan groseramente visible los dos ejemplos de varas de medir. Occidente, por decirlo de alguna manera, ha decidido convertir a Vladimir Putin en el malo de una película, resucitar los aires de la Guerra Fría. Es cierto que Putin ha puesto mucho de su parte con la anexión de Crimea y la insurrección que se vive en el este de Ucrania para ganarse el papel, que tiene la marca de made in Moscú.


El derribo del avión de Malaysia Airlines ha permitido a EEUU acelerar la presión sobre Putin y su círculo, multiplicar las sanciones, arrastrando a la UE que va a sufrir esa línea dura. No es solo la pérdida de negocios, llegará el invierno y nos acordaremos del gas ruso.

Rechazamos que Putin arme a los rebeldes en Ucrania y con la misma voz defendemos nuestra decisión de armar a los rebeldes en Siria. Son rebeldes con causa. A un lado y al otro hay intereses enfrentados. Esto no tiene nada que ver con la libertad, ni en Ucrania ni en Siria; solo es negocio, control de territorios.

En lugar de preguntarse por qué ahora y cuáles son las causas últimas de esta tensión con Rusia, los medios de comunicación siguen la moda.



Si fuera por muertos, no por intereses, la reacción de Occidente debería ser igual o mayor con el Gobierno de Benjamin Netanyahu. Está bombardeando un territorio que no es suyo, que está al otro lado de una presunta frontera, y donde la mayoría de los muertos son civiles. Hay causas éticas y legales para exigir el final de las operaciones militares, para imponer a las partes un alto el fuego. En el caso de Gaza tampoco Putin está muy locuaz. Israel ha logrado tejer una red de impunidad que no siempre utiliza en su beneficio. El daño de imagen es enorme para Israel y por desgracia para los judíos que nada tienen que ver con Netanyahu.
 


Con tanta bomba, tanta muerte y tanta destrucción se nos ha olvidado el origen de la esta crisis: tres jóvenes israelíes secuestrados y asesinados en Hebrón por un grupo radical palestino. Netanyahu no esperó a las pruebas, culpó a Hamas y atacó. El objetivo era descarrilar el Gobierno de unidad palestino (Fatah-Hamas), impedir cualquier atisbo de paz. Ya se sabe que la jefatura de Hamas no tuvo que ver en aquellos asesinatos, pero ¿quién se acuerda de ayer en un mundo sin memoria?

Para terminar, una rareza de Roger Waters (ex Pink Floyd) que recuerda otro conflicto silenciado: el cerco a Gaza, el bloqueo de sus fronteras, una agresión cotidiana y colectiva.



10 Comentarios
  • 13 Jag58 11/08/14 19:35

  • 12 DM 05/08/14 17:28

    Como dice el dicho catalán: "la pela es la pela", el dinero es el dinero. La guerra es un negocio, y como tal, sus inversores no desean que termine antes de tiempo. Los políticos representan un papel frente a las cámaras para que sus votantes sigan siéndolo. Esta doble moral, como muy bien dice Ramón Lobo, nos muestra la verdadera cara de la guerra y la política internacional. Días atrás se criticaba al ejército israelí por sus ataques a los palestinos en Gaza, ahora las tornas han cambiado y en los medios se critica a Hamás por provocar al ejército israelí. Es curioso como las versiones cambian en función de los intereses de cada uno.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 Rafael María 04/08/14 13:27

    ¿Atacar a las partes en conflicto o a la gran potencia que no se atreve con su aliado es la solución? La izquierda ha de repensar su política internacional y los pueblos las formas de solidaridad. Las soluciones basadas en el diálogo con iniciativas claras y la denuncia de todas las violencias con nuevos métodos,  podrán abrir paso a otra consciencia de tal modo en que se desarrollen la responsabilidad y las verdaderas soluciones. Gracias por el artículo y por la oportunidad de comentarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 luis.egea 04/08/14 01:54

    Es una vergüenza que Obama ostente el Novel de la Paz. Es un descrédito y desprestigio para esa Institución a la vista de su colaboración en el exterminio planificado y frío del pueblo Palestino

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 chema reyes 02/08/14 19:01

    Creo que el Parlamento Noruego debería solicitar la devolució del Nobel de la Paz al Presidente Obama. ¡¡como nos engaño a todos en su famoso discurso en la Universidad de El Cairo !!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 BASTE 01/08/14 17:47

    No es doble moral,no tienen ninguna,son amorales.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 viaje_itaca 01/08/14 10:03

    Historia de los campeones de la democracia y DDHH: único país que ha utilizado armamento atómico en guerra, golpes militares y dictaduras sangrientas en América Latina perpetradas contra regímenes salidos de las urnas, napalm en Vietnam, las guerras de Oriente Medio para robar petróleo, el campo de concentración de Guantánamo, que no tiene mucho que envidiar a los nazis, aunque aquí los conserven vivos... Sin defender ninguna violación de DDHH, que todas han de ser condenadas vengan de donde vengan, da risa oirlos hablar de Venezuela o Cuba...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 baldos 01/08/14 04:23

    Apreciado, Ramón, con la experiencia vivida en muchas, guerras no todas son por odio, son fomentadas, por intereses, ya sea petróleo, venta de armas y casos similares, pero a los países les interesa quedar bien con los amigos, ya que quien muere, es el pueblo, mientras los demás llenan sus arcas con la venta de armas y en pocas guerras, mueren los grandes, sólo de masacra al pueblo y esta no tiene valor económico.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Raúl Suárez 31/07/14 15:15

    Ya lo he dicho en artículos similares : Las víctimas son ahora los verdugos, y son tan despiadados y despreciables los gobernantes judíos como lo fue Hitler.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 eaudete 31/07/14 14:59

    Reconozco que no tengo palabras, sólo rabia, lágrimas y una insoportable impotencia.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre