Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



VERSO LIBRE

El balcón en invierno

Publicada 27/09/2014 a las 14:37 Actualizada 27/09/2014 a las 20:42    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

Regalar un libro es un acto de complicidad, un modo de decirle a una persona que la has reconocido y que te sientes parte de ella.

Por un momento se dibuja de forma nítida la palabra nosotros. La intimidad compartida tiene que ver con palabras bien elegidas, historias puestas en común y recuerdos que nos hacen coincidir en una experiencia del tiempo. Igual que las viejas amistades, los libros hermanan pasados, ideas, intuiciones, excesos, afanes, miedos, pérdidas, leyendas y detalles de nuestra convivencia. Regalar un libro es una confesión, una pregunta, una forma de decirle a alguien “tenemos que hablar”.

Leo el último libro de Luis Landero, El balcón en invierno (Tusquets, 2014) y me parece excelente. Vuelvo a la librería, compro otro ejemplar y se lo regalo a una amiga. Toma, a ver qué te parece, le digo. Conozco sus gustos, conoce mis gustos, solemos hablar de política, de música, de fútbol, de literatura... Sí, toma, un regalo, tenemos que hablar.

El balcón en invierno es el libro de un novelista que quiere escribir la historia de un hombre jubilado. Su personaje va a pasear por la calle con una pistola en el calcetín y diez euros para limosnas que serán distribuidas con una maniática arbitrariedad entre los mendigos del barrio.

Es el libro de un novelista indeciso, en crisis, que mezcla de forma inevitable la inseguridad y las perplejidades de la literatura con las dudas de la vida. Cuando lee lo que acaba de escribir, suele sentir que se trata de un esfuerzo fallido. Cuando piensa en la disciplina del despacho y la escritura, es posible que le oprima el vértigo de la vida callejera, una aventura real que se escapa, una existencia que parece ocurrir en otro lado. Pero cuando vuelve a leer lo escrito, se reconcilia a medias con sus palabras en un camino de ida y vuelta entre la desolación y la alegría. Es lo mismo que le ocurre en los viajes, cuando se impone el deseo de regresar a la tranquilidad de unas habitaciones conocidas y propias.

El libro se convierte en un regreso al pasado. Es el cuidadoso álbum de una educación sentimental. Bajo la piel madura del escritor hay un niño al que le gustaba mentir, fantasear en el campo con las cosas que ha visto en la ciudad e inventarse en la ciudad los misterios y la magia de todo lo que ha vivido en el campo. El escritor cuenta historias ante sus lectores como si estuviese inventando una excusa o tejiendo un asombro ante un padre, una madre y tres hermanas. ¡Lo que miente este niño! ¡Qué bien escribe este narrador! El aparente fracaso de una novela se transforma entonces en un verdadero homenaje a la literatura, a los orígenes de la literatura.

El libro desnuda al jubilado, protagonista de la novela que iba a escribirse, para contar la historia del propio escritor. Se convocan así los recuerdos de una familia de labradores que emigra a Madrid en 1960. De la infancia a la adolescencia, de Alburquerque al Barrio de la Prosperidad, de las mentiras al gusto por la literatura, de la novela a la ficción autobiográfica. Cada día trae su afán y Luis Landero creció en una familia en la que los hombres han tenido siempre culo de mal asiento. Inventan cosas, sueñan con lo que no poseen y abandonan lo conseguido. Por eso El balcón en invierno es un camino de vuelta, una forma de regreso a los orígenes de una escritura.

La historia no se detiene nunca, está en movimiento, es verdad. Pero la historia de España entre 1960 y 1980 supuso un vértigo especial, una mutación antropológica. El cambio político de la Transición fue la piel de las aceleradas transformaciones de un país que abandonaba el subdesarrollo para entrar de forma precipitada en los códigos del progreso. Hubo muchas dificultades, pero todo se vivía con la sensación de una precariedad que iba de mejor a peor. Quizá sea esa la razón última de la melancolía alegre que permanece en los recuerdos, la plenitud que late en las conversaciones junto al fuego, el olor de una casa de campo y el ajetreo de un piso en la ciudad. Quizá sea también el motivo de la lejanía, una distancia que va más allá de los años, porque ahora vivimos en un bienestar que camina de mejor a peor. En esa distancia se sumerge la literatura para evocar los olores, la luz y el aliento cotidiano de un mundo perdido.

Escribir un libro es un acto de complicidad, un modo de reconocer a los lectores. Más que una opinión literaria, el lector que soy yo prefiere en este caso mantener una conversación. Y no sólo con el autor. Me gustaría decirle al padre de Luis Landero, muerto antes de tiempo, que su hijo, su mal estudiante, su mentiroso, su rebelde, su manojo de sentimientos de culpa, acabó por convertirse en un hombre de provecho.
Relacionados


6 Comentarios
  • 6 Belita 04/10/14 12:48

    Soy lectora empedernida y muy agradecida a algunos escritores por la oportunidad que me brindan de reconocerme en ellos y con ellos. Gracias por vuestra necesidad de escribir y de escribirnos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Estrella 30/09/14 20:41

    Infelizmente no podemos hablar! esta herramienta on line no es tal, es más bien una conversación con una misma, -en fin es lo que hay- en cualquier caso, gracias por tus,con algunas de ellas he disfrutado mucho. Una candidatura en las municipales encabezada por alguien con notoriedad, intelectualmente influyente, una escritora...encajaría en el cambio no?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Giordano 30/09/14 20:00

    ¡Qué grande eres, Luis!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Irenepaz 28/09/14 13:22

    Al final de la vida uno deja de opinar para comenzar a vivir en la agradable presencia del pasado que la mayoria de las veces es inventado para hacernos el transito mas agradable. Me siento complice con usted hoy. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Bacante 28/09/14 09:59

    Como no he leído el libro (¡aún), sólo puedo dar las gracias por la recensión y la recomendación. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Maria garcia 28/09/14 00:49

    Las mujeres rápido saben que su asiento, depende no solamente de su propio culo. En los 70 abortaban 300.000 al año..

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre