Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Caníbales

El arte de la crueldad

Publicada 02/05/2015 a las 06:02 Actualizada 02/05/2015 a las 11:39    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

En casi todas las cenas sale el tema: ¿la tercera temporada es el retrato de una pareja o una serie política? ¿Ha perdido Frank Underwood toda su mala baba y bastante de su inteligencia ahora que ya es presidente? En casi todas las cenas hablamos, claro, y entre otras cosas, de House of Cards.

Y, mientras lo hablamos, va Alba Editorial y edita una versión revisada de la novela en la que se basó la serie británica original. O sea: una novela escrita y publicada hace más de 25 años, un cuarto de siglo antes de que en nuestras vidas apareciera Kevin Spacey convertido en Frank Underwood y con las manos ensangrentadas.

Y, como mola ir informada a las cenas, la leo. Con curiosidad y poca confianza. Y la devoro, con pasión y bastante miedo, porque cada capítulo cuestiona los cimientos del sistema y dinamita la fe en la democracia.

House of Cards es una novela divertidísima, una maravillosa mezcla de realidad, ficción, ironía, intriga y humor. Porque los parlamentarios británicos retratados en el libro son muy hijos de puta, pero, eso sí, tienen mucho más sentido del humor que los nuestros.

Tanto que hasta es divertida la historia del autor de la novela, Michael Dobbs. El tipo era el jefe del gabinete de Margaret Thatcher, aquella mujer tan chunga que hasta daba miedo como muñeco del guiñol, y un día Maggie le trató exactamente igual que a todos los demás: con desprecio y con crueldad.

Dos semanas después, Michael decidió exorcizar los demonios como lo hacen los británicos: con distancia, ironía y una copa de vino. Se fue de vacaciones, se enfadó con la mierda de bestseller escapista que estaba leyendo y decidió hacer algo constructivo con su rabia y su dolor: escribir su propio libro, utilizando como contexto lo que mejor conocía: la política.

Y, mientras te divierte, va el tío y muestra su tesis: que a veces la política es justo eso, el ejercicio de la crueldad (y el egoísmo): tu única obsesión es ganar y prometes cosas como si te importara la sociedad para luego acurrucarte en el poder, que es mullido y espinoso al mismo tiempo, y olvidarte de los otros.

A veces, o mejor dicho siempre, uno piensa también que la ficción es justo lo contrario: el arte de la empatía. Porque cada novela, cada película, cada serie, te llevan a un mundo distinto, te enseñan a entender y te transforman: inevitablemente en alguien mejor.

Tanto es así que una ficción te lleva a otra. Y yo pasé de House of Cards a… Continuará la semana que viene.


4 Comentarios
  • 4 Lunilla 05/05/15 08:05

    La mujer serà realmente igual al hombre el dia que se designe a una mujer incompetente para un puesto importante

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Birth 03/05/15 02:02

    Ahora lo que está de moda en UK son las series escandinavas, como Borgen, que dieron hace un par de años en la BBC en versión subtitulada. Por cierto es la serie favorita de la política, actual presidenta de Escocia, Nicola Sturgeon. Ha dicho que ha visto la serie varias veces. Recibió la mención de política del año. Me conmovió su mensaje de final de año 2014, realizado en un pasillo de la maternidad de un hospital. Estará seguramente en Youtube. Primera vez que me conmueve un discurso político de fín de año.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Laniebla 02/05/15 13:55

    "Yes, Minister" es una serie inglesa de principios de los 80 que recomiendo a tod@s. Vale la pena.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Maria garcia 02/05/15 13:18

    Si, ha cambiado bastante a mejor...

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre