Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



@cibermonfi

¿Nos quedará París?


Publicada 15/11/2015 a las 06:00 Actualizada 24/11/2015 a las 13:07    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 14

Unos bárbaros ensangrentaron el viernes una de las grandes capitales mundiales de la luz y la libertad. Mataron e hirieron a sangre fría a cientos de personas que asistían a un partido de fútbol, cenaban en restaurantes o habían ido a un concierto de rock. Querían hacer daño precisamente ahí: en la joie de vivre de los parisinos. Querían castigarles por ello.

Madrid acogió con tristeza la noticia. Las matanzas de París hirieron muchos corazones. Madrid es una ciudad solidaria, de brazos abiertos al abrazo. Madrid es una ciudad aún más festiva que París. Madrid padeció en cuerpo y alma la barbarie yihadista el 11 de marzo de 2004. Como la padeció Nueva York el 11 de septiembre de 2001.

Las autoridades municipales salieron a la plaza de Cibeles y guardaron un minuto de silencio. Manuela Carmena iba al frente. Ondearon en la zona las banderas tricolores de la República Francesa. Anne Hidalgo, alcaldesa socialista de Paris, agradeció en Twitter los apoyos internacionales expresados a los vecinos de su ciudad. Entre ellos, añadió, los de los alcaldes de Nueva York, Madrid y Montreal.

Muchas portadas de medios franceses coincidieron ayer en una expresión: "L´Horreur". El Estado Islámico (ISIS) supera al mismísimo Al Qaeda en la siembra de un espanto sangriento y glacial. Se filman a sí mismos decapitando a cautivos en mitad del desierto, fusilando a otros en masa, sembrando la muerte con balas, explosivos, cualquier cosa a su alcance que haga mucho daño. Despiadados como nadie, sus víctimas son gente que pasaba por allí y nada tenía que ver con su delirio.

ISIS es un enemigo terrible. La invasión de Irak y las guerras civiles en Siria le han permitido construirse un feudo territorial. Predica un milenarismo que cautiva a desesperados de otros países árabes y musulmanes. También a inmigrantes más o menos marginados de origen musulmán. Su primera fuerza es mental, su enfermedad mental.

A ISIS, como a Al Qaeda, hay que enfrentarse con mucha inteligencia. La capacidad de prevención de los servicios policiales y de espionaje fue manifiestamente favorable el 11-S y el 11-M y ha vuelto a serlo en París. En los atentados de París participaron bastantes yihadistas. Tenían explosivos y fusiles de asalto Kalashnikov. Francia estaba en máxima alerta desde la matanza en Charlie Hedbo, hace diez meses. Sin embargo, no fueron detectados.

Sin desecar los pantanos donde crece esta peste, derrotar a ISIS es un trabajo de Sísifo. Sería útil no arrojar más gasolina al fuego matando a civiles en operaciones militares en Oriente Próximo, incluidas las llevadas a cabo con drones. Ayudaría el comprometerse a fondo en una justa resolución de conflictos como el de Palestina. Y también pensar en algo así como un Plan Marshall para promover crecimiento con protección social desde el Atlántico hasta India. Y, por supuesto, apoyar a los demócratas de ese inmenso territorio poblado por jóvenes. Y, ya que estamos en ello, dejar de mirar para otro lado cuando se trata de Arabia Saudí, promotor y financiador de la versión salafista del islam que inflama a los yihadistas.

Ese tipo de cosas, lo sé, requieren tenacidad, paciencia, astucia. El comentario de taberna es más fácil. Confundir el todo con la parte es más fácil. Dirigirse a las vísceras bajas es más fácil. Subirán la islamofobia y la ultraderecha. Al Frente Nacional de Le Pen se le vuelve a ensanchar el bulevar de la Asamblea Nacional y, quién sabe, del Elíseo. La derecha y la ultraderecha recogerán en casi toda Europa la cosecha electoral del miedo. Crecerá el recelo ante los refugiados de Siria y otros países. Seguimos adentrándonos en zona de curvas peligrosas.

Lo más fácil no es siempre lo mejor. La mejor respuesta al fanatismo no es otro fanatismo. La mejor respuesta es la suma de la libertad y la razón.

No hay que volverse loco, ni una milésima parte de lo locos que están ellos. No vamos a renunciar a nuestros derechos y nuestras formas de vida. Si renunciamos, los terroristas habrán ganado. Es lo que buscan: situarnos en el terreno medieval de la yihad contra las cruzadas.

Y nos seguirá quedando París. París es vieja, fuerte y rebelde. París ha sobrevivido a Hitler, la represión de la Comuna y la matanza de San Bartolomé. Sus luces volverán a brillar.
EL AUTOR
Relacionados


10 Comentarios
  • 14 isa54 25/11/15 08:38

    Tanto citar a loz nazis tanta la historia que se olvida: previo al auge de un radicalismo ha habido siempre un caldo de cultivo (miseria, imposiciones imperialistas, apuros económicos...) que los ha propiciado. En el caso de los nazis fueron las reparaciones de Guerra de Versalles y la crisis económica que se tragaron lo que lo propició. En el caso de la región de Oriente Próximo ha pasado mucho tiempo y por causas numerosas (miseria, colonialismo, expolio, establecimiento de dictaduras....), ¿cuál es el de Siria? Mi idea (para refutar a los que creen que con sólo sangre se solucionará), es que hay que desmontar estas células terroristas, y hacerlo de una manera que no provoque más terrorismo. La guerra es un recurso excepcional, no puede usarse como respuesta para todo. Si no nos movemos para que mejore también la suerte de la gente de esta región, será más efectivo que lanzar misiles (con su correspondiente gasto). Pedir el castigo con boca grande y quedarse en eso es de ******.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 13 phentium 17/11/15 11:56

    Alfar dijo..
    El buenismo, como se ha dado en llamar a la ingenuidad social, fue lo que llevo a Europa a la WW2. Fue el buenismo de Inglaterra que con lord Munbaten (creo) anduvo haciendo sus pinitos para implantar el nacismo en Inglaterra en los años previos a la confrontacion. El buenismo de unos, la indiferencia de otros y el mirar hacia otro lado de unos cuantos es lo que permitio el avance fulgurante de los ejercitos de hitler por Europa. Hace ya tiempo que necesitamos otro Chuchill.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 Alfar 17/11/15 07:32

    phentium dijo..
    Interesante opinion. Lo del buenismo suena bonito y civilizado, sobre todo cuando no nos atañe directamente en lo personal. Pero cuando ves como se va cerniendo poco a poco sobre Europa la imparable amenaza, no puedes evitar pensar en antiguas invasiones. La de ahora es mucho mas peligrosa. Es apelando a nuestros corazones. Ofreciendonos las imagenes de niños ahogados en el mar, o mirandonos con sus grandes ojos asustados, pocos de nosotros podemos resistirnos a eso. Mientras tanto, nos llama la atencion, que sus hermanos millonarios, no los acojan en sus casas, posiblemente ese es su papel, bien por chantaje, o por conviccion. Esta claro que tenemos la batalla perdida.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 phentium 16/11/15 17:55

    Por partes como dijo Jack: Paris no sobrevivio a Hitler, Paris se rindio a Hitler al tercer cañonazo entregandole a sus compatriotas de origen judio, asi como a los refugiados españoles que habitaban sus pueblos. Mientras nosotros aplicamos el sentido comun (resumen de todo lo expuesto) ellos van a seguir matando y avanzando hacia su meta: La islamizacion de Europa. Entretanto nosotros intentando parlamentar y establecer puentes con la flor en la mano. Hasta que con un par, maximo tres buenos pepinos no se arrasen un par o tres de grandes ciudades musulmanas y a todos sus habitantes esto no tendra visis de terminar. Con los fanatismos no se puede negociar ni parlamentar. Y mientras occidente no se deje de remilgos pacifistas ellos seguiran golpeando cada vez mas fuerte. Francia precisamente es el pais donde mas acogida se ha dado desde hace decadas al mundo musulman. Cualquiera que haya viajado por Francia y tenga ojos ha podido darse cuenta y asi le pagan. Ya lo decia mi abuelo que estuvo en la guerra de Marruecos: El moro es traidor por naturaleza, si tiene la ocasion de matarte igual por delante que por detras siempre elegira por detras.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 Atlant*** 16/11/15 16:16

    algunos medios de comunicación y mandatarios de algunos países, al considerar que estamos ante un estado de guerra. Desde mi punto de vista, son actos de terrorismo cometidos por asesinos que solo pretenden sembrar el pánico, cosa que están consiguiendo y muy satisfechos de sus cobardes hazañas si, además, les regalamos el calificativo de guerreros. El terrorismo es una forma de lucha que persigue destruir el orden y provocar el terror en la población, intimidarla y producirle miedo. Mientras que el guerrero emplea tácticas dentro de una guerra convencional o aislada para conseguir un rendimiento mayor sobre el enemigo con el menor o nulo daño para sí mismo (guerra de guerrillas), casi siempre con un ejército convencional detrás y un país que los mantiene. El terrorista sólo se representa a sí mismo y su fanatismo. PARA COMBATIRLO. -Es imaginación, inteligencia, dialogo, unión de todos los actores posibles, sumar aliados contra la locura, incluidos todos los países árabes, y sobre todo, aquellos pocos que se mantienen íntegros en sus formas de gobiernos. La fuerza a emplear, sólo la necesaria y sólo allí donde se les pueda hacer más daño, cuidando mucho que no afecte a la población inocente. No intentemos imponerles nuestras ideas. Con el tiempo, ellos, sin que se lo inculquemos, se irán dando cuenta de que hay otras formas de hacer las cosas para convivir en sociedad y en la paz duradera, y ahí, -cuando nos lo pidan les ayudaremos. Y de paso, aprovecharemos para dar unos buenos tirones de orejas a los señores Jeques de Arabia Saudí, y otros como Emiratos Árabes, Catar y Kuwait, etc. todos, posiblemente, tengan algo que contarnos de lo que guardan en sus estómagos, y que se pasean por toda Europa de banco en banco y de paraíso fiscal en paraíso fiscal con sus dineros y, asesorados por los mejores y más potentes bufetes de abogados, normalmente ingleses, y el consentimientos de todos nuestros gobiernos, mientras financian el terrorismo que tanto daño nos causan desde hace varios años.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 jmam 15/11/15 19:53

    Cuando me llegó el primer mensaje de los atentados me entraron ganas de llorar, no solo por los muertos y heridos, sino además por lo que nos quitan a los vivos, la libertad. De acuerdo con ud. triunfará el miedo y lo poco que quede de solidaridad en esta Europa que tanto nos ilusionó, se convertirá en seguridad, en controles, en no poder opinar, en quedarnos en casa y desconfiar de todos aquellos que no sean de los nuestros, o hasta de estos. Costó mucho llegar a donde estabamos hace poquito, pero nosotros mismos nos lo hemos cargado en nada. No importa tantanto quien está detras de los asesinos, sino quie se va a beneficiar de los muertos y heridos. En Francia triunfará Marie Le Pen, en España Rajoy y ambos envueltos en la bandera del miedo en la sociedad.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 Dossy 15/11/15 19:09

    Gracias por su artículo. !Ojalá actuemos con inteligencia y no hagamos crecer la hierba. Son tantos los conflictos sin resolver que tiene Occidente...Totalmente de acuerdo con sus reflexiones.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Birth 15/11/15 18:31

    MarcFerrer dijo..
    Tiene razón, Marc Ferrer. El motivo por el que nuestra familia no se aventuró a seguir adelante con un viaje a París en estos días fue debido a que hace unos dos semanas en un debate en la BBC 2 un especialista en terrorismo aseguró que se estaba esperando en cualquier momento un ataque de proporciones enormes en la capital francesa. Esto y las informaciones que da Mediapart sobre las declaraciones del juez francés Marc Trévidic confirma su intuición. Todo parece muy confuso y da lugar a la reflexión outside the box.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 cepeda 15/11/15 12:32

    Hola Javier..¡ Qué tiempos aquellos de la "primavera árabe"!. Fíjate que algunos mal pensados decíamos que era un engaño para primos... pero cuantos se creyeron el cuento... ¡He aquí la cruel realidad!. Yo creo, Javier, que nos han declarado la guerra. Es más, NOS ODIAN. Odian nuestro modo de vida, nuestra forma de pensar, nuestros valores, nuestra democracia.... y ODIAN A MUERTE a nuestros lobbies, a nuestras libertades, el papel de la mujer, la tolerancia con los homosexuales, el "laicismo".... y no es por casualidad Javier.... sino porque quienes llevan décadas alimentándolos sabemos que no son precisamente los estados más "progresistas" del mundo. ¿Y qué podemos hacer, Javier, una vez que nos han declarado la guerra y que nos han demostrado su voluntad, y su capacidad, para golpearnos duramente en muchas partes del planeta... voluntad y capacidad que piensan seguir manteniendo y aumentando (si les dejamos)...? A mi se me ocurre que podemos hacer solo dos cosas: La primera es RENDIRNOS y acomodarnos al papel que ellos nos tienen preparado... lo cual supone el final de la "vida bonita", libre y cachonda.... el final del feminismo (porque ya sabemos cuál es el papel que tienen preparado para las mujeres), el final de los "orgullos" y de las "fiestas salvajes" los viernes por la noche... entre otrs "minucias". La segunda es GANAR la guerra. Lo cual nos lleva al asunto de cómo se gana la guerra... Creo que tenemos suficiente evidencia empírica en nuestro continente y en nuestros países para saber como se ganan, o se pierden, las guerras... y quien tenga alguna duda que se repase lo de la segunda guerra mundial y lo tendrá clarito... En fin, Javier, a nuestro pesar tendremos que reconocer que, si estamos en guerra (y parece que lo estamos), vamos a tener que acostumbrarnos a sufrir bajas... El secreto está en que ellos tengan más bajas, tantas como para que acaben rindiéndose o dejen de ser una amenaza... Eso nos lleva a la necesidad de llegar a acuerdos con aquellos que también están luchando contra nuestros enemigos... pero eso es asunto para otro día. Un cordial saludo, Javier.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Manuel Iradier 15/11/15 09:53

    Como siempre, tú reflexión evoca "Su primera fuerza es mental, su enfermedad mental" Y ese es el problema. Han ultrajado mi ciudad, asesinado a personas con ilusiones, fracasos y muchísimas ganas de vivir. Hoy mis lagrimas se secan sobre mis mejillas. Pero nuestra Paname no sufrirá la enfermedad mental que ellos quieren. Gracias por tú articulo que como siempre es magnifico. Un abrazo

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre