Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Plaza Pública

Disculpas aceptadas

Xabier Fortes Publicada 24/04/2016 a las 06:00 Actualizada 24/04/2016 a las 13:23    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 43

"La culpa es de los periodistas", dijo en medio de una asamblea vecinal uno de los concejales de Cangas do Morrazo que lideraban la revuelta popular contra el alcalde socialista, Lois Pena, en octubre de 1988. La coalición contra el regidor era de lo más variopinta: PP, IU, nacionalistas de izquierda moderada, independentistas y hasta creo recordar que un grupo de orientación proalbanesa. Un día llegó desde el País Vasco Ion Idigoras para dar una arenga en medio de la refriega. Horas más tarde el portavoz del PP en el Ayuntamiento se refería a la dotación de la Guardia Civil enviada a proteger al alcalde como fuerzas de ocupación. Acabó de senador.

"La culpa es de los periodistas", repitió por segunda vez el concejal desde la tarima colocada frente a la fachada del Ayuntamiento y solo entonces me di cuenta de que era el único periodista que estaba allí, con mis 22 añitos, grabando toda su alocución con un magnetofón de Radio Cadena Española y su cantoso paravientos de color amarillo. Era mi primer contrato. Tendrían que haberme visto. Solo me faltaba un sombrero como el de reportero novato de Primera Plana, un brazalete con la palabra PRESS y que alguien me diera por consejo no acabar nunca una frase con una preposición... ni coincidir con Bensinguer en los lavabos.

Unos 500 ojos se posaron de inmediato sobre mí y una avanzadilla me pidió la documentación. Les di el carné de prensa, el DNI, el de la biblioteca y hasta el de socio de fondo norte de Pasarón por si servía para que se compadeciesen.

"Bueno, no todos los periodistas son iguales, ese en concreto parece buen chaval", dijo el concejal al ver la escena y mi cara más blanca que una pared encalada. Me devolvieron mis carnés, regresé a casa y pude enviar la crónica.

Desde entonces la apelación genérica o individual a los periodistas me pone en posición de prevengan y eso me volvió a pasar cuando Pablo Iglesias habló de modo tan faltón de mi gremio y de mis compañeros. Yo sí creo que es pertinente un debate crítico sobre los medios y su relación con el poder, y, al igual que criticamos y opinamos, también podemos y debemos ser objeto de crítica y opinión. Nadie lo explicó mejor que Iñaki Gabilondo cuando el propio Pablo Iglesias le preguntó si no estaba extrañado del nivel de críticas que provocaba el fenómeno de Podemos tras la elecciones europeas: "Habéis llegado para disputar el poder y no debeis esperar que suenen las cítaras a vuestro paso", contestó.

Pero el tono y el fondo empleado por Pablo Iglesias en este caso fue injusto al personalizar en un currito sus críticas y no sobre la superestructura, y calumnioso al generalizar y decir que veía a los periodistas que seguían la información de Podemos con cara de miedo. Créeme, Pablo, para cara de miedo la que yo tenía en aquella asamblea de Cangas.

La catarata de reacciones ha sido enorme y creo que es justo que el gremio reaccione así cuando alguien que puede llegar a ser presidente del Gobierno hace ese tipo de reflexiones. Desde los medios en general (unos más que otros) a la práctica totalidad de representantes politicos, todos se han escandalizado y mostrado su rechazo, con alguna sobreactuación hipócrita en más de un caso.

Me gustaría también la misma furia reactiva en algún partido en concreto cuando se denuncia con pruebas y datos la manipulación, la censura o incluso la elaboración de listas negras en los medios públicos controlados por el Gobierno para apartar a profesionales en función de supuestas derivas ideológicas.

En mi casa, TVE, desde el Consejo de Informativos hemos denunciado el doble rasero a la hora de informar del Gobierno y de la oposición. A algunos en concreto nos han inflado la cara a hostias (metafóricamente hablando) por defenderte, Pablo, cuando denunciamos las encerronas de las que fuiste objeto en TVE y te preguntaban si realmente estabas en contra de ETA o si estábais poco menos que bailando una jota porque habían soltado al asesino Santi Potros. Por eso nos dolió especialmente esa manifestación genérica a los periodistas con miedo que hiciste. Al menos habéis pedido disculpas en menos de 24 horas. Bienvenidas sean.

Estos días hemos visto en el Telediario de TVE titulares de apertura, noticias, reportajes, reacciones, directos y hasta preguntas a ministros en ruedas de prensa para denunciar tus palabras del otro día. No voy a ser yo el que lo critique. Únicamente me gustaría que esa misma manera crítica de hacer periodismo desde los medios públicos se hubiese empleado por ejemplo en los famosos años del plasma, cuando desde la más alta instancia del poder se humillaba a los periodistas en ruedas de prensa sin preguntas y con una pantalla plana interpuesta. O cuando la Federación Internacional de Periodistas vino a Madrid a denunciar lo que estaba sucediendo en la televisión pública. Ahí también la oposición, el gremio, las asociaciones de prensa, los profesionales y los medios protestaron vivamente, pero en el Telediario no salió ni un breve.

Los dos últimos escándalos que afectaron al Gobierno fueron el caso Soria y el caso Aznar. Del primero, hasta su dimisión, sólo se informó con las palabras de propio ministro, sin reacciones de la oposición. En el caso de los impuestos no pagados por el expresidente del Gobierno, hasta el momento de escribir estas líneas, ni pío.

Por cierto, el caso más humillante, grotesco, maleducado y machista contra un periodista que recuerdo fue cuando hace unos años el propio Aznar colocó sobre el canalillo de una informadora un bolígrafo porque no le gustó una pregunta. Creo que Marta Nebot aún está esperando una disculpa del expresidente y de su propio partido.
__________________

* Xabier Fortes es periodista y miembro del Consejo de Informativos de TVE



10 Comentarios
  • 43 frida56 04/05/16 17:48

    Aunque lo he leído tarde,si tenemos en cuenta cuando se publicó,es el artículo más ponderado que he leído en bastante tiempo. Cierto que Pablo Iglesias personalizó,y en eso no estuvo acertado;pero creo que dijo una verdad como un templo,y desde esa óptica,no veo que tuviese que disculparse. Cuando dicen barbaridades y,lo que es peor,cosas inciertas sobre él o su organización nadie se disculpa. Que cada palo aguante su vela. A lo mejor,no tanto en este caso,pero sí e otros,Podemos se disculpa en exceso y casi nadie lo valora. Cuando se quiere verter basura sobre algo o alguien,no hay piedad. Podemos haga bien o haga mal y se disculpe,siempre sale vapuleado...mucho miedo suscita...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 42 Tazzman 26/04/16 01:52

    Mientras sigamos viendo y nombrando al periodista "de a pie" como una pobre victima de su situacion en su epresa, mal vamos. A ver si de una vez lo tenemos claro y los denominamos como debe de ser, complices, que no victimas. No se lucha contra el "super-aparato" de las grandes corporaciones de información aceptando cobrar de ellos un sueldo misero x vulnerar cualquier criterio deontologico que pudieran tener. Como hay que dar de comer a la familia, todo vale, somos victimas... gran escusa.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 41 cegonzalsg 25/04/16 12:23

    En una democracia se tiene que poder criticar al pintor, al cartero, al político y al periodista cuando alguien opina que hace mal su trabajo. Y si, el trabajador en cuestión tiene nombre y apellidos. Ni hubo malas palabras ni hubo malos modos. Por otro lado, del matonismo periodístico posterior supongo que no llegará ni una disculpa.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 40 dlemadevesa 25/04/16 10:08

    Felicidades, ou parabéns-como millor queiras-y gracias, por el magnífico artículo, dá gusto leer artículos como el tuyo desde la imparcialidad, la mesura y la perspectiva y no desde la visceralidad con que escriben ahora tantos lameculos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 39 miguarias 25/04/16 08:17

    Con frecuencia un exceso de ingredientes malogra un buen plato. En el presente artículo se mezclan demasiadas cosas. Lo que el Sr Iglesias denunció es lo que ya sabíamos todos antes de que ocurriera: que buena parte da la prensa iba a ejercer el acoso y derribo. Justo lo que pasó. ¿No se puede denunciar? es que el cuarto poder está por encima del bien y del mal? no puede, el colectivo periodista admintir la más mínima crítica?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 38 juan.g 25/04/16 06:34

    Nadie lo explicó mejor que Iñaki Gabilondo cuando el propio Pablo Iglesias le preguntó si no estaba extrañado del nivel de críticas que provocaba el fenómeno de Podemos tras la elecciones europeas: "Habéis llegado para disputar el poder y no debéis esperar que suenen las cítaras a vuestro paso", contestó. Pues claro que deben esperar críticas pero del mismo modo los periodistas también pueden ¿no? o tienen algún privilegio por ser periodistas 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 37 Queso Tierno 25/04/16 01:11

    "Pero el tono y el fondo empleado por Pablo Iglesias en este caso fue injusto al personalizar en un currito sus críticas y no sobre la superestructura" . La verdad, no se que es más humillante, la forma en que se dirigió Pablo Iglesias a este periodista o como le han tratado sus propios compañeros. Lo mejor que le han dicho es periodista. A partir de ahí, currito, su poca importancia dentro de la escala periodística, su poca infuencia en las decisiones del peródico, su estatus de bajo nivel, etc. Y encima les ha agradecido a sus compañeros su apoyo ¿...? ¿El pobre periodista es tan poca cosa que ni siquiera se sabe defender solo? La respuesta sectaria, corporativista y desproporcionada le da la razón a Pablo. Ahí les duele. La pena es que Pablo les vaya al trapo y les pida perdón.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 36 Cuco 25/04/16 00:26

    Charlie dijo..
    Tienes razón: no veo la viga por ningún lado Ya: "no juzgues y no serás juzgado"; "la paja y la viga..."  Ya

    Responder

    Denunciar comentario

  • 35 Charlie 24/04/16 23:47

  • 34 Bonanzero 24/04/16 23:45

    Esto si es periodismo: expresar una opinión con claridad y con toda honestidad ¿porque no se da y manifiesta una crítica, sobre otros muchos hechos ocurridos, de notoriedad con anterioridad ? Pero, claro no se trataba de Podemos.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre