Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



@cibermonfi

Más que nunca: libertad, igualdad, fraternidad

Publicada 15/07/2016 a las 11:56 Actualizada 15/07/2016 a las 12:12    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 27

No pienso hacerle el juego a la barbarie yihadista, no pienso renunciar a los ideales de libertad, igualdad y fraternidad. Es lo que ellos desean: que nos pongamos a su nivel, que retrocedamos hasta antes del Siglo de las Luces, que renunciemos a defender la universalidad de la razón, la tolerancia, los derechos humanos y los principios democráticos. Quieren que nosotros también nos entreguemos como corderos asustados al liderazgo de caudillos que nos conduzcan por el camino de una guerra de civilizaciones sin cuartel. Los yihadistas son apocalípticos: creen en la inminencia del Fin de los Tiempos, andan buscando la batalla del Armagedón.

Estuve anoche en la fiesta con que la embajada de Francia en Madrid celebraba el 14 de julio, el día en que el pueblo de París asaltó aquella fortaleza de la tiranía que era la Bastilla y quiso abrir una era en que la libertad, la igualdad y la fraternidad rigieran las relaciones entre los seres humanos. El despliegue de policías nacionales y guardias civiles con chalecos antibalas y fusiles de asalto era impresionante alrededor de la residencia del embajador francés. También eran concienzudos los registros a la entrada en busca de objetos peligrosos.

Nadie se quejó: todos éramos conscientes de que Francia está en el punto de mira de los yihadistas de un modo particularmente cruel. Y da igual que actúen como lobos solitarios, como grupúsculos locales o siguiendo instrucciones del siniestro Daesh. Todos teníamos en la mente que un descerebrado con un cuchillo de cocina puede herir o matar a un montón de inocentes antes de caer abatido por la policía.

Sonó La Marsellesa y muchos la escuchamos con el sentimiento de que es más que el himno de una nación concreta, de que es un canto universal de rebeldía ante la opresión y la injusticia. Luego, el embajador Yves Saint-Geours, en un excelente castellano, subrayó que España y Francia viven hoy el mejor período de sus relaciones, y, ya en francés, citó los ideales del 14 de julio, recordó los atentados brutales sufridos en su país en los últimos tiempos, se felicitó porque la Eurocopa hubiera podido evitarlos e instó a no bajar la guardia.

La noche era muy agradable
, menos calurosa que las precedentes, y los cientos de franceses, españoles y gentes de otras nacionalidades reunidos en el jardín del embajador la disfrutamos con el espíritu con el que Francia celebra sus veladas del 14 de julio: como el comienzo de lo mejor del período estival. Sin duda, miles de personas sentían lo mismo mientras veían los fuegos artificiales en el paseo de los Ingleses de Niza.

Los yihadistas son bastante transparentes y en su actual ola de barbaridades en Francia dejan muy claro su mensaje. Odian la libertad de expresión, odian el humor y odian la irreverencia ante lo tradicional, lo sagrado, lo de toda la vida. Por eso atentaron contra Charlie Hebdo y tiene bemoles que los libertarios pusiéramos en esa ocasión los muertos y la ultraderecha sacara el rédito carroñero. Los yihadistas odian la joie de vivre, la alegría de vivir. Por eso atentaron en París contra un partido de fútbol, la gente que cenaba un viernes en las terrazas y la que escuchaba un concierto de música. Y, por supuesto, odian el Siglo de las Luces, las revoluciones americana y francesa, la separación del Estado y la religión, los ideales democráticos. Por eso atentaron en Niza precisamente el 14 de julio.

¿No creen que sería de gilipollas seguirles el juego renunciando a todo eso que odian y entregándonos a aquellos de los nuestros que más se les parecen? ¿Cruzada contra yihad?

El yihadismo es una peste totalitaria que, como otras anteriores, tiene raíces ideológicas, políticas y socioeconómicas. Sus primeras víctimas, no lo olvidemos, son los árabes y musulmanes. Nueva York, Madrid, Londres, París, Bruselas y otras ciudades occidentales han sufrido atentados espantosos en los tres últimos lustros, pero también Beirut, Marrakech, Estambul, El Cairo, Dacca y Bagdad. Confundir el todo –el universo islámico– con la parte –el yihadismo– es un error tan monumental como identificar Alemania con los nazis. La inmensa mayoría de nuestros vecinos del Sur y el Este del Mediterráneo son aliados potenciales en la lucha por tierra, mar y aire contra esa peste. Es un factor que habría que usar con inteligencia.

¿Reforzar la seguridad? Es evidente. La eficacia de los servicios policiales y de inteligencia es manifiestamente mejorable sin necesidad de recortar la esencia de nuestras libertades y nuestros derechos. No necesitamos esas aparatosas ruedas de prensa, comparecencias institucionales, pactos antiyihadistas y cumbres extraordinarias a las que tan aficionados son nuestros políticos para salir en los telediarios, sino el tipo de labor callada e incesante de los agentes de seguridad que detecta a los descerebrados antes de que actúen.

He escrito antes "por tierra, mar y aire" y eso quiere decir que el combate contra el yihadismo debe ser global: no solo policial y militar, también ideológico y cultural, político y socioeconómico. Hay que desecar los pantanos donde anida y crece la peste. Hay que impulsar la democracia, el desarrollo económico y un mínimo de justicia social en el mundo árabe y musulmán, como se hizo en Europa para impedir la reaparición de los fascismos tras la Segunda Guerra Mundial. Hay que presionar a los jeques fundamentalistas del Golfo para que cesen de predicar y financiar su lectura salafista del islam. Hay que dar una solución al drama de los palestinos. Hay que mejorar la integración de los hijos de la inmigración en los principios y valores de las sociedades democráticas. Hay mucho que hacer y lamento decir que no se puede hacer antes del próximo telediario o las próximas elecciones.

Y, sobre todo, hay muchas cosas que no se deben hacer. No se debe repetir el error criminal del Trío de las Azores al invadir y destrozar Irak, convirtiéndolo en cantera y campo de operaciones del yihadismo. Los cretinos de Bush, Blair y Aznar nos decían que el mundo iba a ser más seguro después de la invasión de Irak; resulta evidente que no lo es.

Ningún sufrimiento de los tuyos justifica que causes sufrimiento a otros. El dolor de los sirios e iraquíes no justifica al individuo que atropelló con un camión a los inocentes de Niza. Los bisnietos del 14 de julio no podemos actuar como ese asesino.

EL AUTOR


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre