Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Nacido en los 50

Cuando la madre devora a sus hijos

Publicada 12/10/2016 a las 06:00 Actualizada 14/10/2016 a las 09:38    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 169

Parece que el PSOE, por boca del presidente de la gestora, le está cogiendo gustillo a aquello que tanto se invocaba en otros tiempos para justificar lo injustificable, y es decir y hacer las cosas en el nombre de España.

No en nombre propio, que implica asumir la responsabilidad de aquella empresa que se acomete, sino en nombre de la patria, lo que convierte al actor en un agente receptor de destinos superiores cuya transmisión es ajena a su voluntad y conveniencia, sacrificando su ideología, sus deseos, voliciones y razones en aras de un orden místico ajeno a su condición terrenal.

Otros lo hacen en el nombre de dios.

Tendemos a entender que cuando se dice España se hace referencia a los españoles. No es así. A mí me gusta más cuando se hacen las cosas por el bien de los ciudadanos porque creo que todo, incluida la idea de la patria, debe estar supeditado al bien común.

Los españoles somos reales, España es una idea en la que cabe de todo y en su nombre se llevan a cabo infinidad de actos, unos para bien y otros execrables. Es tan amplia la idea que, como vemos, entra hasta la abstención. Piqué, no. Parece que hay una manera, y sólo una, de ser español y ahí la cuestión se vuelve restrictiva. Como con el tema de la enseña nacional. Veo un vídeo en internet que ha colgado una asociación, Pacma, en contra del maltrato animal, en el que un toro es acosado con automóviles por el campo. Le golpean con banderas españolas. Es otro de los usos de la patria, se puede atizar con ella al rival. Ya lo dijo Franco de Berlanga cuando vio Bienvenido Mr. Marshall: “Es peor que un comunista, es un mal español”. Sí, amigos, hay una forma buena de ser español.

De dar crédito a las palabras del presidente de la gestora, Javier Fernández, habría que aceptar que aquel que no comparta sus decisiones no quiere el bien de España. Yo no sé qué quiere España porque con ella me pasa como con dios, que no me habla, debe estar siempre ocupada con nuestros representantes.

Hay que reconocer que unos, los del PP, han sido, históricamente, más españoles que otros, los del PSOE. Se han adelantado en el tiempo y han llevado a cabo esa usurpación de la propiedad de España con mayor intensidad, con la misma pasión con la que han incautado los dineros públicos. El Partido Popular debe estar tenso con esta estratagema del PSOE de usar España como burladero. Es su rollo. Es su marca de toda la vida. Tienen los huesos rojos y gualdas. Son expertos en el tema, por eso ponen el himno español en sus actos: es suyo. Hay paisanos que no son muy fans de un servidor y me lo cantan cuando voy por ahí para tocarme las narices: es suyo. También se cubren con la bandera con cualquier excusa: es suya. Se la ponen en el reloj, en el retrovisor, de pulserita, en los niquis, en las gafas de sol, atada al cuello de capa al estilo de los superhéroes, y hasta hacen condones con la bandera. Supongo que en el 20N se los pondrán a media asta. La bandera también es suya. Te la enseñan agitándola porque les pertenece. Les representa. A mí, no.

Por eso creo que el PSOE se mete en un jardín. Empezaron con lo de España Una, y van camino de todo lo demás.

Intentar convencer al personal de que se va a consentir un gobierno del PP por el bien de España es complicado. La mayoría de los españoles han votado para que tal cosa no ocurriera. Dada la actividad revanchista y antidemocrática que emplea el PP cuando tiene mayoría absoluta, consigue que existan dos clases de votantes: los suyos y todos los demás. Quiero decir que, salvo en el caso de Ciudadanos, que la cosa es más discutible, el que no vota PP vota contra el PP. Y si hiciéramos caso de lo que dicen los líderes de Ciudadanos en el sentido de que han venido a regenerar la política, concluiremos que el número de votantes que no quiere un gobierno del PP, según han manifestado su deseo en las urnas, es casi el doble de los que han votado a los que nos van a gobernar. Lo llaman Democracia. Sólo el PSOE y Podemos les sacan más de un millón y medio de votos, pero esto no es un mensaje que cale en el ánimo del señor que preside la gestora de Ferraz. Piensa que a pesar de lo que hayan expresado los ciudadanos, España quiere otra cosa.

Claro que para justificar tamaña falacia ya tienen otro discurso-consigna preparado: “La tendencia a la democracia directa no está en la cultura del PSOE, que no es una organización partidaria de los plebiscitos y tiene cultura representativa". No es su tendencia seguir el dictado de los que les votan, lo que se llama voluntad popular, sino que son más de representarles. Lo malo es que ahora no representan a los votantes sino a España, como los cantantes de Eurovisión. Eso no es democracia representativa, es una estafa.

El PSOE está dispuesto a permitir gobernar al PP aunque está en minoría absoluta. ¿Se enteran estos señores lo que está pasando en la Audiencia Nacional? ¿Van a poner a esa banda al frente de esa España cuyo bien procuran?

Se da la paradoja de que se entrega el Gobierno de España, por el bien de España, a los que el PSOE afirma que quieren hundir España, tal y como nos llevan contando sus líderes desde hace cuarenta años. Bueno, también que la entrada en la OTAN no estaba bien, o que el derecho de autodeterminación era tal. En fin, como cuenta Baltasar Garzón en su último libro, Felipe González le contestó en tono jocoso al demandarle el cumplimiento de un compromiso de su programa: “Las promesas electorales están para no cumplirlas”. “No es no”, dijeron.

Afirma el presidente de la gestora que "se ha revelado imposible otra opción de Gobierno, por lo que ahora se requiere un aterrizaje forzoso en el principio de realidad, que no sintoniza con el sentimiento de los militantes más fervorosos". Dice que se ha revelado imposible otra opción de Gobierno como si él no tuviera nada que ver con eso. Le ha faltado añadir: “De eso me encargo yo”. Claro que se ha revelado imposible, precisamente cuando él y sus compañeros “críticos” han decidido quitarse la careta y plantar cara a esa posibilidad que es mayoritaria, por más que ellos y sus afines mediáticos se empeñen en decir que lo blanco es negro y que los números no son los que son. Si tal imposibilidad fuera cierta, no habría hecho falta que Susana Díaz desembarcara en Ferraz con sus huestes rocieras tomando la plaza al asalto. Habría bastado con que sentara sus reales en las calles aledañas tomando un cafelito, como en su día se sitiaban las plazas, hasta ver caer desde la almena a su rival acuciado por esa “imposibilidad” y recibir la llave de su casa como en su día hiciera Isabel La Católica con la de Granada.

Fue, precisamente, la existencia de tal “posibilidad” lo que catalizó el bochornoso espectáculo de la abolición de democracia interna, así como la invalidación de la decisión del Comité Federal de votar “no” en la investidura. Comité Federal que ahora, superado este proceso de enajenación, vuelven a vender como incuestionable y verosímil, no risible. Lo que ocurrió es que dicho comité se limitó a interpretar lo que querían sus militantes y votantes en lugar de los deseos de España que, como decimos, no siempre coinciden, y hubo que ponerlo en su sitio. Los que quieren el bien de España se encargaron de ello. Entienden que las riendas deben estar en manos de personas responsables con altura de miras. Como decimos, están más por la democracia representativa. Y ese sacrificio no siempre se entiende. Desde luego los del IBEX y la prensa de la derecha, o sea, toda menos estas cosas digitales populistas en las que me hallo, lo han entendido y celebrado. Es mosqueante, ¿no? También quieren el bien de España mientras la desangran.

Pues nada, habrá que aceptar a Rajoy como animal de compañía y escuchar a los que le dan el Gobierno decir que es un corrupto y todo eso, y que legisla en contra de los intereses de los españoles, eso sí, ahí coincidirán: por el bien de España.

Nosotros tendremos que ir, poco a poco, “aterrizando en la realidad”, como dice Javier Fernández, y abandonar esta utopía de políticos honrados al servicio de los ciudadanos, de los españoles. Una pena que España no nos dé amparo y su bien sea nuestra congoja, nuestra miseria, nuestra desesperación.

¿Quién nos librará de esa madre cruel despótica e inmisericorde que nunca quiso a sus hijos?

¿De verdad nos van a poner otra vez a estos que renegaban de los ladrones para pedir su absolución y proclamar que no se cumplen las garantías procesales?

Estos delincuentes nos van a laminar y la gestora les regala la apisonadora.


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre