Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



'Caso Nóos'

El CNI desoyó la reclamación del juez Castro para que le informase sobre el ‘hacker’ contratado por Urdangarin

  • El hallazgo durante un registro por otro caso de correos electrónicos del caso Nóos en poder del ingeniero-detective Matías Bevilacqua desencadenó la apertura de una pieza secreta que se cierra ahora tras llegar a punto muerto
  • La alegación por Bevilacqua de que había sido colaborador del CNI hizo que el magistrado llamase personalmente al teléfono "de contacto" que le facilitó el imputado pero recibió largas y jamás obtuvo respuesta
  • Bevilacqua, a quien la Policía intervino 140.000 euros en metálico, declaró que el CNI le pagaba en negro por culpa de "los recortes" presupuestarios

Publicada 17/06/2014 a las 09:30 Actualizada 17/06/2014 a las 15:12    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

Iñaki Urdangarin.

Iñaki Urdangarin.

EFE
El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) desoyó durante año y medio la reclamación del juez de Palma José Castro para que alguno de sus responsables refrendase o desmintiese “discretamente” la versión de un ingeniero informático -exactamente, un hacker- que se declaró colaborador del servicio de inteligencia tras haber hallado la Policía en su poder correos electrónicos del caso Urdangarin durante un registro en Barcelona desarrollado en el marco de otra operación. El registro se produjo en junio de 2012. Solo en diciembre de ese año Castro fue informado del hallazgo y de sus eventuales implicaciones para el caso Nóos

El detective, Matías Bevilacqua, había sido contratado por el abogado del yerno del todavía rey, Mario Pascual, oficialmente para que “indexara” documentación contenida en las diligencias. Tras año y medio de investigaciones, Castro cerró ayer lunes sus pesquisas, exoneró a Bevilacqua -cuyas habilidades profesionales incluían las de hacker informático- y levantó el secreto de la pieza abierta sobre el asunto. Pero lo hizo sin que el CNI hubiera atendido su petición.

Bevilacqua fue detenido pero nunca llegó a ser puesto a disposición judicial. Los diferentes policías interrogados como testigos por los fiscales anticorrupción de Palma y Barcelona Pedro Horrach y Fernando Bermejo no pudieron explicar el porqué de ese hecho.

El juez llamó personalmente el 12 de febrero de 2013 y en presencia de Bevilacqua al teléfono de contacto del CNI que este le había facilitado. No localizó a la persona que buscaba, le confirmaron que hablaba con el CNI, llamó por segunda vez, habló con otro supuesto miembro del servicio, le pidió que transmitiese a los responsables del Centro “la conveniencia de que algún representante” se trasladara “discretamente y en hora hábil” en el juzgado 3 de Palma para verificar lo dicho por Bevilacqua y a partir de ahí nunca más se supo.

La diligencia que plasma aquella conversación telefónica ofrece un relato propio de la ficción. El 12 de febrero de 2013, a las ocho y veinte de la tarde, el juez marcó el teléfono que el socio de Bevilacqua y responsable de la contabilidad de la empresa de ambos había facilitado como el de la persona que en el CNI les servía “de contacto”.

“El interlocutor -narra la diligencia- ante el que su señoría se identifica y al que se le ofrece comprobar la llamada, que se hace desde dependencias policiales, confirma que ese número pertenece al CNI pero que deberemos llamar en unos 15 minutos para tratar de localizar al tal (...), lo que tampoco se consigue tras ese intervalo”.

“El señor Bevilacqua –continúa el texto-, siempre en presencia de su letrado, facilita otro número directo [móvil] de don (...), que no contesta. Como último recurso, el señor Bevilacqua su decide a llamar desde su propio terminal a una tal (...), persona que según él mantiene cierta vinculación con el CNI, consiguiendo su señoría hablar con ella”.

Y ahí llegó llegó el requerimiento para el que Castro jamás obtuvo respuesta: “Previa la misma introducción que en las llamadas anteriores, le ofrece traslade a los responsables del CI la conveniencia de que algún representante del mismo se persone discretamente y en hora hábil en las dependencias del juzgado de instrucción número 3 de los de Palma de Mallorca al objeto de confirmar o desmentir directamente ante su señoría determinados datos, lo que procede hacer”. Desde luego, nadie llamó ni acudió al juzgado de la Vía Alemania de Palma.

El aplomo con que Bevilacqua mantuvo que había sido colaborador del CNI y la ausencia de pruebas que refutaran su versión sobre el “indexado” de documentos para el abogado de Urdangarin llevaron las investigaciones a un callejón sin salida.

Pagos en negro por “los recortes” presupuestarios

Al detective, Matías Bevilacqua, se le intervinieron 140.000 euros en metálico que guardaba en una caja fuerte. Cuando, ocho meses después de la incautación de los documentos y el dinero, el juez y la Fiscalía Anticorrupción pudieron interrogar a Bevilacqua y su socio, ambos dijeron que el dinero procedía del CNI, para el que hacían trabajos informáticos y que les pagaba en negro “por los recortes” presupuestarios. Había un contrato en 2010 -y un pago de 60.000 euros declarado a Hacienda-, pero no así en 2011. El motivo de que ese segundo ejercicio no hubiera papeles era, según Bevilacqua, este: que las circunstancias económicas hicieron que el CNI solo pudiera tirar de “fondos reservados”.

Documentos a los que acaba de tener acceso infoLibre constatan las peculiaridades de la pieza secreta abierta en torno al detective Bevilacqua. Para empezar, el registro policial en su empresa, CFLabs, se produjo en junio de 2012. Fue en noviembre de ese año cuando la Policía envió un oficio al juez de Barcelona que había ordenado el registro en el marco de la llamada Operación Pitiusa, un caso de espionaje ilegal y tráfico de datos privados. El 5 de diciembre, el titular del juzgado de instrucción 17 de Barcelona dictó un auto por el que se inhibía en favor de su homólogo de Palma José Castro.




Relacionados


2 Comentarios
  • 2 Lukas R. 18/06/14 09:32

    En serio se llama Bevilacqua? O es un homenaje a Lorenzo Silva? Habrá que buscar a Chamorro. Para Silva es una demostración de que se queda corto en sus novelas. " El caso del Duque Rampante "

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 terrícola 17/06/14 13:42

    A eso se llama " colaborar con la Justicia " Que sirva de ejemplo !!!

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre