Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Elecciones catalanas 27-S

Diálogo de sordos entre Margallo y Junqueras

  • El ministro de Exteriores y el líder de ERC elaboraron sus discursos desde puntos de partida opuestos. Y a partir de ahí, les fue muy complicado avanzar en el debate
  • Junqueras acusó a Margallo de estar escribiendo un discurso "apocalíptico" cuando éste recitó todos los efectos negativos que, según sus cálculos, tendría la independencia para los catalanes

Publicada 23/09/2015 a las 21:11 Actualizada 24/09/2015 a las 00:15    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

Un instante del debate entre Margallo y Junqueras.

Un instante del debate entre Margallo y Junqueras.

EFE
José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores: "La ciudadanía europea es algo que va parejo a la nacionalidad de los estados miembros". Oriol Junqueras, líder de ERC y candidato de Junts pel Sí: "Está garantizada nuestra continuidad como ciudadanos europeos porque ya lo somos". Así pudo escucharse en sus primeras intervenciones a los participantes del debate celebrado este miércoles en 8tv. Dos puntos de partida contradictorios que sirvieron como base al resto de razonamientos que fueron vertiendo en los poco más de 60 minutos que duró este duelo que mantenía al PP y al Gobierno con los dedos cruzados. Cualquier metedura de pata de su ministro iba a suponer un bache enorme en una campaña en la que las encuestas no pintan nada bien.

El debate fue exquisito en las formas de ambos participantes. Pero quedó claro que miran en direcciones diferentes. Que mantienen posturas irreconciliables: "No te tires, Oriol. Te vas a dar una galleta", llegó a decirle el ministro tras recordarle –lo hizo en dos ocasiones– que cuando el ve que unos amigos suyos se quieren tirar por un puente, intenta disudirles de que lo hagan. Llevado esto al caso que nos ocupa, los amigos son los catalanes.

El primero de los bloques de este encuentro iba dirigido a aportar algo de luz a la cuestión de la pérdida de nacionalidad. No había mejor contexto que las declaraciones del día anterior del presidente del Gobierno en una entrevista concedida a Onda Cero en la que, tras varios traspiés, intentó zanjar el debate con un "es una disquisición que no conduce a parte alguna"

Como después haría Junqueras para sostener justo lo contrario, Margallo tiró de legislación, recordó que la Comisión Europea se ha pronunciado al respecto y puso algunos ejemplos –el de Argelia, entre otros– para apoyar su tesis de que la salida de la UE es automática.

Se le notaba que esta parte del debate no era la que más le gustaba. "Hay que explicar qué pasa con el gasto social, los mercados, la moneda...", decía anticipándose a uno de los bloques posteriores. La cuestión estaba, según él, en si es "buen negocio" para los catalanes seguir en España, que "sale de la crisis", y, por extensión en Europa o emprender el camino en solitario.

En su turno, Junqueras negaba la mayor. Y hurgaba en la herida que había dejado abierta el presidente del Gobierno el día antes. "Las declaraciones del presidente lo resuelven con claridad [...] ante tamaño consenso es evidente que nuestra posición es clara y contundente", dijo. "Nadie lo discute", sentenció. Ya había citado a la Constitución Española y al Código Civil. Después llegaría la declaración de derechos humanos de Naciones Unidas, que "especifica que ningún ciudadano podrá ser privado de su nacionalidad". Y para los intentos de extrapolación del ministro también tuvo respuesta: "El ejemplo de Argelia es delicioso porque nos sitúa en un contexto colonial", fue una de ellas.

La cuestión de la nacionalidad, por momentos con argumentos muy técnicos, consumió gran parte de este duelo televisado. Margallo no se movía: "La exclusión se produce en el mismo momento de la declaración de independencia". Junqueras, tampoco: "Aquellos ciudadanos que no renuncien a la española, la mantendrán". Y el ministro no se daba por vencido. "¿Me está diciendo que los siete millones de personas de la supuesta República catalana pedirán el amparo de la Constitución?", llegó a preguntar en dos ocasiones.

El "apocalipsis" de Margallo

Pasado el ecuador del debate, los participantes se quitaron el traje de legisladores. Llegó el momento de lo que el ministro definió como "efecto frontera". En definitiva, los riesgos a los que, a su juicio, se enfrentan los catalanes en un escenario de independencia. Si antes eran leyes, ahora tocaba hablar de cifras. Las vertió una detrás de otra, casi sin respirar: el mercado laboral perdería 689.000 empleos, la tasa de paro pasaría del 19 al 37%, las pensiones caerían entre el 38 y el 40%... "Entre 350 y 400 euros al mes perdería cada pensionista", añadió. También tocó el gasto social. Según sus números caería entre el 25 y el 39%. Y sí: "Habría corralito y fuga de depósitos".

Junqueras tiró de ironía. Se quejó de que Margallo había escrito "el cuento de la lechera al revés", "una sucesión de profecías apocalípticas". "Estamos en el siglo XXI. España no es las URSS de 1989 y Rajoy no es Gorbachov". Para defenderse de las cifras del ministro llegó a decir que cuanto más pequeños son los estados, mejor les va en lo económico.

"Se os quiere mucho. No rompamos", se despediría el ministro después de advertir que se equivocan quienes creen que "votando por el sí va a tener una posición negociadora mejor para otros temas". "Nunca serán tan buenas las relaciones entre España y Cataluña como cuando Cataluña sea independiente", diría Junqueras. Dos mensajes diferentes de arranque a final.

Una cita polémica

La gestión de este debate no ha sido nada fácil. Sobre todo para el Partido Popular y el Gobierno. Margallo siempre ha sostenido que cuando dijo que sí a Junqueras lo hacía con el consentimiento de su jefe, Mariano Rajoy. Pero en el Gobierno y en el PP han acusado al ministro de Exteriores de "ir por libre" y de poner la campaña del PP de Cataluña en riesgo a pocos días de la cita ante las urnas. Hasta el punto de que el jueves pasado, sectores del Ejecutivo y de partido que lo sustenta presionaron a Margallo para que diera marcha atrás.

Desde Génova se aseguraba que el PP de Cataluña había pedido al resto del partido que no se apartasen del discurso del candidato y que la reacción de Margallo había sido una clara intromisión.

Pero las aguas ya bajaban agitadas. La dirección del partido ya estaba molesta con el ministro después de que este se mostrase partidario de una reforma de la Constitución para encajar el "hecho catalán". Una vez más, se desviaba del argumentario oficial. Y es que, a la vuelta de las vacaciones de verano, la formación intentaba dar carpetazo a este debate asegurando que no había base para una reforma de la Carta Magna. Hasta el punto de que se comprometieron a no llevar nada al respecto en el programa electoral con el que Mariano Rajoy concurrirá a las generales en diciembre.

En su defensa salió la dirección del PP de Cataluña. Desde el entorno del candidato, Xavier García Albiol, subrayan que Margallo le consultó antes de confirmar su presencia en este debate y que éste no tuvo dudas a la hora de animarle. 

Uno de los ejes de la campaña de los conservadores en esta campaña está siendo el de los riesgos que conllevaría para Cataluña independizarse de España. Y entre esos riesgos está, señalan, el abandono inmediato de la Unión Europea. "¿Quién mejor que el ministro de Exteriores para explicarlo?", señalan desde el PP de Cataluña.


6 Comentarios
  • 6 Puschetogo 24/09/15 10:50

    Se ha impuesto la realidad frente a la ficción, las leyes frente a los deseos. Al final, el pobre Oriol tuvo que invocar la "Vox Dei", la ley de Dios frente al razonamiento y la ley de los hombres, que no quiere reconocer. Para citar a San Agustín no necesitaba datos, para el resto no llevaba papeles.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 maricarmen 24/09/15 10:07

    Penoso, lamentable debate el de ayer noche. Si es así como son defendidos nuestros intereses en el extranjero, "apaga y vámonos". El día anterior en Onda 0, Carlos Alsina puso contra las cuerdas al jefe. En el debate de 8tv al ministro le faltaban vasos de agua para tragarse todo lo que Oriol Junqueras iba metiéndole.  ¿Cómo pudo introducir aspectos históricos lamentables como lo de Argelia, Katanga y Latino América? ¡Qué pobreza de argumentos! Si el ministro sabía que Junqueras es un político que se ha aprendido de memoria fechas y hechos, ¿cómo no se preparó mejor ese debate el representante español? No me extraña que incluso voces nada nacionalistas-separatistas reconozcan que el ministro cayó en el ring. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Angels 24/09/15 09:44

    Triste Romeva, absolutamente crispado e incoherente en la entrevista de Pepa Bueno. Si es eso, que les coja confesados a los catalanes.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Ciro2 24/09/15 08:34

    A Cataluña le iría fatal fuera de España, asegura Margallo. No sé, escuchándole la sensación que da es que los que nos iríamos al fondo seríamos los que nos quedamos. En cambio, escucho a Junqueras y no parece que el futuro le preocupe. De ser verdad lo que dice el ministro, no debería preocuparse tanto, a la vista del panorama que pinta no dudo que volverían a pedir el reingreso. Pero me parece que ambos exageran, en especial el que no desea la separación. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Laniebla 24/09/15 06:12

    Bueno, despues de tanta campaña electoral he llegado a una conclusion, en mi opinión. Segun unos si nos vamos será el desastre, segun los otros si nos vamos, será el paraiso. ¿Quien habla de la gestión pasada? ¿Quien habla de lo que hará?. Que cansada estoy de politica de teorias. Una cosa hay que reconocer el sr. Mas se lo ha montado genial, dandose baños de multitudes que si fuese como CDC ni de lejos tendria. Y a un día de la jornada de reflexión yo me pregunto¿y de lo mio que? parada de larga duración de mas de 50 años.... y me imagino que muchos jovenes pensando ¿y de lo mio que? jovenes en el paro o trabajando con contratos basura.... etc, etc. Unos nos prometen milagros y otros nos advierten del apocalipsis, que cansancio de verdad......

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 xes 24/09/15 05:23

    Dejo este enlace que no es de un medio precisamente independentista: http://www.libertaddigital.com/espana/politica/2015-09-23/junqueras-pulveriza-a-margallo-1276557654/

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre