x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Ya está

Jesús Pichel Martín
Publicada el 18/09/2017 a las 06:00
El desafío soberanista es sin duda el mayor problema político que tiene el Estado porque es un hecho político de envergadura. Quiero decir que más allá de cualquier planteamiento teórico, más allá de argumentos jurídicos, más allá de ideología, parece que hay en los nacionalismos un sentimiento tan potente que minimiza cualquier otra consideración.

Decía Rousseau en El Contrato Social (1762) que “en cuanto a los asociados [los individuos que constituyen el Estado], toman colectivamente el nombre de pueblo, y se llaman más en concreto ciudadanos, en tanto son partícipes de la autoridad soberana, y súbditos, en cuanto están sometidos a las leyes del Estado. Pero estos términos se confunden con frecuencia y se toman unos por otros”. Y algo así está pasando porque al final no es un debate conceptual, sino otra cosa que, a preguntas a pie de calle durante la enorme Diada, resumió bien una manifestante llegada de Lleida: “Queremos independizarnos de Madrid. Ya está”, dijo.

Hablan de democracia, de derecho a decidir, de soberanía, de libertad, de imperio de la ley, de legalidad, de legitimidad, de respeto a los procedimientos, de Constitución, de sedición, de Tribunal Constitucional… pero no como conceptos, sino como armas arrojadizas o como propaganda burda, porque, al final, lo que prima es ese sentimiento y esa voluntad desnuda: “ya está”. También Anna Gabriel, en Europa Press, vino a decir lo mismo con otras palabras: "Esto es un pulso y esto va de quién aguanta un segundo más, y lo tenemos que aguantar nosotros", dijo. No va de política, no va de ideología, no va de legitimidades, sino de musculatura y de aguante.

El President Puigdemont en Sant Joan Despí volvió a comprometerse diciendo que “algunos iremos hasta el final”. El presidente Rajoy, un día antes terminó su discurso televisado diciendo que "sé lo que se espera de m´i. Haré todo lo que sea necesario, sin renunciar a nada, para evitar el referéndum". Hasta el final. Sin renunciar a nada. Pulso. Músculo. Ya está.



Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




20 Comentarios
  • Jaime Richart Jaime Richart 19/09/17 00:04

    Todo el problema, planteado desde Madrid, es propio de un país subdesarrollado. No distinguir entre una consulta popular no vinculante, de una declaración unilateral de independencia son eso, ganas de recordarnos una ilegalidad, que el gobierno y su partido se han pasado por el forro en todas las legislaturas hasta el punto que sabemos. Hasta las directivas europeas (ver hemeroteca) han sido ninguneadas bochornosamente. Y ahora, que lo saben muy bien, es cuando encuentran su ocasión para que la España castellanohablante diga: "mira qué legales son..." A estos no les tose nadie".. Lo de siempre, el pelo de la dehesa, franquismo puro y duro, intransigencia, intolerancia, no dialogar más que con los fusiles detrás. Lo dicho, un país de risa si no fuese por los millones que malviven mientras estos, los intolerantes, acumulan entorchados y dinero. Lo dicho, un país en manos de unos semisalvajes, con corbata, eso sí, y un cinismo sin parangón en el mundo presumiendo de demócratas mientras han vaciado las arcas del Estado y 700 de los suyos son unos presuntos delincuentes. ¡A la mierda!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Tomás Marín Tomás Marín 18/09/17 23:31

    La primera condición para que exista un debate y poder llegar a un acuerdo sobre cualquier asunto es que éste pueda expresarse en términos racionales, y los nacionalismos, como las religiones, no entran en esta categoría. Por suerte para todos, el conflicto se plantea como un pulso porque a estas alturas de la historia no puede plantearse a la vieja usanza, pero me temo que la naturaleza irracional del problema hará imposible un final feliz dialogado durante mucho tiempo, con idependencia de la mayor o menor habilidad y la disposición de nuestros representantes políticos. A mí la unica "solución" que se me ocurre es tomar medidas de calado para bajar la fiebre y esperar una generación para retomar el pulso, pero los independentistas ya nos han dicho que tienen prisa y que quieren aprovechar la fiebre para llegar a Itaca. No veo el final de esta historia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • JesúsPM JesúsPM 19/09/17 08:11

      Gracias por su comentario, Tomás Marín. Entiendo sus argumentos, y en parte los comparto, pero no veo tan claro que sea una suerte para todos que el conflicto se plantee como un pulso.
      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • itnsa itnsa 18/09/17 19:05

    Pues mire Ud., más que el artículo me ha parecido que sus respuestas a cada uno de los opinantes son de gran valor. Sin desmerecer el contenido, por supuesto. ¡Qué lástima, ¿no le parece? que la política se reduzca a músculo! ¿Y si así es, a qué puede responder? ¿Por qué la distancia sideral entre logros intelectuales de la humanidad en arte, literatura, ciencias y su equivalente en política? Saludos cordiales.  

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • JesúsPM JesúsPM 18/09/17 20:51

      Gracias, itnsa, por su comentario tan amable. Sin duda es una lástima que la política se desvirtúe de esa manera. Sí creo que ha habido logros en la política a lo largo de la historia, aunque es cierto que no hemos sido capaces de eliminar ni la ambición ni la violencia. Gracias de nuevo. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • viaje_itaca viaje_itaca 18/09/17 19:05

    La primera cuestión es que a mí no me parece muy importante lo que hagan los catalanes aunque creo que personalmente me beneficiaría que se quedaran, pero no me considero quién para decirles lo que tienen que hacer.

    Lo que sí es peligrosa es la reacción del nacionalismo contrario, aunque procura esconderse y no decir demasiado si puede evitarlo, porque tiene una muy negra historia a sus espaldas.

    Por otra parte, yo no sacaría muchas conclusiones de que un manifestante no haya tenido ganas de explicar sus razones profundas, o incluso de que no sea muy consciente de ellas. Eso no implica que no las haya, aunque generalmente son muy confusas o erróneas. Buen ejemplo ha sido la elección de Trump, que, si bien ésta fue una respuesta realmente torpe, ha obedecidoal tremendo descontento que ha generado la alternativa supuestamente simpática, los demócratas. Volviendo a España, yo no oigo con frecuencia explicaciones muy creibles, o que no dejen zonas de oscuridad en ningún bando. El poder funciona así. Y la certera observación atribuida a Churchill «El mejor argumento en contra de la democracia es una conversación de cinco minutos con el votante medio» no descalifica la democracia. Solamente la pone en su sitio, para los que piensan que es el cielo. O que el hombre es de verdad el Homo sapiens sapiens.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • JesúsPM JesúsPM 18/09/17 20:55

      Gracias, viaje_itaca, por su comentario. El comentario de la manifestante simplemente me sirvió de pie y como ejemplo de lo que quería comentar. Y desde luego no pretendía menospreciarla. Mucho más grave me parecen las palabras de Gabriel, Puigdemont y Rajoy porque ellos sí tienen "mando en plaza".
      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 18/09/17 13:07

    Los individuos que constituimos este Estado, el pueblo: ciudadanos, como titulares de la soberanía nacional, del que emanan los poderes del Estado; y súbditos, 'en cuanto sometidos a las leyes del Estado' TODOS, ignoramos que somos soberanos.
    1. Debemos 1,1bio. de euros.
    2. Hemos entregado nuestra soberanía como Estado, en garantía de la deuda.
    3. Conscientes del n/sometimiento a los mercados y, para 'ser competitivos' ¿asumimos? la destrucción de los DDLL logrados en el último siglo. Sanidad pública, Educación pública, dependencia, protección al desempleo, pensiones, etc... Nuestra brecha social crece con 58.000 nuevos ricos y 1,4mio. de pobres en cuatro años.
    4. La corrupción de nuestros gobernantes: estatales, autonómicos y locales, colaboradores necesarios de LA GRAN ESTAFA BANCARIA, hiede, las mascarillas no dan a basto... Pero...
    5. YA ESTÁ...todo ello puede 'sacrificarse' a la trampa saducea, vieja ya, del "Queremos independizarnos de Madrid" / "Esto es un pulso y esto va de quien aguanta mas, y lo tenemos que aguantar nosotros", etc.
    ERC y las CUP, conformando causa común con la burguesía-clerecía catalana, cuanto menos, sorprendente, diluyen la representación de su proyecto: democracia, derecho a decidir, libertad...Corolario:Poder económico-político.

    Y, todo esto para demostrar que, ciertamente, 'ya está' Millones de españoles pendientes del dedo.... NO PROGRESAMOS ADECUADAMENTE. ¿Qué vemos?

    Gracias por su artículo.

    Salu2.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • JesúsPM JesúsPM 18/09/17 14:11

      Gracias por su amable comentario, irreligionproletaria. Efectivamente nos hemos tragado todos los recortes en derechos y libertades, y la precarización de las condiciones de vida de muchos ciudadanos. Seguramente es cierto que la economía va bien, pero va bien para los de siempre, no para todos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • jorgeplaza jorgeplaza 18/09/17 09:43

    El artículo describe muy bien y muy concisamente (con solo tres breves frases de tres separatistas distintos) lo que es el "prusés" secesionista: un intento de imposición por la fuerza. Hasta ahí no puedo estar más de acuerdo. Pero, además de eso, se intenta presentar el caso como una lucha simétrica de dos partes en la que lo único que importa es prevalecer. No es cosa de política, ideología ni legitimidades: lo único que le importa a las dos partes es ganar el pulso, afirma el artículo. Para apoyar la tesis, recoge una frase de Rajoy aparentemente simétrica a las de los tres separatistas: "Haré todo lo que sea necesario, sin renunciar a nada, para evitar el referéndum".

    La pretendida simetría es falsa. El Gobierno de España, sea el de Rajoy o cualquier otro, está obligado a hacer cumplir la ley. Podría no haber dicho Rajoy lo que dice la frase citada, pero no podría dejar de hacerlo sin incumplirla. Es cierto que hay muchos precedentes de que Rajoy y su gobierno la han incumplido o la han manipulado: desde estas páginas se les ha censurado por ello con mucha razón, pero sería contradictorio reprocharles ahora que intentaran impedir el referendo porque haciéndolo es precisamente como cumplen, por una vez, con su deber. Hay un precedente, por cierto --que suelen olvidar los separatistas y quienes les hacen coro-- de lo contrario: ¿o ya no se acuerdan de cuando este mismo Rajoy y su gobierno de entonces miraron para otro lado cuando el simulacro anterior? Fue entonces y no ahora cuando Rajoy incumplió la ley y es incongruente no entenderlo así.


    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    3

    • JesúsPM JesúsPM 18/09/17 10:21

      Gracias jorgeplaza por su amable comentario. Claro que un gobierno, el que sea, debe cumplir y hacer cumplir la ley, faltaría más. Pero hay distintas formas de hacerlo: desde aplicar el máximo rigor hasta suavizar su contenido sin incumplirla. La ley siempre es general, pero su aplicación siempre es particular.
      Y sí creo que hay una cierta simetría que el propio Rajoy reconoce cuando habla de "responder" y de "proporcionalidad". Parece que unos y otros están haciendo acopio de golpes de efecto.
      Lamentablemente el problema, que es esencialmente político, ha dejado de ser político para ser otra cosa que se dirime en la calle y en los juzgados.
      En cualquier caso, gracias de nuevo por su comentario. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • jorgeplaza jorgeplaza 18/09/17 13:15

        Su artículo está tan bien escrito que mi primera intención fue darle un sobresaliente incondicional. Una reflexión algo más pausada me llevó al comentario definitivo. Y, lo siento, pero tampoco puedo estar de acuerdo con su réplica. Los secesionistas intentan forzar a que el Gobierno tome medidas de fuerza inequívocas: su sueño es la Acorazada Brunete, que sería el equivalente a los tanques de Tiananmen, que dice el inefable Assange. El Gobierno, que sabe que va perdiendo la batalla de la imagen aquí y fuera, tiene que medir mucho más sus actuaciones. Unos provocan, otros dan la menor réplica posible; los secesionistas van siempre por delante y el Gobierno a remolque.
        No, no veo la simetría, pero su artículo está muy bien escrito.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        0

        • JesúsPM JesúsPM 18/09/17 14:17

          Gracias de nuevo, jorgeplaza. Precísamente lo que estamos haciendo es lo que no se hace ni se ha hecho en el problemón secesionista: debatir, exponer ideas sin ofender, explicar cómo cada uno ve la situación. Es verdad que nosotros no tenemos que llegar a ningún acuerdo, pero notengo duda de que, si fuera necesario, no tendríamos en llegar a puntos comunes. Y, en parte, eso es hacer política, que es lo que parece que se ha abandonado en choque institucional. De eso me quejo.
          Un saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

  • vianero vianero 18/09/17 08:47

    Y el resucitado teniente (coronel) Tejero con su soflama. Y aclarando que su golpe paró el de Armada. (El cual estaba negociado entre la casa del rey y los principales partidos) Hay que llegar a viejo para ver en papel publicado, con la firma de un benemérito condenado, lo que se murmuraba en los mentideros desde el 24F. Tema tabú como aquel que prohibía hablar de sexo en las familias, pero veíamos al gallo en el corral y a los perros por la calle. Sólo se incensaba la ejemplar Transición y las bondades del monarca. Y la frase de aquel Solchaga: "A hacerse ricos" y los florentinos que le tomaron la palabra y corrompieron hasta al lucero del alba.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    4

    • JesúsPM JesúsPM 18/09/17 10:11

      Gracias por su comentario, vianero. No creo que la situación sea comparable: Tejero entró en el Congreso pegando tiros y secuestró al gobierno y a tod@s l@s diputad@s. Lo que hay ahora es desobediencia y desafío, pero no más. Y esperemos que no vaya a más.
      Lo de Tejero fue un intento de golpe de Estado; lo de Cataluña, un golpe al Estado.
      Un saludo

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      0

      • Domingo Sanz Domingo Sanz 18/09/17 14:27

        En mi opinión, su comentario es un ejemplo de la tergiversación de los significantes que ha producido en España el hecho de sufrir la historia más desgraciada del mundo occidental en los últimos 200 años, con menos años de libertad y democracia que cualquier otro país y con las élites más criminales contra su propio pueblo. Golpe de estado es, como su propio nombre indica, un "golpe", o una acción rápida, destinada a la toma del poder en un "Estado", que en este caso sería España. Lo de Catalunya es un "reto" político y social, que permanece a lo largo de los siglos en una parte variable de la sociedad catalana y que, en función de las respuestas que reciba del Estado al que pertenece se plantea, o no, la continuidad institucional compartida o la ruptura de relaciones. 

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        2

        • JesúsPM JesúsPM 18/09/17 14:39

          Gracias por su comentario, Domingo Sanz, pero lo cierto es que no hablo de "golpe de Estado" (que fue lo que intentó Tejero), sino de "golpe al Estado", precisamente para diferenciarlo. Cualquier Estado se siente golpeado si se pone en cuestión su soberanía, que es su propia esencia. Y sí yo también creo que es un reto.
          Un saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • Domingo Sanz Domingo Sanz 19/09/17 01:34

            Tiene toda la razón. He leído mal. Muy sutil el detalle. Un saludo.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            1

  • M.T M.T 18/09/17 08:45

    ¿Y el pueblo en su mayoría, en su conjunto qué quiere: una España, aunque duela el nombre, unida o separada? Porque todo el pueblo habla, en un bla, bla, bla, con interés, preocupación, sentimiento,,, y se manifestará..
    Necesariamente debe tratarse de un pulso, confrontación de fuerzas, en algo que parece interesa a todos? Acabaremos a y con tortas?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • JesúsPM JesúsPM 18/09/17 10:02

      Gracias, MT por su comentario. Yo no sé qué pueda querer la mayoría. Lo que sí sé es que me preocupa, y me preocupa mucho, que esto acabe a tortas, como usted dice. Porque las consecuencias de este conflicto institucional son imprevisibles no es descartable la violencia, lamentablemente.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

Lo más...
 
Opinión