x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La disputa en torno al feminismo

Javier Franzé
Publicada el 19/03/2019 a las 06:00 Actualizada el 18/03/2019 a las 20:58
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Dos novedades relativas marcaron el 8M de este año. Por un lado, el enorme crecimiento de la movilización en las calles, que casi duplicó la ya masiva de 2018. Por otro, el hecho de que la derecha haya salido a disputar el significado de feminismo, que se expresó en la postulación de un feminismo liberal alternativo al hegemónico, en palabras de Ciudadanos, al que luego se sumaron el Partido Popular y Vox con sus respectivos discursos.

Una de las respuestas a esta disputa ha sido negar el carácter feminista de esas posiciones del autopostulado feminismo alternativo.

Hay dos niveles del discurso político: el de la lucha política cotidiana encarnada por movimientos, partidos y actores organizados en general, y el de la teoría o ciencia políticas. Si el nivel de la lucha política tiene como objetivo movilizar y construir voluntades, el de la teoría o ciencia política busca más bien explicar, dar cuenta de los procesos políticos. Desde luego esta no es una distinción pura: hay lucha política en la academia y hay ciencia política en la lucha política.

En el nivel de la lucha política cotidiana todos los actores buscan presentarse como los únicos representantes legítimos de la causa que enarbolan, en este caso el feminismo. Esta posición resulta bastante menos legítima en el campo teórico a la hora de definir conceptos —como el de feminismo—, porque supuestamente se acepta de entrada la pluralidad de interpretaciones.

Conviene distinguir entonces qué efecto tiene en cada uno de estos niveles discursivos esa negación del carácter feminista del feminismo alternativo.

Veamos el de la lucha política. En esta coyuntura histórica, en la cual la derecha y la extrema derecha buscan autocolocarse en el lugar de anti-sistema, de víctimas de un orden político-cultural supuestamente dominado por la agenda progresista, que habrían logrado imponer lo políticamente correcto, creo que negar el carácter feminista de otros discursos no resulta políticamente fértil. Sencillamente porque es la respuesta que la derecha y la extrema derecha quieren que el progresismo adopte, para confirmar su carácter totalitario, su esencial identidad comunista, hasta ahora tácticamente cubierta con piel de cordero.

Visto desde otro lado, cabría pensar por el contrario que la confrontación, el antagonismo con otras versiones del feminismo, ha beneficiado políticamente al feminismo del 8M. No casualmente la movilización de 2019 ha casi duplicado a la de 2018. Entre una y otra tuvo lugar la escalada de Vox. La existencia de este discurso nítido de ultraderecha ha intensificado el antagonismo, del cual ha surgido una movilización mayor. La pugna por el significante feminismo no parece haber debilitado al movimiento del 8M, sino más bien todo lo contrario. Sobre todo, cabe añadir, porque un mérito del 8M es su carácter transversal, abierto, en el que caben muchos modos de vivir y sentir el feminismo.

Pero esta posición abierta a la controversia y al antagonismo debe ser defendida no sólo porque ha resultado exitosa, sino porque en el nivel teórico es más coherente con una perspectiva democrática radical e igualitaria. En efecto, la realidad es una construcción política —no hace falta decir que el feminismo lo sabe de sobra— precisamente porque no hay ninguna voz que pueda reclamar la posesión de una verdad que cancele todo debate. Esto obliga a los contendientes a postular su interpretación, lo cual implica la contraposición con otros.

Así como no hay una democracia, tal como el discurso liberal hegemónico propone identificándola con el consenso, ni una economía, como pretende el neoliberalismo al asimilarla al libre mercado, tampoco puede epistemológicamente afirmarse que haya un único feminismo, sino que éste —como todo concepto político y teórico— está abierto a la lucha de interpretaciones. ¿Esto significa entonces que todas esas interpretaciones son igualmente deseables, que al no ser ninguna objetivamente verdadera no podemos elegir defender una en concreto sobre las otras? En absoluto, al contrario. Sólo resultarán igualmente legítimas para nosotros como perspectiva, no como solución.

Si se intenta delimitar de antemano cuál puede entrar en la discusión y cuál no, se despolitiza el debate, pues se da por sentado que hay una que tiene objetivamente más verdad que otras. Politizar lo despolitizado, como bien sabe el feminismo, es la condición de toda búsqueda de más democracia e igualdad.
____________

Javier Franzé es profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense de Madrid
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • Carmen Fernández Carmen Fernández 21/03/19 00:27

    Mi manera de entender el feminismo,después de ser discriminada en el trabajo por ser mujer,y en los derechos civiles,también.
    Que la Constitución nos considere exactamente iguales que los hombres que la hicieron,ser atendida en cualquier oficina pública y por supuesto privado,como un miembro de echo del país,sin que tengamos hasta hace unos años ser siempre una menor.. Tener los derechos laborales idénticos a los hombres ,teniendo los mismas posibilidades de ascensos por capacidad personal y una sola tabla salarial.al ser igualitaria para ambos sexos.Con relación a los embarazos creo que se han superado por suerte muchas trabas,llegando a tener guarderías de cero a tres años.
    Pero me parece que algunos quieren hacer de esta lucha,muy necesaria y que por fin van algunos hombres están apoyando..Algo cómico y como si las mujeres lo que queremos es ser hombres,nada más lejos de nuestra meta,donde están las cosas dignas de envidia podemos tener desde el momento que nos cogimos nuestros derechos.Pido que por favor durante la época de elecciones presidenciales no sean tan paletos señores,y no nos acribillen diciendo todo fantástica que será nuestra vida si lo votamos,el que sea porque todos dirán algo similar

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • estovamal estovamal 19/03/19 10:50

    Ah¡ . Ya lo he entendido

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    1

    • Grobledam Grobledam 19/03/19 12:37

      Pues yo no, pero es que en esto de los movimientos identitarios cada vez es más difícil mantener una postura coherente y de sentido común y sus autojustificaciones ya no caben ni en un cuento infantil.
      Van a tener que ir a "cuarto milenio" para tener un poco de chance.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      3

      • estovamal estovamal 19/03/19 12:54

        Me lo temía. No he sabido expresar la ironía que pretendía introducir. Lo siento.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Grobledam Grobledam 20/03/19 12:16

          Estovamal, su ironía estaba muy bien traida y era evidente. La mía en la respuesta "Pues yo no" creo que era más forzada y lamento que no se haya entendido bien.
          Lo siento.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • pepelu. pepelu. 19/03/19 07:00

    Y?

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Atea Atea 18/03/19 23:06

    ¿?

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    5

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.