La portada de mañana
Ver
La tormenta perfecta del extremismo en Europa descoloca a la derecha tradicional a las puertas del 9J

Gasto militar

Defensa se gastó cada día de 2013 cinco millones más de lo presupuestado

Pedro Morenés, ministro de Defensa, en el Senado, el pasado 29 de enero.

Ibon Uría

El MInisterio de Defensa gastó el año pasado casi 2.000 millones de euros más de lo presupuestado. El desfase supone elevar la dotación inicial consignada en los Presupuestos Generales del Estado –5.937 millones– en un 32% o, lo que es lo mismo, un gasto extra de más de 5 millones de euros cada día. Es la conclusión que se deriva del análisis de una resolución de la Intervención General de la Administración del Estado publicada en el BOE el pasado 14 de abril.

No es la primera ocasión en la que se produce este fenómeno. En 2012, el presupuesto de Defensa pasó a lo largo del ejercicio de 6.316 millones de euros a 9.066 millones, un 43% más. Entre 2004 y 2011, la diferencia entre lo presupuestado y lo finalmente desembolsado nunca bajó de los 1.000 millones de euros. Y en 2013 fue casi el doble: 1.930 millones de exceso que se aprobaron, prácticamente en su totalidad (95%), durante los nueve primeros meses del año.

Las vías más habituales para aumentar la dotación económica de Defensa son la ampliación de partidas presupuestarias y la concesión de créditos extraordinarios de carácter finalista. La primera estrategia proporcionó el año pasado 782 millones extra al Ministerio. Expertos consultados por infoLibre sostienen que hay partidas infrafinanciadas a sabiendas que se engordan sistemáticamente a posteriori para reducir el presupuesto militar a ojos de la opinión pública.

"Una de las más claras es la de las misiiones españolas en el exterior", explica Pere Ortega, investigador del Centro JM Delàs. Esas misiones fueron presupuestadas con 14 millones de euros y acabaron costando unos 800 millones. Y aunque algunas pueden surgir de imprevisto durante el ejercicio en curso, "otras son fijas, como las de Líbano, Somalia o Afganistán –agrega–, y esas ya cuestan en torno a 400 o 500 millones".

La extra de verano

En el caso de los créditos extraordinarios, segunda práctica habitual, destaca la fecha en la que el Consejo de Ministros los aprueba. En 2012 y 2013 ha sido en plenas vacaciones de verano y por cifras nada despreciables –1.782 millones en 2012, 877 millones en 2013– que se destinan a pagar armas: 371 millones para un caza, 173 millones para tres helicópteros, 93 millones para un buque, 69 más para una fragata, 49 millones de euros en misiles, 32 para un obús, etc.

Tampoco parece que vaya a ser la última ocasión en la que Defensa se excede del gasto previsto. En enero de este año no se han producido ampliaciones, pero en febrero ya se aprobaron 6 millones extra, con lo que el presupuesto del Ministerio ha engordado hasta los 5.751 millones.

"Es un ejercicio de ocultación a la opinión pública y al Congreso para aminorar el presupuesto de Defensa", denuncia Ortega, quien no duda en calificar las prácticas del Gobierno de "fraude a la opinión pública" y que asegura que, con toda probabilidad, el escenario volverá a repetirse este año.

De hecho, el propio secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, reconoció en octubre de 2013 que durante 2014 se volverá a recurrir a los créditos extraordinarios para pagar armas incluidas en los denominados Programas Especiales de Armamento (PEAS). Argüelles cifró el importe que hará falta este año en el entorno de los 1.000 millones de euros.

Por su parte, el actual ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha defendido en reiteradas ocasiones dar prioridad al gasto militar y ha sostenido que España no invierte lo suficiente en armas. Por ejemplo, el pasado mes de enero afirmó que "primero hay que garantizar la seguridad y luego la libertad y el bienestar", y agregó que hay que "cambiar el chip de todos los españoles" respecto al gasto en defensa.

Racionalización necesaria

España será el segundo país que menos PIB dedique a defensa en 2016, según la OTAN

España será el segundo país que menos PIB dedique a defensa en 2016, según la OTAN

Ante esta situación, la Fundación por la Paz y el Centro de Estudios para la Paz JM Delàs han puesto en marcha la campaña Recortemos el gasto militar, que denuncia que el Ejército está "sobredimensionado" e inverte en "proyectos megalómanos", al tiempo que reclama una reducción del gasto militar en un contexto de "recortes" y de "desmantelamiento del Estado de bienestar".

"Queremos denunciar que en el Estado español se prioriza el gasto militar por encima del gasto social", agregan los impulsores de la iniciativa, que cifran en más de 41 millones de euros el gasto que España realiza cada día en Defensa. Además, la campaña compara los tijeretazos sufridos por los ciudadanos en capítulos como educación y sanidad con el gasto en programas de armamento.

Así, por ejemplo, se indica que lo recortado en Dependencia –1.029 millones de euros– equivale al coste de dos de los nuevos cuatro buques del Ejército; lo ahorrado con la eliminación de la investigación sanitaria –2 millones–, al precio de uno de los setenta obuses adquiridos por Defensa; y lo recortado en becas Erasmus y Séneca –18 millones–, al precio de 4 de los 14 nuevos helicópteros de los que disfrutarán los militares españoles.

Más sobre este tema
stats