LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Feijóo se instala en el 'no' a todo salvo para celebrar el pacto judicial con el “depredador del Estado de Derecho”

Educación

El PP mantiene ahora que la Religión no sea de oferta obligada en Bachillerato

Wert

La Religión no será finalmente una materia de oferta obligada en Bachillerato tal y como reclamaban al Gobierno los obispos, muy combativos en los últimos meses en el intento de adaptar más reforma educativa a sus intereses. Al contrario de lo manifestado hace sólo cuatro días, el Grupo Parlamentario Popular en el Senado no ha incluido finalmente en sus enmiendas a la reforma educativa esta modificación. En el proyecto de ley esta asignatura se incluye en Bachillerato como una materia específica optativa más dentro de un bloque de más de diez del que los centros están obligados a impartir un mínimo de dos y máximo de tres. Mientras, en la ESO y en Primaria se introduce en los grupos de asignaturas específicas obligatorias con elección entre ésta y Valores Éticos o Valores Culturales y Sociales.

La jerarquía católica considera por tanto que el proyecto de reforma educativa que se está tramitando en el Senado "vulnera" en este punto los acuerdos con la Santa Sede, pues "puede haber centros que no oferten la asignatura de Religión" cuando los Acuerdos establecen que esta materia "tiene que ser de oferta obligatoria por los centros y de elección voluntaria por los alumnos en primaria y secundaria". Lo cierto es que el proyecto no aclara que la oferta deba ser obligatoria. Y, a la luz de las enmiendas presentadas, tampoco lo aclarará el texto que salga del Senado. La voluntad del ministro, según explican en su equipo, era la de no hacer modificaciones y mantener el tratamiento de la Religión en los términos en los que aparecía en el proyecto que el Gobierno remitió a Las Cortes. 

En declaraciones a la cadena Ser, el portavoz de Educación del PP en el Senado, Luis Peral, ha explicado que "finalmente" no se ha variado el texto aprobado en el Congreso pero que, en su opinión, la reforma mantiene una "contradicción". 

Sin embargo, la llamada 'ley Wert' sí incluye viejas reivindicaciones de la jerarquía católica como que la calificación de la asignatura de Religión cuente para hacer media y para acceder a becas –esto no ocurría desde 1990– y que ésta tenga una alternativa fuerte. O que desaparezca Educación para la Ciudadanía, materia que se implantó en 2006 con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y que es considerada por los obispos como un instrumento que utiliza el Estado para adoctrinar ideológica y moralmente a los alumnos.

Otras enmiendas

Un obispo propone impedir a las autonomías fijar el horario de Religión

Un obispo propone impedir a las autonomías fijar el horario de Religión

Entre otras enmiendas, el PP también ha recigido las quejas de varios consejeros autonómicos de Educación, incluidos algunos del PP, que pidieron esta semana en el Senado una implantación escalonada de la reforma con el objetivo de garantizar su financiación. Así, en Secundaria se retrasará un año la reválida que sólo tendrá validez para obtener la titulación a partir de 2018. Además, según recogen las enmiendas, la evaluación final de Bachillerato correspondiente a las dos convocatorias que se realicen en el año 2017 únicamente se tendrá en cuenta para el acceso a la Universidad, pero su superación no será necesaria para obtener el título. El ministro José Ignacio Wert ya demostró en la Cámara alta su disposición a hacer este tipo de modificaciones el pasado martes tras la petición de algunos responsables autonómicos. 

En su paso por el Senado, el PP también prevé hacer algunos cambios en cuanto a la FP Básica, encaminada a sustituir a los actuales PCPI, creados para los jóvenes que abandonaban los estudios sin obtener ningún título y para que pudieran así reengancharse a la FP de grado medio o al Bachillerato. Al contrario de lo que definía el proyecto inicial, estos programas "serán implantados en los centros que determinen las Administraciones educativas".

Respecto a la FP Superior, cuya demanda ha aumentado hasta un 26,7% desde 2008, los conservadores definen que si no hay suficientes plazas, las comunidades podrán poner en marcha “procedimientos de admisión” que tendrán que ser concretados en un reglamento posterior. 

Más sobre este tema
stats