El saqueo de Telemadrid

Telemadrid dejó en 2008 la publicidad en manos de Enrique Cerezo, su competencia directa

Sede de Telemadrid.

Telemadrid dejó en 2008 en manos del empresario Enrique Cerezo la gestión de la publicidad de la cadena pública, a pesar de que desde tres años antes el presidente del Atlético de Madrid disponía de su propia cadena de televisión (8 Madrid TV), que cubría todo el territorio de la comunidad autónoma. Es decir, Telemadrid dejó su principal fuente de ingresos –más allá de la subvención pública anual– en manos de un competidor. Cerezo es amigo personal del ahora presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, quien ya entonces tenía las competencias sobre la cadena pública.

Para realizar dicha operación, la dirección de Telemadrid utilizó una empresa denominada Multipark Madrid S.A, participada por la cadena pública y por Caja Madrid. En abril de 2006, la televisión y la caja madrileña permitieron que entrara en el accionariado de Multipark la empresa Boomerang TV, propiedad de Enrique Cerezo. Según explicó en la Asamblea madrileña el director general del ente público Radio Televisión Madrid, José Antonio Sánchez, la sociedad de Cerezo entró en calidad de "socio industrial de referencia". La compañía participada por el presidente del Atlético de Madrid se hizo con el 35% del capital, un porcentaje idéntico al de Telemadrid, mientras que Caja Madrid se quedó con el 30%.

Un año antes, en 2005, Enrique Cerezo había recibido del Gobierno madrileño una licencia de televisión en cada una de las diez demarcaciones audiovisuales en las que se subdividió la Comunidad. De esa forma, el empresario afín al Ejecutivo de Esperanza Aguirre e Ignacio González pudo crear una televisión autonómica que cubría todo el territorio de Madrid (8 Madrid TV). Aunque una sentencia del Tribunal Superior de Justicia anuló en 2009 el reparto de las televisiones digitales, el Gobierno volvió a adjudicar las diez licencias a Cerezo.

Giro al objeto social de Multipark

En 2008, dos años después de la entrada de Cerezo en Multipark, los socios decidieron dar un giro al objeto social de la empresa, que hasta ese momento comprendía la prestación del servicio de telecomunicaciones por cable y todos los servicios de telecomunicaciones y multimedia, y la producción y comercialización de toda clase de derechos audiovisuales, incluyendo los canales temáticos. Pero tras el nuevo acuerdo, Multipark, con Cerezo como socio industrial, pasa a comercializar la publicidad de Telemadrid, Onda Madrid y La Otra. Hasta el mes de marzo de 2008, la gestión de la publicidad de dichas cadenas la realizaba Novomedia S.A., la central de medios de Unidad Editorial (editora de El Mundo) con una amplia experiencia en el sector y que también se encargaba de la publicidad de otras televisiones autonómicas.

El 31 de marzo de 2008, el consejo de administración de Telemadrid justificó el cambio en la gestión de la publicidad al considerar que Multipark permitía un control efectivo sobre la gestión publicitaria sin tener que disponer de una infraestructura propia de recursos técnicos y humanos. También se explicó que esta forma de gestionar la publicidad suponía un menor coste, al no tener que pagar las comisiones que exigía "un exclusivista externo".

Sin margen de beneficio

El consejo de administración de Multipark también expresó su criterio favorable a la comercialización de los espacios publicitarios de Telemadrid, asumiendo que dicha gestión se iba a efectuar sin margen de beneficioTelemadrid tangible para la sociedad, "justificándose dicho compromiso por la indudable y positiva repercusión que la referida actividad tendría en su imagen y en su marca en el sector publicitario y en el mercado audiovisual".

La entrada de Cerezo en la gestión de la publicidad de Telemadrid en 2008 coincidió con una caída de ingresos del sector. Pero también con el inicio de la crisis, que ha afectado a casi todos los medios de comunicación. Una de las justificaciones para el ERE de Telemadrid que ha dejado a 861 trabajadores del ente público en el paro es precisamente la bajada de ingresos publicitarios, cuya gestión Telemadrid dejó en manos de su competidor, Enrique Cerezo.

Agujero de Telemadrid

Otras de las decisiones de la dirección de Telemadrid que también han aumentado el agujero de la televisión y que han favorecido a Cerezo fue el acuerdo adoptado en 2007 por Madrid Deporte Audiovisual para adquirir los derechos audiovisuales de los partidos oficiales del Atlético de Madrid por 230 millones de euros230 millones de euros. Un segundo acuerdo, de publicidad, permitió que el equipo de Cerezo se hiciera con otros 24 millones de euros, pese a que el contrato no se llegó a ejecutar. Asimismo, Madrid Deporte Audiovisual acordó dar adelantos de las cantidades firmadas con el Atlético de Madrid para que el club rojiblanco pudiera superar una crisis de liquidez en diciembre de 2011.

El pasado verano, los afectados por el expediente de regulación de empleo (ERE) de Telemadrid presentaron un escrito en el Juzgado de Estepona que investiga la compra presuntamente irregular del ático de lujo que ahora es propiedad del presidente de la Comunidad de Madrid. En ese documento, los empleados de la televisión autonómica aseguraban que dicha vivienda podría ser un regalo de Enrique Cerezo al presidente madrileño, según desveló en su día la Cadena SER. Un regalo que tendría su origen, precisamente, en un supuesto trato de favor concedido al Atlético de Madrid desde organismos públicos de la Comunidad de Madrid.

El Atlético no tendrá que devolver 863.000 euros que le anticipó una empresa de Telemadrid pese a incumplir el contrato

Más sobre este tema
stats