Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



@cibermonfi

¿Y si hablamos de la III República?


Publicada 12/04/2013 a las 10:19 Actualizada 13/04/2013 a las 14:49    
III Republica
Hasta hace bien poco, la mera sugerencia de la posibilidad de abrir un debate sobre una III República española ante gente del establishment político y mediático madrileño, te valía recibir una mirada entre extrañada y conmiserativa, cual si estuvieras loco de atar. Incluso -sobre todo- si eran políticos, periodistas o intelectuales orgánicos de la Vieja Guardia felipista.

Si alguien se dignaba justificar las razones de semejante veda a lo que tú solo proponías como un ejercicio intelectual, cuatro argumentos salían a colación: el asunto había quedado zanjado en la Transición; la monarquía era eficaz en un país tan complicado como España; la monarquía salía barata, y, last but not least, Juan Carlos I se había ganado el derecho a reinar en paz por su decisivo papel en el paso del franquismo a la democracia y su actuación el 23-F.

Ocurre, sin embargo, que en la Transición no hubo un debate ciudadano democrático sobre monarquía o república. La correlación de fuerzas era aplastantemente favorable a las fuerzas conservadoras, y éstas dejaron clarísimo que, sin la monarquía de Juan Carlos I designada por el general Franco, no permitirían que los españoles disfrutaran de un mínimo de libertades y derechos. En semejante tesitura, no había más remedio sensato que aceptarlo.

Y ocurre asimismo que la monarquía –con el caso Urdangarin, cacerías como la de Bostwana, los enredos de Corinna y lo que aún no sabemos- se ha convertido ahora en un problema en sí mismo, en un lío más en la complicada España. Y ocurre también que, por lo que vamos sabiendo, no es tan barata: al presupuesto de la Casa Real públicamente conocido cabría añadirle muchos otros millones de euros desembolsados por diferentes departamentos gubernamentales. Y ocurre también que, con sus reiterados errores, Juan Carlos I ha dilapidado el capital que acumuló en la Transición y el 23-F. Y esto último ante los ojos de los que peinamos canas, porque jamás tuvo ese capital para aquellos –los más de los españoles- que nacieron con Franco ya en la tumba, y, por ello, ni vivieron aquellos años convulsos ni, dicho sea de paso, tuvieron la oportunidad de votar la Constitución que rige sus vidas.

Empezamos a ser unos cuantos los que, si hace unos años mencionábamos lo de la III República como un mero “ejercicio intelectual”, comenzamos a pensar que el cambio en la forma de Estado -la incorporación a España de una fórmula republicana que funciona bien en Estados Unidos, Francia y Alemania, por tan sólo citar a países bien vistos hasta por nuestra derecha- pudiera ser la clave de bóveda de la regeneración, reforma, reconstrucción, renacimiento, como ustedes quieran llamarle, que precisa la manifiestamente mejorable democracia española.

¿Y si se dejara de satanizar a aquellos que dicen que la Transición estuvo bien en su momento, pero que han pasado casi 40 años y éste es otro mundo, un mundo que protagonizan nuestros hijos, jóvenes que no han conocido a Franco y Tejero, no han vivido en la Guerra Fría y han crecido con la televisión, los teléfonos móviles e Internet? Thomas Jefferson decía que la idea de que una generación puede imponer sus reglas de convivencia a las siguientes para siempre jamás es arrogante y autoritaria.

i+d+i Cinfa
España no saldrá de su crisis económica sin otro modelo productivo, sin encontrar qué es lo que puede fabricar para el mercado global que tenga buena demanda, sea de calidad y salga a precio razonable. España pide a gritos una mejora de su sistema de Justicia. España necesita reglas durísimas contra la corrupción política, la especulación financiera e inmobiliaria y el compadreo entre gobernantes y grandes empresarios y banqueros. España no ha resuelto sus querellas territoriales y bien podría ensayar un verdadero sistema federal. España tiene una ley electoral inicua que favorece el bipartidismo a nivel general y el nacionalismo en determinadas comunidades, dificultando el acceso al Parlamento de terceras fuerzas.

España tiene muchos y graves problemas. Desde los cimientos al tejado, su edificio presenta grietas y goteras por todas partes, no pocas estructurales. Por mucho menos hay gente en Francia que, a raíz del affaire Cahuzac, está sugiriendo pasar de la V a la VI República.

De modo que quizá no sea tan “lunático” sugerir que las profundas reformas que precisa esta gran nación de naciones podrían tener como clave de bóveda la idea de una III República.

Intuyendo lo que puede venir, los conservadores más listos del centroderecha y el centroizquierda comienzan a pedirle a Juan Carlos que, en aras del porvenir de la monarquía, abdique en su hijo. Bueno, en ese caso, tal vez podríamos debatir entre una II Monarquía Constitucional y una III República. Eso estaría a la altura de nuestros males y a la altura de lo que reclaman y merecen nuestros hijos.



10 Comentarios
  • 10 Julia laguna 14/04/13 12:07

  • 9 unomas 13/04/13 23:40

    La simpatía por la republica esta creciendo, pero no nos engañemos, no es fruto de un convencimiento de la gente de que el sistema republicano es un paso más en la profundización de la democracia, en el avance de los derechos humanos, es como respuesta a la indignación ciudadana por el descubrimiento de la corrupción que impregna a la casa real, si el rey abdicase, su heredero sería ensalzado por muchos partidos, no solo el PP, posiblemente PSOE, Nacionalistas, UPyD,…nos dirían que la nueva testa coronada es “diferente” y le ensalzarían diciendo que gracias a el se construirá un nuevo país, mas justo y democrático. Por ello la lucha por la III republica no debe separarse de aquello que le es esencial, la lucha por la ampliación de la democracia, por los derechos y libertades. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 Luciérnaga 13/04/13 19:22

    Estoy en la idea de que no se pueden imponer unas normas de convivencia, surgidas en determinadas circunstancias, a las siguientes generaciones. Salvando las que garantizan los derechos humanos, las demás deberían ser flexibles y revisables cada cierto tiempo. Es decir, constituciones con fecha de caducidad. Por supuesto que es un buen momento para decidir entre monarquía o república. No hay más que preguntarle a los jóvenes: se trata de su futuro. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 mariag 13/04/13 18:59

    Si la sospecha de que los teje manejes de Urdangarín reflejan el estilo con el que se se ha amasado la fortuna de del rey no fuera lo que piensa la mayoría, esa vena "juancarlista" que tanto pregona la prensa se mantendría.  Ni siquiera hay duda entre monarquía o república, esta claro que por mucha campaña de marketing acerca de lo bien preparando que esta Felipe la gente está harta de no haber podido decidir si se quería o no la monarquía, y ahora ya no hay tiempo de nuevas preguntas, sólo queda la salida de la república.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 CharlieBra 13/04/13 14:15

    Creo que sería necesario abrir un debate serio entre los ciudadanos para decidir si Monarquía o República. Cada día que pasa, según se van conociendo más datos sobre el "escándalo Urdangarín" va siendo más evidente que los ciudadanos se van apartando, cada vez más, del "juancarlismo", sí, juancarlismo, porque España no es monarquica, es juancarlista en su mayoría, lo que quiere decir que le estamos agradecidos al Rey sus ¿desvelos? por este país. Pero ese agradecimiento, prácticamente se ha disipado visto el grado de corrupción en que parece que está inmersa la Casa Real. El tiempo del Juancarlismo toca a su fin, es mi opinión, por eso, desde el agradecimiento a Juan Carlos I por su contribución a la vuelta y consolidación de la democracia en España, yo apuesto por la vuelta de la República, mis ideas y mi corazón, así me lo dictan. Salud y República.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 Javier Valenzuela 13/04/13 14:05

    Domi dijo..
    Gracias por participar en el debate de este fin de semana del 14 Abril. Para DGMenendez: quizá el único modo de eso llamas "arreglar la política" (con lo q estoy de acuerdo como puedes imaginar) sea yendo a por la mayor: la jefatura del Estado. Par Juanma: cierto, jamás tuvimos la oportunidad d escoger libremente entre monarquía y república, la primera nos la colocaron en el paquete constitucional: si querías algo de democracia tenías que aceptar la Corona. No era juego limpio, era correlación de fuerzas, imposición del más poderoso. Para Carbonario: correcto, nadie puede sostener racionalmente que la jefatura de Estado hereditaria (monarquía) es mejor que la elegida por la ciudadanía (república). Para DGMenendez: estoy por la república federal, como en EE UU y países de Europa. Lo q digo es q me gustaría ver a los conservadores del PP (y a los que hay en la dirección y Vieja Guardia del PSOE) proponerle como alternativa una II Monarquía Constitucional, aceptar la necesidad del cambio

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 DGMenendez 13/04/13 13:01

    Uno de los argumentos que usan los monárquicos es que Juan Carlos y su amplia familia es más barata que otras, e incluso que algunas repúblicas. Yo planteo otro dilema, para qué necesitamos un presidente de la república (diferente al jefe de gobierno). De cualquier manera, arreglar la política me parece un paso más importante que arreglar la Jefatura del Estado. Y lo segundo vendría rodado si se diera lo primero.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 juanma 13/04/13 12:17

    En primer lugar quisiera dar mi opinión sobre la supuesta legitimidad de Juan Carlos .Esta supuesta legitimidad nace de su oposición al tejerazo,antes la única legitimidad,entre comillas se la habia dado un fascista que asoló España.¿Que fué en mi opinión la seuda intentona golpista?,un paripé para,1 hacernos creer que la monarquia borbonica era la unica salida posible,2armonizar el proyecto autonomico impidiendo el ejercicio del derecho de autodeterminación,impidiendo una España realmente federal.Y3 acavar con el espíritu reivindicativo de la mayoria de la clase obrera de entonces,sobre todo de su juventud,pactos de la moncloa,heroina,movida madrileña,pasotismo,etcetc.En segundo lugar el viraje del psoe a posiciones reformistas,creando la plataforma de convergencia democrática en oposición a la junta democrática,partidaria de la ruptura,eso en mi opinión cambió la correlación de fuerzas permitiendo el asentamiento del régimen que hoy padecemos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Carbonario 13/04/13 10:23

    La III república no se establecerá en España ni por los errores del monarca ni por una confluencia de los planetas, sino por el trabajo constante y bien organizado de los republicanos hasta construir un pueblo educado en la libertad, en la auténtica democracia y poseedor de una conciencia cívica. Y, esto, en nuestro país, requiere el establecimiento de cauces de difusión de los principios republicanos hasta lograr la adhesión a los mismos de una mayoría, no símplemente cabreada con la monarquía, sino racionalmente convencida de la superioricad política y moral del sistema republicano. La I República, se encontró sin republicanos, pese al esfuerzo realizado de socialización de la idea antes y después de la revolución de 1868. En la II, los clubes, casinos, liceos, juntas republicanas y la prensa significaron un paso gigantesco en la formación de una conciencia cívica. Hoy, además de lo anterior, hay que abrir cientos de tribunas en la red que socialicen la superioridad de la República.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Domi 13/04/13 00:18

    Sr. valenzuela, dice vd. que " podríamos debatir entre una II Monarquía Constitucional y una III República. Eso estaría a la altura de nuestros males y a la altura de lo que reclaman y merecen nuestros hijos. Permitame no seguirle en ese camino de ii monarquía o iii república !!! si estamos construyendo una Unión Europea con difíciles pasos, no creo que ponernos la pregunta de si "monarquía" o Rpq. sea una posible solución a los problemas de España, de los 27 países de l'Union la denominación "federal" Republicana me parece mas que mayoritaria.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre