Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



A la carga

Esto no va de sexo (respuesta a Víctor Lapuente)

Publicada 11/11/2014 a las 19:47 Actualizada 12/11/2014 a las 10:24    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

EL AUTOR
En mi artículo “El contrato social se ha roto”, defendí la tesis de que el ascenso de Podemos se debe a la ruptura del “contrato social” que regula la vida política. A mi juicio, dicho contrato se ha quebrado porque durante estos años de crisis no se han respetado los principios básicos de justicia en el reparto de los sacrificios. Unos han perdido mucho más que otros. Se han puesto en práctica políticas contraproducentes y regresivas que han dejado al país en unos niveles intolerables de endeudamiento, paro, desigualdad y exclusión.

La situación actual, argumentaba, es consecuencia de que en España las élites hayan defendido la puesta en práctica de reformas impopulares, exigiendo a los políticos que no les temblara el pulso, que no tuvieran en cuenta la opinión ciudadana, que aplicaran el bisturí sin anestesia. En fin, que los gobiernos hicieran “lo que el país necesita” al margen de lo que quería la gente.

Al final de mi artículo apelaba a otro tipo de reformas, consensuadas con la ciudadanía, basadas en amplias coaliciones de apoyo, en las que se compense a los más vulnerables y a los más golpeados por la crisis. Habiendo terminado así el artículo, no acabo de entender cómo es posible que Víctor Lapuente, uno de los analistas más originales, interesantes y rigurosos de nuestro país, me atribuya en el segundo párrafo de su artículo de réplica la tesis de que yo estoy en contra de reformas profundas, incluso con anestesia. Se trata de una crítica improcedente, fruto de una lectura sesgada de mis palabras, pues yo no dije en ningún momento, como acabo de explicar, que España no necesite reformas. Más bien, afirmé que las que se han llevado a cabo han sido contraproducentes e injustas, y que se han hecho en contra de la opinión pública.

Para aclarar las cosas y no perder el tiempo en falsas polémicas, voy a expresar mis puntos de coincidencia: estoy de acuerdo con Víctor Lapuente en que el Estado de bienestar español es muy poco redistributivo, favoreciendo sobre todo a las clases medias. También estoy de acuerdo en que es preciso reformar en profundidad el funcionamiento del sector público, ineficiente y rígido, así como el sistema educativo, que está más orientado a la acumulación de conocimiento que al aprendizaje de habilidades intelectuales. Asimismo, creo que es difícil negar que el mercado de trabajo español es disfuncional, si bien me parece que ello se debe no sólo a sus instituciones y reglas, sino también al tipo de modelo productivo español, a la debilidad del tejido empresarial y a la baja cualificación del empresariado patrio.

Ahora bien, creo que, tanto por razones normativas (democráticas) como de eficiencia, esas reformas sólo funcionarán si cuentan con un respaldo mayoritario en la sociedad y si vienen acompañadas de otro tipo de reformas destinadas a introducir igualdad y justicia en la sociedad, lo que requiere acabar con la desahucios, la pobreza energética, la precariedad laboral extrema, los salarios indignos, el fraude fiscal, los privilegios de grandes empresas y grandes fortunas, la concentración de poder en el sector financiero, etc.

El problema es que muchos han visto en la crisis una oportunidad para hacer avanzar su particular programa reformista al margen de la ciudadanía. Con una sociedad en estado de shock y con las defensas muy bajas, se han recortado brutalmente las pensiones en el medio plazo, se ha desregulado el mercado de trabajo agravando aún más la precarización de los jóvenes, se han reducido salarios, sobre todo entre los trabajadores menos cualificados, se ha desmantelado el sistema de dependencia, se ha salvado a las entidades financieras pero se ha dejado caer a las familias sin recursos…

El enfoque reformista del establisment español ha sido tecnocrático (por no atender a las preferencias de los ciudadanos) y muy sesgado, sin prestar atención a los problemas desigualdad y exclusión social a los que me acabo de referir. Por eso mismo, no puede extrañar que haya surgido una fuerza política como Podemos que denuncia a las élites del sistema.

Cuando escribí mi artículo, lo hice pensando que, tras la encuesta del CIS, saldrían autores del establishment tratando de atribuir la subida de Podemos a la corrupción, olvidando el asunto de la distribución, la desigualdad y la injusticia. Por desgracia, no me equivoqué. En los periódicos en papel, la opinión dominante estos días ha sido que la corrupción (y no las políticas económicas y sociales) es lo que explica que Podemos salga con tanta fuerza en las encuestas. Sirvan como ejemplos los artículos de Juan Luis Cebrián en El País o Victoria Prego en El Mundo.

Son solo dos ejemplos de dos miembros destacados del establishment, pero bastante reveladores en cualquier caso acerca de la ceguera de las élites políticas, económicas e intelectuales de España. Lapuente cree que hablar de establishment promueve lo que él llama “mentalidad frentista ibérica”. El hecho mismo de utilizar el término “establishment” le parece que es reflejo de dicha mentalidad, a pesar de que el término (o sus equivalentes, “ruling class”, “power elite” o incluso “very serious people”) no suenen especialmente ibéricos. Puede que “establishment” sea un término algo ambiguo, pero desde luego lo es menos que “mentalidad frentista ibérica”, expresión original que Lapuente no define en ningún momento y que parece aludir a los indestructibles caracteres nacionales.

Creo que es importante aclarar este asunto del establishment. Evidentemente, supone una generalización, que en ocasiones puede ser abusiva o demasiado simplificadora. Sería más correcto, sin duda, hablar de “la inmensa mayoría de quienes componen el establishment”, pero no estoy seguro de que incluso haciéndolo así Lapuente quedara satisfecho. Donde él ve pluralismo y contraste de opiniones, yo tiendo a ver un bloque más bien monolítico, muy sesgado ideológicamente y bastante impermeable a las demandas y preocupaciones de la sociedad.

Claro que hay matices y diferencias y claro que los grandes grupos mediáticos de vez en cuando sacan algún artículo de alguien que lleva la contraria, pero no veo cómo puede cuestionarse que el grueso de los análisis y recomendaciones que emanan del establishment español tienen unos sesgos tecnocráticos y liberales muy pronunciados. El único ejemplo que pone Lapuente es de la austeridad: él cree que en el diario El País aparecen tantas críticas como defensas de la austeridad. Le animo a que relea lo que se publicaba en ese periódico en 2010 y 2011, desde los editoriales hasta los artículos del lobby FEDEA. A partir de 2012, cuando ya empieza a ser evidente que la combinación de austeridad y reformas estructurales no produce crecimiento, muchos, con la elegancia y el cinismo habituales, comienzan a tomar distancia con respecto a la austeridad, agarrándose a las reformas estructurales como tabla de salvación. Dado que ha cambiado la tendencia dominante, el ejemplo del debate sobre la austeridad no me parece especialmente clarificador.

Vayamos entonces a otro ejemplo, la cuestión del pago de la deuda. Sin irnos muy lejos, en Portugal hay en estos momentos un debate muy vivo sobre la restructuración de la deuda, con una plataforma de economistas y empresarios (entre los que se cuenta ex ministros de finanzas) que defienden la necesidad urgente de dicha restructuración (Manifesto dos 74). El nuevo secretario general de los socialistas, Antonio Costa, quiere llevar el asunto a un debate parlamentario. En nuestro país, nadie del establishment se atreve a hablar claro sobre este asunto, considerándose algo propio de “frikis” (tomo la expresión del gran Pedro Arriola), si bien en privado todos reconocen que España no será capaz de pagar su deuda.

Me da la impresión de que Lapuente no entra en el fondo del debate. En lugar de ello, se pierde en denuncias de “mantras”, actitudes y mentalidades. Yo aparezco en su artículo como un frentista, propalador de “mantras” (como el de que todo recorte es “malo”) y presa del “frentismo ibérico” ante gente como él (que suelen vivir fuera de España, dice), que adopta posiciones poco populares, libres de rigideces ideológicas, personas que son “machacadas” por su impureza, que son “bisexuales” políticamente y no sé cuántas otras cosas más. Todo eso a mí me resulta bastante superficial, pues de lo que tenemos que hablar no es de nosotros mismos, de si somos más abiertos o más cerrados, sino de por qué se han hecho las cosas tan mal como para llegar a la situación en la que se encuentra el país. Mi tesis es que el establishment español ha fallado estrepitosamente y tiene una responsabilidad enorme en la ruptura de nuestro contrato social (de ahí el ascenso de Podemos). Lapuente prefiere pensar que en realidad el establishment español es “bisexual”. Ojalá llevara razón.


8 Comentarios
  • 8 Mr Reivaj 13/11/14 10:08

    Estoy de acuerdo en la tesis que expone el autor. Y sobre todo estoy de acuerdo en la forma de exponerla. Otra cosa es la propuesta del “nuevo contrato social" de la mano de Podemos, que aún está por ver al menos de forma explícita. Magnífico artículo y muy preciso en sus referencias a los “heconomistas" del lobby FEDEA. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 Plateado53 13/11/14 07:58

    Es muy fácil de entender, como Coño puedes pedir a todos los Españoles que se tienen que Ajusta el Cinturón y ellos van de Ricachos Tirando los Dineros que no les Pertenecen. Habría que poder Reclamarles el dinero de Los Aeropuertos y Millares de Obras que han hecho para enriquecerse ellos y sus Partido. Los únicos que tienen Miedo son aquellos que ven que se les va de la Mano los Tiempos Gloriosos.  Nos habéis dejado Peor que en los 70 Pues tenemos que pagar Pisos donde ya no vivimos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 tartessos 12/11/14 21:30

    No voy a entrar en esta discusión, no tengo la cabeza ni las visceras para ello. Si tengo claro que el contrato social que nos impusieron esta roto, no sirve, ya estamos cansados de aguantar tanto atropello a nuestros derechos, no sólo de libertad sino de lo mas simple como es llegar a fin de mes, tener trabajo, techo, etc. En fin creo que ha llegado la hora de decir basta ya a tanta mentira y a mantener esta clase corrupta. Podemos no nace sólo por la corrupción, nace tambien por la salida que nos han querido imponer la casta sin escuchar al ciudadano .

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 TOTOFREDO 12/11/14 15:26

    Vaya batallita !!!! El "contrato social se ha roto", pero no se ha roto porque a partirde estos años de crisis, etc,etc, se rompe desde el momento en que los "que dicen trabajar por el bien común, trabajan por el suyo propio y nada más", y de esto hemos sido conscientes como consecuencia de la crisis, es lo único positivo. PODEMOS crece porque la gente esta hasta las narices, por no decir otra cosa, de tanto chorizo y jeta, de que la justicia mire para otro lado, de que siempre se este discutiendo de chorradas y no se afronten los problemas reales (paro, pobreza, desigualdad,etc) y se siga discutiendo del "sexo de los ángeles" (territorialidad, identidad, derechos varios....), que habrá que saber que hacen con éllas los que pasan hambre. Y sí, si que es cuestión de sexo, "nos estan dando bien, y por donde se rompen los sacos...".

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 Irenepaz 12/11/14 12:09

    Como ciudadana con una cultura media le formulo al Sr. Sanchez-Cuenca (quiero aclarar que soy seguidora de alguno de sus libros y de todos los articulos) la siguiente pregunta ¿No sería más productivo en vez de enfrascarse en contestaciones de intelectuales a intelectuales , intentar resolver lo complicado de la situación que padecemos aportando sus conocimientos como una fuerza más a conseguir el objetivo?.¡ Señores cuidado con el ego!. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 sipina 12/11/14 09:48

    Me pregunto si los términos superficial y frívolo pueden aplicarse al artículo de Lapuente. La vida en los departamentos universitarios no es sino un universo minúsculo de la vida extra académica - una experiencia fácil de demostrar por todo aquel que haya vivido en dichos departamentos - De aquí que me esté preguntando si el artículo de Lapuente no es sino un reflejo de una corriente interesada del pensamiento social, en vez del resultado de una investigación más o menos objetiva sobre una situación social. De otra parte, no creo que la corrupción esté incorrelacionada con la desigualdad e injusticia sociales de forma que Podemos sería el resultado de corrupción, desigualdad e injusticia, como creo que Sanchez-Cuenca defiende.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 viaje_itaca 12/11/14 09:02

  • 1 Ignacio Paredero 12/11/14 07:49

    El chiste la bisexualidad es de una frivolidad intelectual que asusta. Intelectuales hablando de intelectuales, elites hablando de élites. Y lo que le sucede a la gente, su sufrimiento, su voluntad, no importa, es menos relevante que la postura intelectual sobre las políticas publicas.  Es todo como un juego en el que hay que demostrar ser muy gracioso, brillante, innovador, enfant terrible, un intelectual excepcional. Aplausos con papers en la mano!! El artículo de Victor Lapuente no es mas que una boutade en base a un título. De estos que solo escribes porque te ha venido a la cabeza un título ocurrente.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre