Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Buzón de Voz

Porque yo lo valgo

Publicada 26/08/2015 a las 06:00 Actualizada 26/08/2015 a las 11:01    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 67

Vivimos un verano tan intenso y entretenido, tan repleto de excusas para la risa y el llanto colectivos, que conviene no despistarse demasiado y seguir vigilando esa bolita que el experto trilero siempre esconde. Podemos (y debemos) escrutar el significado de disparates como la cita de Rato en el despacho del ministro del Interior, o la amabilísima conversación telefónica entre el ministro de Economía y el capo Granados. Estamos obligados a contemplar con absoluta preocupación lo que se avecina en Cataluña y sus consecuencias políticas para toda España. Tenemos que denunciar una vez más cómo arden las fronteras europeas al paso de una humanidad desesperada mientras la Europa institucional sigue tocando la lira. Y es inevitable inquietarse ante el terremoto que sacude las finanzas chinas y la nueva crisis especulativa con el precio de las materias primas de los países emergentes. Mucho tienen que enderezarse las cosas para evitar lo que algunos contrastados analistas vienen vaticinando como nueva recesión en la economía mundial. (Léase, por no ir más lejos, a Juan Ignacio Crespo, o a José Carlos Díez).

Pero la bolita a la que nos referimos sigue estando donde siempre estuvo. A dos-tres meses de unas elecciones generales, todos los focos vuelven a centrarse en la batalla política mientras los verdaderos poderes decisorios, los que manejan los hilos y condicionan las grandes líneas de la política que afectan al resto de la ciudadanía, siguen acomodados en su sillón y sacando provecho de todas las coyunturas.

Bastan unos pocos ejemplos de informaciones que en lo que va de verano han causado menos ruido pero delatan que en este país siempre es agosto para las élites económicas y empresariales.

   1) - El beneficio obtenido por los seis grandes bancos españoles ha crecido en el primer semestre un 48,2% respecto al mismo periodo del año 2014. La gran banca ha ganado casi 8.000 millones de euros, y obsérvese que no se trata de que haya empezado a ganar tras la profunda crisis financiera en la que TODOS nos hemos visto envueltos, sino que gana un 48,2% MÁS.

   2) - En ese mismo primer semestre, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, obtuvo una retribución total de 7,93 millones de euros, de los que 4,65 millones fueron en efectivo y otros 3,24 en acciones. Para entendernos (y encabronarnos con cada subida de la luz), este señor tiene una retribución bruta DIARIA de 44.055 euros. Envidiable incluso a ojos de Francisco González, presidente del BBVA que en el primer semestre SÓLO GANÓ 15.470 euros al día.

   3) - Entre las tres principales compañías eléctricas que operan en España registraron en los primeros seis meses del año 3.126 millones de euros de beneficios. Lo supimos la misma semana que la organización de consumidores Facua hacía público su cálculo de que durante el primer semestre la factura media del recibo eléctrico ha subido un 11,4%.

   4) - Dirán los defensores del ordoliberalismo que es demagogia barata enfadarse porque una gran empresa gane dinero “honradamente”. Falso. No habría nada que reprochar si los beneficios estuvieran gravados fiscalmente de un modo proporcional y justo respecto a los demás “honrados” contribuyentes. No es así. La última memoria de la propia Agencia Tributaria, difundida también este verano, desvela que esos grandes grupos empresariales pagan impuestos de apenas el 6% de sus beneficios. Compárese esa tributación con la de las pequeñas empresas, la de los autónomos “honrados” y la de los asalariados, y entonces quienes hablan de demagogia deberían entender que les enviemos “a tomar Fanta” (como dicen ahora los adolescentes más refinados).

   5) - Conviene no perder de vista, por cierto, que una parte esencial de los beneficios de las grandes corporaciones empresariales procede de la contratación pública. Sin las tuberías que conectan lo público con lo privado, el abastecimiento de ingresos de esos grandes defensores de la libre competencia quedaría sensiblemente mermado. Un solo ejemplo de este verano caliente: ACS, el grupo que dirige Florentino Pérez, puede embolsarse más de 1.500 millones de dinero público a cambio de tres infraestructuras que para más inri han fracasado. Para entendernos, usted recibe el encargo de construir un almacén de gas, una desaladora o un túnel de alta velocidad, y resulta que lo que usted construye no funciona, no sirve para nada o incluso produce perjuicios al prójimo, pero el contratista es tan magnánimo que le indemniza por el disgusto. ¿Cómo no va usted a defender este liberalismo en el que los contribuyentes pagamos los platos rotos de los grandes empresarios cuesten lo que cuesten?

   6) - Y llegamos al último ejemplo de información indignante (y motivo de estos breves apuntes indignados). Nuestra compañera Begoña P. Ramírez ha aportado los datos este mismo martes en infoLibre. Gracias a las sucesivas reformas en la normativa laboral decretadas por el Gobierno de Mariano Rajoy desde 2012, las empresas pagan sólo el 40% de las horas extra a sus trabajadores, y cotizan por ellas menos de lo que abonaban en el año 2000. Expresado de otra forma: casi el 60% de las horas extraordinarias que se trabajan en España les salen gratis a las empresas.

Se trata de un ramillete mínimo de ejemplos de ese ecosistema que mantiene intactos los privilegios de unas élites aparentemente instaladas en la mentalidad de aquel exitoso eslogan publicitario de la multinacional L'Oreal: “porque yo lo valgo”. Sólo desde la acción política y cívica, y mediante el altavoz (por modesto que sea su eco) de un periodismo independiente, puede intentarse la ruptura de ese prepotente estado de cosas. A dos o tres meses de unas elecciones generales, viene a cuento recordar la advertencia recogida por Owen Jones en su último ensayo: “el capital encuentra formas de protegerse de los votantes”. Se acerca el otoño con la urgencia de que los ciudadanos encontremos también formas de proteger el interés común. Por lo que valemos todos.


P.D. Por si alguien tiene dudas acerca del permanentemente acariciado trasvase de fondos públicos al negocio privado, sólo tiene que repasar el Dossier de infoLibre sobre la trama Púnica

EL AUTOR Correo Electrónico


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre