Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Libertad de expresión

El obispo de San Sebastián critica que se reivindique “el derecho a la blasfemia”

  • El religioso considera que la manera de luchar contra el yihadismo "no puede ser la reivindicación de una libertad de expresión para faltar al respeto" y alerta de que "Occidente está amenazado por el relativismo laicista"
  • Para Munilla, las justificaciones del papa Francisco sobre los "límites a la libertad de expresión" son una "bocanada de aire fresco"

infoLibre Publicada 20/01/2015 a las 12:32 Actualizada 20/01/2015 a las 13:16    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla.

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla.

E.P.
El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha subrayado este martes que la alternativa al fundamentalismo yihadista "no es la blasfemia ni el relativismo de una sociedad sin valores espirituales", sino una sociedad "abierta al verdadero sentido religioso de la vida", en la que se practique "el respeto, el encuentro y el diálogo entre todas las religiones, así como el encuentro y diálogo constructivo entre creyentes y no creyentes".

En su homilía en la misa con motivo de la festividad de San Sebastián, celebrada en la Basílica de Santa María de la capital guipuzcoana con la presencia de autoridades, Munilla ha considerado que la manera de luchar contra el yihadismo "no puede ser la burla del hecho religioso, ni la reivindicación de una libertad de expresión para faltar al respeto", y se ha referido al Papa Francisco, quien "ha tenido la valentía de decir en el contexto de su viaje a Asia, que la libertad de expresión tiene sus límites". "Sus palabras han sido criticadas, pero, sin duda alguna, aportan una bocanada de aire fresco en medio de la confusión. La religión se pervierte cuando justifica la violencia y la libertad de expresión se corrompe cuando falta al respeto", ha subrayado.

"Occidente está amenazado por el relativismo laicista"

Para el prelado donostiarra, lo acontecido en las semanas precedentes, deja patente "el riesgo de un choque de trenes entre un Oriente amenazado por el fundamentalismo fanático, y un Occidente amenazado por el relativismo laicista". En ese sentido, ha asegurado que las personas que viven en Europa identifican "con mucha mayor facilidad el fundamentalismo de Oriente que el de casa".

No obstante, ha considerado que diversos signos evidencian la existencia también de ese fundamentalismo occidental y ha citado, como ejemplo, el hecho de que "se haya pretendido reivindicar el derecho a la blasfemia, como algo inherente al concepto occidental de libertad".

En su opinión, ello es "muestra de nuestra profunda crisis de relativismo, además de ser un profundo error desde el punto de vista estratégico ante el resto del mundo". "Sería terrible tener que elegir entre una fe patológica y un laicismo blasfemo e irrespetuoso", ha añadido.

También ha criticado que, tras el atentado de París, se escuche "la acusación al hecho religioso de ser la causa de la violencia. "Quienes hacen este tipo de reflexiones antirreligiosas olvidan que en la historia de la humanidad se ha ejercido la violencia en nombre de Dios, como también se ha ejercido la violencia en nombre del ateísmo, de la libertad, de la raza, del dinero, o del deporte", ha recordado, para añadir que "todo son excusas para eludir la propia responsabilidad".

Además, ha destacado que ese "choque de trenes" entre el fundamentalismo occidental y el oriental, se "agrava" por las políticas internacionales de los países occidentales, "que, por ignorar el hecho religioso, han cometido errores gravísimos, los cuales no han hecho sino dar alas a los fanatismos religiosos en Oriente".


1 Comentarios
  • 1 Giordano 20/01/15 14:01

    La blasfemia no es un derecho; es un hecho. La cuestión es si debe ser penalizada o no. Los fundamentalismos han optado siempre por lo primero; no es extraño que las religiones dogmáticas coincidan en este punto y que la historia esté plagada de guerras de religión. El laicismo es justamente la expresión de la sensatez humana que ampara y protege la diversidad de credos y cultos mutuamente excluyentes. Imaginemos una religión que adorase al “falo sagrado”, ¿considerarían sus fieles un insulto decir que dios no es la polla? ¿No considerarían la suya una religión superior al poder proporcionar una explicación del misterio de la concepción de María? No es ignorar el hecho religioso cuestionar el dogma religioso. Los cleros de todo signo se caracterizan por querer privatizar el sentimiento religioso erigiéndose en los custodios de lo sagrado. http://www.que.es/ultimas-noticias/curiosas/201304071228-culto-pene-japon-celebracion-kanamara-cont.html

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre